La importancia de idiomas en la búsqueda de empleo y su dificultad para aprenderlos

blog_hermano
 

Un estudio publicado recientemente por el Instituto del Servicio Exterior del Departamento de Estado de EEUU ha establecido una serie de características para determinar la facilidad o la dificultad de un idioma para ser aprendido. En este post, Jobandtalent te descubre cuáles son estas características, para que las tengas en cuenta a la hora de elegir y aprender un idioma.

Todos coincidimos en que aprender idiomas diferentes a nuestra lengua nativa siempre ha sido algo muy positivo y muy bien valorado, sin embargo, en los últimos años se ha convertido en una necesidad debido al mundo en el que vivimos, que cada vez cuenta con menos fronteras geográficas. Sin embargo, a la hora de seleccionar un idioma, hay que tener muy en cuenta el grado de dificultad para aprenderlo.

Ahora, gracias al Instituto del Servicio Exterior del Departamento de Estado de EEUU, podemos medir esa dificultad. Su estudio se ha basado en la cantidad de tiempo que tarda un hablante nativo norteamericano en dominar el habla y la lectura de varios idiomas seleccionados. La academia de idiomas Voxy los ha recopilado en un informe, en el que también se vale de fuentes como Interagency Language Roundtable, Al-bab.com, MyLanguages.org, Google Translate, Wikipedia y el propio Instituto del Servicio Exterior.

De esta forma, el estudio concluye que la dificultad para aprender cada lengua viene condicionada por distintos factores:

-Lo parecido que sea al idioma nativo del estudiante, así como de otros que conozca

-Lo complejo que sea el idioma de aprender, ya sea por su gramática, por su vocabulario, etc.

-El número de horas a la semana que se dediquen a aprenderlo

-Los recursos de aprendizaje disponibles del idioma (cuánto más recursos haya, más fácil será de aprender).

-La motivación que el estudiante tenga.

Así pues, teniendo todos estos factores en cuenta, el informe refleja los siguientes resultados:

Idiomas fáciles

Entre los idiomas que se encuentran “estrechamente relacionados” con el inglés, se encuentran el español (que ya cuenta con 329 millones de hablantes en el mundo), el portugués, el francés, el italiano, el holandés, el sueco, el africano y el noruego.

Para dominar estos idiomas, un hablante nativo inglés necesitaría entre 22 y 23 semanas de aprendizaje y entre 575 y 600 horas de clase.

La relativa facilidad de estos idiomas radica es que todos están relacionados entre sí por una cierta similitud, tanto en sus formas gramaticales, como en un vocabulario muy parecido. No obstante, cada idioma posee su particularidad, ya que nuestro sistema de conjugaciones verbales puede llegar a ser muy desesperante, así como la árida pronunciación del holandés o las vocales “tachadas” del sueco y del noruego.

Idiomas con dificultad media

En este apartado encontramos idiomas como el hindi, el ruso, el vietnamita, el turco, el polaco, el tailandés, el serbio, el griego, el hebreo y el finés o suomi.

El hablante inglés que deseara dominar este idioma necesitaría 44 semanas y unas 1.110 horas de clase.

La dificultad de estos idiomas podemos encontrarla sobre todo en sus estructuras gramaticales, ya que el griego y el suomi emplean un sistema de declinaciones, mientras que el hebreo (que además usa un alfabeto distinto), utiliza en su lugar un sistema de sustantivos en constructo. El ruso, por su parte, es un idioma acumulativo, es decir, acopla a las palabras una serie de sufijos que las dotan de una significación especial.

El hindi, el turco, el vietnamita y el tailandés, no poseen ningún tipo de similitud con el inglés, ni siquiera el alfabeto, lo que dificulta el grado de su aprendizaje.

Idiomas difíciles

El árabe, el chino, el japonés y el coreano se sitúan en lo alto del podio de la dificultad para un hablante nativo inglés.

En el caso de que se decidiera a aprenderlos, le llevaría unas 88 semanas (que equivalen a 1,69 años) y un total de 2.200 horas de clases.

De acuerdo con el estudio, la dificultad del árabe reside en que posee pocas palabras que se parezcan a las de las lenguas europeas, además de que el árabe escrito usa un número  reducido de vocales, lo que dificulta la lectura del idioma.

El chino, por su parte, es un lenguaje “tonal, en el que el significado de una palabra cambia en función del tono con que se pronuncia. Si a eso se le añaden los miles de caracteres que posee y el complejo sistema de escritura, aprender chino es una tarea digna de titanes. El mismo problema se le puede aplicar al japonés, que posee miles de caracteres, tres sistemas de escritura diferentes y dos sistemas de sílabas.

El coreano no se queda atrás en lo que respecta a su grado de dificultad: posee diferentes estructuras de oraciones sintácticas, y las conjugaciones verbales suponen todo un reto.

Ahora que ya sabes el nivel de dificultad de cada idioma, date una vuelta por nuestra oferta de cursos de idiomas y apúntate al que más se ajuste a tus necesidades.

1 comentario

  1. Grissell   •  

    Tu articulo no puede estar mas acertado, es bien sabido que en el ambito laboral cada vez es mas necesario el saber otro idioma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>