Hábitos nocivos para tu productividad

blog_5
 

A lo largo de nuestra vida laboral, es normal ir adquiriendo hábitos y costumbres que llegan con la experiencia. En muchas ocasiones, los hábitos nos ayudan a ser más rápidos en nuestro trabajo, organizarnos mejor y ser más eficiente, pero, como en muchas otras cosas, la cara B también está presente.

 

Gran parte de esos hábitos de los que hemos hablado, en lugar de ayudarnos, son un freno para nuestra productividad. Pensamos que realizando según qué determinadas acciones, haremos mejor nuestro trabajo, pero más allá de la realiad, lo que estamos haciendo es sabotearnos a nosotros mismos.

 

Hemos examinado a muchos empleados para observar sus costumbres y hemos encontrado qué existen muchos malos hábitos que están suponiendo un freno para nuestra productividad.

 

1# Multitask

 

Seguramente pensarás que cuántas más cosas puedas hacer en un día, mejor. Pues te equivocas, porque el que mucho abarca poco recoge. Estudios científicos demuestran que solo el 2% de la población es capaz de hacer muchas tareas a la vez de forma eficaz, es decir, el porcentaje es muy muy pequeño. Con ello, debemos decir que el 98% restante de la población debe centrarse en hacer solamente una cosa al mismo tiempo ya que la hará de forma eficaz, mientras que si intenta hacer muchas a la vez, ni las hará bien y tampoco será capaz de hacer todas.

 

2# Mirar el email continuamente

 

Sabemos que es necesario responder emails, ya que es el principal medio de comunicación que tenemos para comunicarnos tanto dentro de la empresa, como fuera de ella. Pero estar siempre mirando las novedades que tenemos en el email solo servirá para desconcentrarnos y parar nuestro ritmo de trabajo, y con ello, nuestra productividad. Por tanto, deberemos reducir la intensidad que tenemos a la hora de revisar nuestra bandeja de entrada y contestar varios emails en una sola ocasión que un email cada rato.

 

3# Dejar el trabajo más importante para el final

 

Cuando llegamos a la oficina por la mañana y revisamos nuestra lista de tareas, veremos que hay algunas más sencillas y otras que requieren más esfuerzo. Es un error dejar lo más complicado para el final de la jornada ya que es cuando menos concentrados estaremos y más cansados. Es mejor afrontar los retos a primera hora de la mañana y dejar las tareas más fáciles y automáticas para el final del día que estaremos con menos ganas.

 

4# Aceptar demasiadas reuniones

 

Tener una agenda plagada de reuniones, difícilmente puede dejarte cumplir con tu trabajo. Hay ciertas reuniones que sí son relevantes, pero muchas de ellas, son prescindibles. Aprende a decir que no a aquellas reuniones en las que tu presencia no sea vital, y ve a aquellas que sean relevantes para tu trabajo y en las que tu presencia aporte un valor añadido.

 

5# El síndrome de la To-Do list

 

Vale que hacer listas de tareas diarias es de utilidad para poder organizarse el día y no olvidarse de hacer determinadas cosas. Pero hacer listas de tareas excesivamente largas, en lugar de ayudarnos a cumplir con nuestra productividad, lo que hará es agobiarnos por la cantidad de trabajo que tenemos. Por ello, debemos ser realistas con las tareas que podremos asumir cada día para no agobiarnos con todo el trabajo.

 

6# No levantar la mirada de la pantalla ni para respirar

 

Este es uno de los malos hábitos más comunes que cometemos. No por estar sin descansar durante nuestra jornada laboral, vamos a tener un mayor índice de productividad. Todo lo contrario. En nuestro trabajo, es necesario hacer descansos para poder motivar la concentración. Está demostrado que el ser humano no puede estar concentrado y con la atención enfocada a un solo sitio durante más de una hora seguida. Si pasamos la mañana entera sin quitar la mirada de la pantalla del ordenador, lo que conseguiremos es que las cosas no estén bien hechas del todo. Es necesario tener momentos para pensar en otras cosas y refrescar la mente.

 

7# Negatividad

 

Te llega un proyecto que está plagado de retos profesionales y lo primero que piensas es: “no lo voy a conseguir”. Este es un error garrafal para tu trabajo. Siempre debemos afrontar los proyectos con positividad. Si algo es difícil, lo que deberemos pensar es que implica un reto profesional del que extraeremos una gran experiencia profesional. La negatividada solo conseguirá resentir tu productividad y si piensas desde el primer momento que no lo conseguirás, efectivamente, no lo harás y tus jefes no confiarán en ti para darte nuevos proyectos y hacer cosas más interesante en tu trabajo.

 

8# No respetar un horario de trabajo

 

Tal y como dijo Charles Dickens, el hombre es un animal de costumbres. Tener un horario de trabajo predeterminado, no es algo aleatorio. Nuestro cerebro se acostumbra a trabajar durante determinadas horas del día. Trabajar hasta más tarde para terminar proyectos o llegar tarde a la oficina puede llegar a convertirse en un círculo vicioso en el que alteras tu horario de trabajo y al final lo que consigues es trabajar más horas de las que tienes asignadas y una ruptura de tu productividad y la de tu empresa.

 

9# El whatsapp

 

La tecnología se ha instalado con fuerza dentro de las empresas. El whatsapp se ha convertido en una herramienta muy discreta para poder atender tus asuntos personales dentro del trabajo. Si quieres mantener una buena productividad, debes saber que en el trabajo debes atender las cuestiones del trabajo y después dejarás hueco para tu vida personal. El whatsapp supone una gran pérdida de tiempo y productividad: chateas hasta que terminas una conversación y pierdes la concentración que habías ganado mientras estabas trabajando. Es mejor utilizar los descansos que nos hayamos determinado durante el trabajo para el whatsapp u otros asuntos, que atender esas notificaciones de tu pareja mientras estás trabajando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>