Todas las claves para hacer frente a la entrevista de admisión a un Máster

Contratos indefinidos
 

A la hora de acceder a un máster muchos olvidan que antes de ser aceptado, se debe superar una entrevista de admisión. Este es un paso muy importante, ya que puede llegar a condicionar el acceso del candidato al máster, por lo que hay que prepararse muy bien para este proceso. Jobandtalent te da las claves para triunfar en cualquier entrevista de admisión.

Pasos previos antes de comenzar el proceso de selección

Antes de inscribirte en un máster y de enviar la solicitud tienes que tener muy claro por qué vas a cursarlo. ¿Qué es lo que te ha llamado la atención de ese máster en concreto? ¿Por qué crees que puede beneficiarte? Son aspectos que tienes que clarificar y discernir, ya que en la entrevista de admisión van a salir a coalición, sí o sí. Así que tienes que tener muy claras tus razones para dirigirte a ese máster en particular.

Si lo tienes todo claro y estás convencido de que tu decisión es la correcta, entonces envía la solicitud.

Transcurrido un breve periodo de tiempo, la escuela que oferta el máster elegido se pondrá en contacto contigo para formularte algunas preguntas concretar la temida entrevista personal. ¿Ahora qué?

Debes recordar que la entrevista de admisión a un máster no es igual a una entrevista de trabajo, por lo que está no estará tan centrada en tu experiencia profesional. Los entrevistadores buscarán sobre todo descubrir y fijar cuál es tu potencial, tus puntos débiles, tus capacidades, entre otros muchos aspectos.

Así pues, las claves para afrontar con éxito la entrevista van a residir en cómo te prepares la información que vas a exponer y en cómo te presentes tú.

Preparar la información

Antes de comenzar a prepararte la entrevista debes saber si va a ser blind o no, es decir, si el entrevistador solo dispone de tu currículum vitae (lo que sería una entrevista blind), o si por el contrario, ha leído tu solicitud y tus ensayos, por lo que dispone de mucha información sobre ti.

En el primer caso, puedes reutilizar la información que has usado para tu solicitud y tus ensayos, algo que nunca podrás hacer en el segundo caso, ya que tendrás que procurarte nuevos ejemplos y nuevos datos para poder impresionar al entrevistador. No es necesario que redactes nuevos ensayos, sino que respetes la información que ya has aportado junto con tu solicitud, y adjuntes algunos ejemplos y datos nuevos que te sirvan para reforzar los ya expuestos.

Preparación para cuando te toca a ti hacer las preguntas

Antes de nada, debes estar preparado para todo, ya que en la entrevista de admisión no sólo tendrás que responder a las preguntas que el entrevistador te realice, sino que los papeles pueden llegar a cambiarse y ser tú quién tenga que interrogar al entrevistador. Esto suele tener lugar hacia el final de la entrevista, cuando el entrevistador se dirige hacia ti y te plantea la siguiente cuestión: “¿Tiene algo que preguntarme?”.

Hacer una pregunta o no es algo completamente opcional, pero esta es una oportunidad única para poder impresionar a los entrevistadores y de esta forma aumentar las posibilidades de ingresar en el máster. Si te decides a lanzar alguna pregunta, no te precipites y piensa algo realmente inteligente, ya que si planteas algo que se puede encontrar fácilmente en la página web oficial de la escuela, parecerá que no te has informado lo suficiente. Sin embargo,  si planteas tu pregunta relacionándola con alguna noticia o hecho destacable que haya tenido lugar con el profesorado del máster o con la propia institución donde se imparta el máster, el resultado será el contrario: impresionarás favorablemente al entrevistador con tu información de actualidad y tu interés sobre el máster.

Una de las preguntas más recurridas es sobre las posibilidades laborales de los estudiantes. Es lógico que los candidatos tengan curiosidad sobre esta cuestión, pero no debe plantearse de una manera directa o agresiva, ya que puede incomodar al entrevistador. Si la pregunta se comienza formulando con algún dato estadístico, tal como “He oído que X porcentaje de los estudiantes de este máster encuentran trabajo sin problemas” o “He oído grandes cosas acerca de la red de contactos profesionales que conforman sus estudiantes”, se combinarán las alabanzas con una actitud proactiva por parte del candidato, que le transmitirá una mayor confianza y comodidad al entrevistador.

Cuando el entrevistador es un antiguo alumno de la escuela, una pregunta muy recurrente puede ser: “¿De qué te has beneficiado más al asistir a esta escuela?” y completarla con otras cómo: “¿Cuál fue tu clase favorita?” o “¿Quiénes fueron los mejores profesores?”. A los estudiantes les encanta compartir su experiencia, por lo que estas preguntas tendrán muy buena acogida, así como otras del estilo “¿Cómo es un típico día en la escuela?”.

A la hora de acudir a la entrevista de admisión

Ante todo hay que mantener la calma y presentarse ante el entrevistador mostrando autoconfianza y seguridad en uno mismo, en las propias posibilidades y en la historia que ya se ha explicado en el currículum y en los ensayos. Hay que recordar que si se está haciendo la entrevista es porque nuestra solicitud ha gustado y la escuela nos ha nominado como potenciales candidatos.

Sé concreto y conciso en tus frases. Cíñete a la información que has incluido en tu currículum y en tus ensayos. Recuerda toda la preparación previa y así jugarás sobre seguro. Y, ante todo, NO mientas, porque te acabarán descubriendo, y ya no habrá posibilidad alguna de ser admitido.

De un candidato se espera que tenga las capacidades necesarias para desenvolverse en una conversación profesional y que posea las habilidades sociales suficientes como para agradar a un completo desconocido. Así que, relájate, respira, y emplea todos tus recursos intelectuales y sociales para sorprender al entrevistador y lograr el ansiado acceso al máster.

Después de la entrevista de admisión

Después de la entrevista de admisión es muy recomendable enviar una nota de agradecimiento, tanto por correo electrónico o postal.

Normalmente, las escuelas no suelen tardar mucho en ponerse en contacto con los candidatos después de haber realizado la entrevista. Si la respuesta es afirmativa, entonces, ¡enhorabuena! Has conseguido sobrevivir a una entrevista de admisión, y además has salido triunfante.

Sin embargo, el proceso de admisión a un máster no siempre termina como uno desearía, y puede que tu solicitud se rechace. Pero no  hay que tomárselo como una derrota, sino que hay que aprovechar la experiencia adquirida en este proceso y con esta entrevista de admisión, y aplicarla a la siguiente solicitud que realicemos.

También puedes plantearte el presentar tu solicitud de admisión una segunda vez. Muchas escuelas valoran muy positivamente aquellos candidatos que vuelven a solicitar un máster, por lo que las posibilidades de resultar finalmente elegido se multiplican. Para ello, aprovéchate también del trabajo previo y no cambies en exceso tu solicitud, limítate a destacar tus avances profesionales y personales, presentando una mayor madurez y capacidad reflexiva en tus argumentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>