Profesionales por el mundo: Perú

 

Como si de una nueva obra del gran Mario Vargas Llosa se tratara, Fernando Morilla García desembarca en Perú para empezar a escribir unas nuevas páginas del libro de su vida profesional, concretamente en Lima, la ciudad que vio nacer al premio Nobel. Quizá no con la misma precisión que el autor, pero sí con entusiasmo, en Jobandtalent vamos a contar su historia.

Sevilla fue su cuna y en el año 2009 se licenció en Administración de Empresas y Marketing en la University Prifysgol Cymru, una universidad de Gales con facultad en la capital hispalense.  Hijo de empresario del sector del automóvil, siempre bebió en casa de la famosa cita de anuncio “yo me lo guiso, yo me lo como” como debió hacer Juan Palomo. Esa filosofía basada en la satisfacción de trabajar para uno mismo y disfrutar de una manera más intensa de los objetivos logrados, caló desde pequeño en su manera de pensar. Desde muy joven era un emprendedor en potencia.

Los primeros pasos que dio Fernando Morilla fueron en Sevilla durante el inicio de la crisis con trabajos part-time en la organización de eventos, que combinaba con los últimos años de la carrera. Sin embargo, como el propio Fernando explica, los recortes de personal le jugaron una mala pasada y no fue hasta el mismo día de su graduación cuando su suerte cambiaría.

Logró obtener una entrevista con la agencia de comunicación Baluarte en el mismo año que se licenció, una empresa especializada en el diseño gráfico y la comunicación para el desarrollo de campañas, la realización de revistas corporativas y la comercialización de soportes propios eran alguna de las actividades de negocio que tenía la agencia. “Para mi fue la primera oportunidad real de entrar en el mercado laboral, y la empresa que supo despertar en mi una pasión por el marketing que me ha acompañado hasta hoy”, explica Fernando, que en aquellos años entró como ejecutivo de cuentas junior en Baluarte.

Después de una intensa estancia en UK (desde 2010 a 2012) para perfeccionar su inglés hablado y con una visita a Perú a sus espaldas para asistir a la boda de un amigo, decidió que tenía que salir de España para progresar en su carrera profesional. Y Perú le cautivó. A principios de este 2013, con 28 años, decidió hacer las maletas y ponerse el chullo (ese gorro con orejeras y trenzas coloridas). “Elegí Perú y concretamente Lima, porque la clase media crece como la espuma y como consecuencia, esto favorece el consumo. Las empresas necesitan captar esos necesidades y vender. Era mi oportunidad”, concluye Fernando Morilla.

Emprendiendo que es gerundio

La idea inicial de su llegada era adaptar el currículum a las exigencias peruanas y luego buscar y encontrar trabajo por cuenta ajena. Sin embargo, al poco, Fernando y el que ahora es su socio, Nicolás González, se preguntaron, ¿para qué trabajar para otros? “Hay una creciente demanda de agencias que sepan trabajar con seriedad, profesionalidad y creatividad las campañas de los clientes, razona Fernando mientras nos ofrece las primeras pinceladas de su vida laboral en la capital de Perú.

De esta reflexión nació hace algo más de un mes, la empresa NT Media, una agencia de publicidad y eventos, enfocada al diseño de campañas de marketing estratégico, consultoría, diseño y colaboración de eventos corporativos y marketing directo. En esta pequeña agencia ocupa el cargo de ejecutivo de cuentas. “Tras un periodo de siembra y muchos riesgos, ya estamos empezando a recogerlos frutos de este proyecto, para día tras día ofrecer lo mejor de nosotros mismos y que nuestros clientes potenciales y reales así lo vean.” explica este sevillano instalado en Lima.

Y todo esto, lo hace trabajando desde el cuartel general del salón de su casa. “No tiene nada que envidiar a Silicon Valley. Nos ahorramos tiempo y dinero en desplazamientos en vehículos propios o taxis por una ciudad de 7 millones de habitantes”, precisión que hacer  Fernando ante nuestras dudas sobre cómo son los desplazamientos por Perú. En una tarde de entrevistas hemos podido ver un gran número de todoterreno, a lo que Fernando Morilla nos aclara que es el tipo de coche que tienen los más ricos.

El afterwork de los jueves me recuerda cada día de dónde vengo

Y parece que eligió bien el destino. Perú es el país con mayor crecimiento de esa región, con un 5,7% para 2013 y un 6,4% para 2014,  y una inflación del 0,14%, la más baja en Latinoamérica. El país andino goza de una ingente cantidad de recursos propios: minería, agricultura, pesca, gas, textil, etc., y recientemente, esas características lo están posicionando dentro de la industria gastronómica, situando a Lima en el mapa como destino gastronómico mundial muy apetecible. “La parte que más me gusta es la creencia desde España que Perú sigue siendo ese país en las antípodas, mientras que yo día a día encuentro millones de sitios deliciosos para comer y sobre todo, para cualquier tipo de bolsillos, además, en todos ellos puedes combinarlos con cócteles” nos cuenta Fernando mientras nuestro estómago reclama ceviche.

El día a día de las empresas en Perú es muy diferente al de España sobre todo en horarios. “Una de las cosas a la que tuve que acostumbrarme es que aquí empiezan a trabajar muy temprano. Lo mejor es que hay un pequeño descanso para tomar algo ligero y volver a la chamba (al trabajo) hasta las 5 que se sale” por lo que como resume Fernando, las tardes son libres.

Lo que sí que me recuerda cada semana lo bueno de España es lo del afterwork de los jueves. El Lima se conoce como los jueves de patas, en dónde se reúnen tanto amigos como la gente de la chamba (compañeros del trabajo). “Consiste en chupar (beber) pisco sour con cuidado porque es una bebida capaz de acabar con Ernesto de Hannover”, cuenta entre risas Morilla. En la sección de bebidas espirituosas, las copas casi sin hielo o copas sepas, es decir, sin refresco que las rebaje. ¡Y las chicas, whisky solo a lo John Wayne!

Fernando Morilla, que va camino de hacer un semestre en Perú, no duda en catalogarlo como un paraíso para los emprendedores, por lo que el perfil español encaja a la perfección ya que es muy resolutivo. Según los datos que ofreció el gobierno peruano a finales de 2012, su país se había convertido junto a Chile en uno de los destinos que más españoles había recibido. “No es difícil encontrar aquí alguno de mis hobbies en España, como son el fútbol, el pádel, o la caña de los sábados”, concluye Fernando la espuma de su cerveza de marca Cusqueña termina de tomar forma. Habrá que hacerle más visitas, ya que este sevillano vino a Lima en busca de una oportunidad, a pesar que a kilómetros de distancia tuvo que escuchar que su decisión era “movilidad exterior”.

4 comentarios

  1. Tim   •  

    Enhorabuena por la iniciativa a fernando, estoy convencido que triunfara!

  2. carmen peres   •  

    vivan los sevillanos emprendedores q no le tienen miedo a nada. suerte en esta gran aventura!!!!

  3. Faustino   •  

    Mucha suerte amigo!! Eres un crack!!!

  4. beatriz   •  

    Estaré en Lima a principios de Octubre, me entaría conocerte y que me comentaras algo más sobre peru. Como tu, voy a la aventura a buscar oportunidad de negocio, tengo algo entremanos y un pokito de orientación me vendría muy bien. Mi email es: perudestiny2013@live.com
    Espero recibir noticias tuyas.

    Muchas Suerteeee torero!

Responder a beatriz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>