Las retribuciones en especie

 

Uno de los elementos que más están utilizando las empresas para lograr captar o retener personal con gran talento es ofrecerles una serie de ventajas no económicas, o retribuciones en especie, que se entienden como un valor añadido en la relación laboral entre empresario y trabajador. Se trata de las retribuciones en especie. Desde Jobandtalent queremos contaros en qué consiste este tipo de retribución.

El concepto de retribución en especie incluye todos los bienes y servicios a los que tiene acceso el trabajador por el hecho de pertenecer a una empresa. Puede ser desde traslados, transportes, dietas, o incluso servicios médicos.

Las retribuciones en especie deben ser valoradas por las empresas, y no pueden suponer un tercio de las percepciones anuales del trabajador. Cada vez más optan por pagar parte del salario a través de retribuciones en especie, ya que éstas no cotizan a la Seguridad Social hasta alcanzar determinado límite.

A la hora de implantar este tipo de retribución en especie, la empresa debe tener en cuenta cuáles son las condiciones personales de los trabajadores de la empresa. Si la empresa pone al servicio de sus incentivos destinados a niños, y estos no tienen hijos, este tipo de incentivo no será visto como tal.

Hay una serie de retribuciones en especie que tienen limitación en la exención de la cotización y tributación:

  1. El alquiler de vivienda para uso particular: en este caso se imputa como retribución en especie entre un 5% y un 10% del valor catastral. Los gastos de mantenimiento se retribuirán en especie por el 100%.
  2. La formación que no sea directamente aplicable a reciclaje profesional.
  3. Los planes de pensiones de empleo son considerados retribución en especie, pero no se realizará ingreso a cuenta del IRPF.
  4. Los automóviles entregados para el uso de los trabajadores.
  5. En el caso de préstamos concedidos por la empresa a un tipo de interés reducido respecto al de mercado; se imputará como retribución en especie la diferencia.
  6. La entrega de acciones a menor precio que el de mercado también se imputará como retribución en especie.

Sin embargo, no se consideran retribuciones en especie, y por tanto, están exentos tanto de cotización a la Seguridad Social, como de Tributación a la Agencia Tributaria:

  1. Cursos de reciclaje profesional financiados directamente por el empresario.
  2. Comedores de empresa o fórmulas indirectas como los famosos “ticket restaurant”.
  3. Utilización de bienes destinados a los servicios sociales y culturales del personal empleado.
  4. Primas satisfechas a cubrir seguros de accidente laboral o de responsabilidad civil; así como las destinadas a cubrir seguros de enfermedad del trabajador, cónyuge o hijos.
  5.  Gastos de financiación para el acceso a la conexión a Internet.

A través de las retribuciones en especie la empresa consigue una mayor fidelidad por parte del trabajador, además de aprovecharse de las ventajas fiscales que éstas tienen. Y por otro lado están dotando de mayor valor el empleo ofrecido al trabajador.

Encuentra en Jobandtalent las ofertas de empleo que más se adaptan a tus necesidades profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>