Una decisión instantánea que tiene como resultado una experiencia enriquecedora personal y profesional

“Una amiga de mi prima me dijo que su cuñado había montado un estudio de arquitectura en Ginebra”, explica Alejandra Ruiz, casi como acorde de la canción de Amaral Marta, Sebas, Guille y los demás. Licenciada en Arquitectura en la ETSAM, su aventura profesional fue fruto de una decisión instantánea, la de aprovechar una oportunidad que en España parecía poco clara. “Nada más escuchar la propuesta, me puse en contacto con él, le hice llegar mi CV y al día siguiente tenía una oferta para irme a trabajar dos meses”, recuerda Alejandra sobre la manera en la que llegó ese
Leer más…