¿Por qué elegiste ser emprendedor? Entrevista a Francisco Polo Llavata

Actuable
 

Francisco Polo realizó sus estudios de Derecho junto con un máster en este mismo sector en la facultad de ESADE (Barcelona). Trás terminar decidió probar suerte como emprendedor con un nuevo proyecto: Actuable. Esta es la historia de como Francisco se fue labrando su camino hasta que Actuable ha visto la luz.

Podrías describirnos tu proyecto.

Actuable es una plataforma de acción ciuadadana en la que personas y organizaciones suman fuerzas para decirle a gobiernos, empresas y otros actores de la sociedad qué cambios queremos, asumir retos personales o asociarse a las organizaciones que mejor encajan con sus intereses.

¿Qué te llevo “a dar el salto”?

Decidí dar el salto porque quería dedicarme a algo que pudiera servir para mejorar la vida de la gente, tener impacto con un proyecto escalable y, al mismo tiempo, poder ganar dinero con ello. Quería poner todos mis habilidades al límite y ver hasta donde soy capaz de llegar.

Hay momentos en la vida que son un todo o nada, un ahora o nunca, hay momentos en la vida en los que hay que decidir para que no decidan por ti. Y yo me decidí “a dar el salto”.

¿Tenías experiencia previa como emprendedor?

Tenía la experiencia de haber creado, organizado y coordinado todo tipo de proyectos en los últimos diez años pero no tenía la experiencia de crear un verdadero emprendimiento. Pero además, desde que decidí crear un emprendimiento social es como si hubiera hecho un máster en creación de empresas.

¿Cómo fueron los inicios? ¿Empezaste solo? ¿Tenías financiación?

Los inicios fueron fantásticos. Empecé solo pero sabiendo que quería reunir a un equipo formado por los mejores. Con las personas con más experiencia en cada uno de los ámbitos que iba a necesitar Actuable. Y, poco a poco, sin prisa, me fui acercando a personas clave que, al contarles el proyecto en el que estaba trabajando, se volcaron en el proyecto.

Y empecé sin un duro.  Echándole horas después del trabajo y fines de semana enteros.

¿Qué opinaban tus padres? ¿amigos? Tuviste apoyos o te llamaron “loco”?

Nunca me he sentido falto de apoyos ni tampoco me han llamado nunca “loco”. Ahora bien, sé que ahora mismo es bastante difícil que la gente entienda lo que yo, y muchas personas como yo, estamos haciendo: un emprendimiento social. Ser capaces de unir una actividad económica con un impacto social positivo y que sea capaz de provocar cambios estructurales. La gente del mundo de lo social no lo entiende. Y la del mundo empresarial tampoco. Yo estoy seguro de que dentro de diez años será algo totalmente reconocido y la gente se preguntará “¡¿ pero cómo no nos dimos cuenta?!”. Mis padres me decían que por qué no me sacaba una oposición. Y creo que dentro de diez años me lo seguirán diciendo.

¿Qué aspectos positivos destacarías de tu aventura como emprendedor? ¿y negativos?

Como aspectos positivos destacaría la sensación de libertad y de dominio sobre la propia vida. Los pequeños paseos a pie por Madrid que me doy después de ir a ver a un cliente no tienen precio. Y como negativo señalaría el riesgo constante que uno tiene de dedicar el día a cosas que no son importantes. Es necesario desarrollar la habilidad de separar el trigo de la paja y dedicarse cada día, cada hora, cada minuto de tu tiempo de trabajo a aquello que va a hacer avanzar tu proyecto.

¿Qué consejo podrías dar a un joven que se esté planteando emprender?

Que se lea dos libros: “El libro negro del emprendedor” de Fernando Trías de Bes. Y si su espíritu emprendedor sobrevive a él, entonces que se lea “The four steps to the Epiphany” de Steven G. Blank.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>