¿Cómo ha sido la evolución de los salarios en España?

bajada de los salarios
 

El componente económico más importante del capitalismo son los salarios, junto a la tasa de ganancia, factores clave en cualquier trabajo. Esta última es el motor del sistema capitalista, mientras que los salarios, podría decirse que son, a su vez, la gasolina. Los salarios son el estimulante del consumo y el elemento principal que hace que las ventas puedan realizarse. Analizar la evolución sufrida por los salarios, se presenta como una importante herramienta económica, ya que así se puede observar cómo se ajusta la capacidad de consumo a la de producción.

En este post, Jobandtalent analiza la evolución que han sufrido los salarios españoles desde finales de los años 70 hasta la actualidad, así como de los distintos cambios que se han producido.

Para conocer la evolución de los salarios, lo que primero debemos analizar es el salario real. Este salario tiene en cuenta el precio de la vida en el país, por lo que es el mejor indicativo del poder adquisitivo de la población. Por lo que, si los salarios suben más que el precio de las cosas, entonces el poder adquisitivo sube, así como la percepción de que somos más ricos. En el caso contrario, si el salario real cae, significa que podemos comprar menos cosas con los mismos ingresos, pero nuestra percepción de que nos empobrecemos aumenta.

Para calcular el salario real se utiliza un deflactor o índice de precios que sirve para “ajustar” los salarios al crecimiento de los precios y medir así la capacidad adquisitiva. El mecanismo más utilizado para calcular el incremento de los precios es el Índice de Precios al Consumo o IPC, que mide el crecimiento de los precios de una determinada cesta de bienes de consumo. Es decir, los economistas van siguiendo el crecimiento de los precios de un conjunto de bienes que se consideran de compra habitual y calculan cuánto suben.

reales

De esta forma, podemos comprobar que desde 1978 hasta principios de los noventa, los españoles ganaron capacidad adquisitiva, pero desde entonces, y hasta el inicio de la reciente crisis, se ha producido un estancamiento de dicha capacidad. Incluso en algunos años se puede comprobar cómo el salario real ha caído (línea naranja), lo que tiene un reflejo directo en los salarios, que han subido menos que los precios.

Sorprende observar que al principio de la crisis, los salarios reales subieron mucho, aunque en la segunda fase de la crisis, sin embargo, los salarios reales se desplomaron. Que los salarios económicos crecieran al inicio de la crisis no tiene sentido económico. La subida de los salarios durante el periodo inicial de la crisis guarda relación con la asimétrica distribución que se hace de los salarios en España: el mercado laboral en nuestro país es muy dual: hay un estrato de trabajadores fijos (que cobran más) y otro de trabajadores temporales (que cobran menos y que son más fáciles de despedir). Por lo tanto, al inicio de una crisis se da un descenso del empleo, que supone una retirada del mercado laboral de los empleados peor pagados, y eso provoca, automáticamente, un alza estadística en los salarios medios.

Sin embargo, a continuación (como podemos apreciar en la segunda fase de la crisis), el incremento del desempleo provoca que haya un gran número de personas formando casi un “ejército industrial de reserva”, es decir, gente dispuesta a trabajar a cualquier precio. Esto provoca una presión insostenible sobre los salarios de los que siguen trabajando, de tal forma que sus salarios se estancan o caen.

El estancamiento de los salarios reales durante la época 1994-2007, ahora es una caída realmente importante de los mismos. Observando las variaciones interanuales podemos comprobar que los salarios han perdido poder adquisitivo de forma sistemática a lo largo de los años, lo que implica un empobrecimiento de la capacidad de consumo. Analicemos este gráfico:

wageshare

Se puede observar que hay una correlación negativa entre ambas variables: cuando el número de empleados en tiempos de crisis sube, el salario real baja; y viceversa, si el número de empleados cae brutalmente, el salario real sube automáticamente.

Otro fenómeno que debemos analizar es el de los salarios relativos. Este indica el nivel de empobrecimiento de los trabajadores a pesar del aumento de sus condiciones materiales de vida, ya que el salario relativo mide la proporción de la renta que reciben los trabajadores. En todo lo producido por la economía hay una parte que se quedan los trabajadores, y otra que se quedan los empresarios.

empleo_salarios

El salario relativo ha caído progresivamente des de 1992. Los asalariados recibían en 1992 el 69% de la renta, mientras que en 2010 fue solo del 61%, y eso que a principio de los 80 era del 73%.

Observando la línea naranja, que mide la tasa de variación, vemos que casi siempre está por debajo del 0%, lo que es un indicativo del empobrecimiento que llevamos años padeciendo. Sólo en momentos de crisis sube ligeramente la participación salarial, pero como consecuencia de un descenso en el nivel de los beneficios empresariales causado por la propia crisis.

El Salario Mínimo Interprofesional

Observemos cómo ha evolucionado el SMI desde 2001 hasta 2011.

smi

 La evolución del salario mínimo interprofesional siguió un incremento prácticamente lineal hasta 2004, con una subida en torno al 2%. Debido a que la inflación se situaba por encima de ese porcentaje, la pérdida de poder adquisitivo era algo evidente.

Entre 2004 y 2009, el SMI se incrementó por encima del 5%, por  lo que se recuperó el diferencial con el progresivo incremento de precios. Los efectos de la crisis se extienden al Salario Mínimo a partir de 2009, ya que el incremento en ese año fue del 4%, pero su subida se frenó en seco en 2010 y en 2011, con una subida moderada del 1,5% y del 1,3%, respectivamente.

La época de expansión precrisis, no supuso una especial revalorización de los salarios más bajos en España, a excepción de la decisión del Gobierno en 2004 de aumentar el SMI para actualizarlo al coste de la vida. Sin embargo, en los salarios más bajos sí se ha notado el efecto de la crisis, ya que se ha reducido su crecimiento. Esto, sin embargo, no ha ocurrido igual con los salarios elevados, que a pesar de la crisis han continuado creciendo, como demuestra el hecho de que el salario medio siga revalorizándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>