Los peligros del chat de trabajo

blog_5
 

Qué buena es la tecnología, pero cuántos dolores de cabeza nos puede traer. En su día (allá por el pleistoceno) apareció el email como la mejor herramienta para mejorar la comunicación tanto dentro de la empresa, como para el trato con clientes. Pero, alguien más joven se ha colado dentro de las pantallas de los ordenadores de las oficinas: el chat de trabajo.

 

Al igual que el whatsapp, permite establecer un hilo de comunicación instantánea con tus compañeros de trabajo. El chat de trabajo se define como la herramienta ideal para mejorar la comunicación del día a día en lo que asuntos laborales se refiere. Nosotros en jobandtalent, estamos muy habituados al uso del chat de trabajo para poder debatir diferentes temas con compañeros que están lejos de nosotros.

 

Realmente, el chat de trabajo ha cambiado rotundamente la forma de comunicarse con tus compañeros de trabajo. Ya no hay necesidad de perder tiempo en traslados de una punta a otra de la oficina, para resolver dudas de 1 minuto ni hace falta realizar llamadas a la espera de que te cojan o no para poder hablar con un compañero de trabajo.

 

Herramientas como Slack o Hangouts se han instalado en miles de oficinas, con el fin de mejorar la comunicación de los empleados y así incrementar la productividad de las empresas. Es de gran utilidad, sobre todo, en empresas grandes en las que es de vital necesidad la comunicación interdepartamental.

 

El chat de trabajo se convierte en una herramienta fundamental para incrementar la productividad de las empresas hoy en día. Es igual que mantener una conversación de Whatsapp. Es más, en un reciente informe del diario El País, afirman que ahora la sociedad prefiere mantener una comunicación escrita en lugar de una llamada de teléfono.

 

Pero no es oro todo lo que reluce…

 

También es un elemento de distracción dentro de la compañía ya que muchas trabajadores se aprovechan de esta tecnología para poder resolver asuntos personales en horas de trabajo o para hablar mal de otros compañeros de trabajo o simplemente, quemar el chat en lugar de trabajar.

 

Atención, porque llega una noticia que te hará mirar al chat de trabajo con otros ojos…

Tu jefe puede leer tu chat de trabajo

 

Así es, si pensabas que las conversaciones que mantienes en ese chat y que te facilitan a vida, son tuyas y nadie más las puede leer, estabas más que equivocado. El chat de trabajo es un elemento más de la empresa y por tanto, todo lo que sucede en él es de la misma.

 

Bogdan Mihai Barbelescu era un ingeniero rumano que pensaba que se iba a poder salir con la suya perdiendo tiempo y hablando con su novia mientras que estaba en el trabajo. La empresa sospechaba de su conducta y emprendió la acción de recoger todas las conversaciones que mantenía en el trabajo y averiguó que estaba haciendo un uso abusivo de este chat de trabajo. El ingeniero denunció la acción que emprendió la empresa de despedirle y llegó a los tribunales por despido improcedente y por intromisión en la privacidad de las comunicaciones.

 

Tras ello, el Tribunal de los Derechos Humanos se pronunció y se declaró a favor de la empresa ya que “no es irrazonable que un empleador quiera verificar que los empleados están cumpliendo con sus tareas profesionales en horario de trabajo”.

 

Con ello, el Tribunal de Estrasburgo se muestra a favor de que la empresas puedan monitorizar las comunicaciones de sus empleados ya que están destinadas a fines laborales, no a fines personales.

 

¿Significa esto que está avalada la intromisión a la intimidad de los empleados?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>