La importancia de la carta de despido

 

La legislación vigente española afirma y especifica que sea cual sea el despido al que un trabajador se enfrenta ya sea disciplinario (por irregularidad cometida por el trabajador) u objetivo (en base a dificultades económicas o técnicas de la empresa) debe estar documentado en una Carta de Despido con el objetivo de que la acción sea formal y procedente, sino el trabajador estaría ante un despedido improcedente. Por eso, en Jobandtalent queremos que tengas toda la información de qué hacer ante diferentes modalidades de despido y que puedas blindarte ante este mal trago.

En la Carta de Despido deben ir redactados de forma precisa los motivos por los que se procede a la elaboración de este acto. ¡Pero ojo! Existen diferentes formas no oficiales de realizar este hecho que juegan con la inexperiencia de los propios trabajadores afectados y que además, no existe ninguna similitud con respecto a lo que es una Carta de Despido.

Uno de los casos es el despido verbal. Haciendo referencia a la frase mítica de “está usted despedido” emitida en el anuncio de una conocida bebida refrescante y que en ocasiones puede ir acompañada de un tipo de proposición autoritaria que cohíbe mover ficha a la hora de demandar al empresario, con respecto a este acto, mientras que transcurren los 20 días hábiles que tiene el trabajador para demandar esta infracción.

Otro de los despidos que puede suceder en cualquier trabajo es también del tipo verbal pero con un tono más de informal con frases estilo “este mes no tenemos mucho trabajo, pásate el mes que viene que tenemos un nuevo cliente”. En ese mes de ausentismo laboral, el empresario puede jugártela dándote de baja en la Seguridad Social y haciéndote perder los 20 días hábiles para poder poner una demanda contra la empresa, además del trabajo.

En el caso de un despido colectivo por ERE, éste tiene que tener la misma forma y fondo que un despido individual por lo que tiene que cumplir los mismos requisitos y con ello, que a cada trabajador afectado por el ERE debe tener en su posesión su propia Carta de Despido. En ésta deben venir redactados los motivos de la finalización de su trabajo y las condiciones a las que se expone la empresa ante el trabajador.

Una vez que el trabajador tiene en su poder la Carta de Despido es cuando se pone en marcha el procedimiento de recibir las indemnizaciones. Si es objetivo o colectivo, el trabajador tiene derecho a una indemnización de 20días/año  mientras si el despido es disciplinario, el trabajador no obtendrá indemnización alguna. Pero un  despido improcedente, es decir, que el trabajador no recibe ninguna Carta de Despido y se ha interpuesto y ganado la demanda contra la empresa por esta infracción, el demandante podrá optar a una indemnización de 45días/año o de 33días/año dependiendo de la antigüedad en referencia a la norma puesta en vigor.

Si te sientes identificado con alguna de estas situaciones; entra en Jobandtalent, aplica en nuestras múltiples ofertas de empleo y encuentra un nuevo puesto de trabajo dentro de tu sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>