Promoción de un trabajador, otra forma de enfrentarse a una entrevista de trabajo

blog_profesionales
 

La lectura, preparación y énfasis de muchas personas estos meses se centra en la entrevista de trabajo, conscientes de que las empresas concentran un gran número de contrataciones en los meses de septiembre y enero. Pero no sólo para incorporar nuevos trabajadores, sino también para posibilitar los ascensos.

El perfil, muchas veces corresponde a recién licenciados, o profesionales con pocos años de experiencia, pero dispuestos a iniciar una carrera profesional dentro de una compañía. Pero hay otro grupo de profesionales a los que también les llega la hora de volver a preparar una entrevista de trabajo, en este caso, algo diferente; Aquellos que han adquirido una experiencia entre 3 y 5 años dentro de la empresa y presentan su candidatura para promocionar dentro de la misma y lograr así un ascenso.

Este periodo, como explicamos en jobandtalent, dedicado a la preparación de entrevistas, y también a continuar con una formación complementaria que permite al trabajador adquirir una especialización cada vez más demandada por el mercado laboral, es el momento escogido por muchas empresas para abrir procesos de ascenso dentro de la propia compañía, y para los trabajadores que forman parte de la misma puedan optar a un ascenso.

En primer lugar, conviene explicar que ésta serie de procesos que la empresa tiene pensado abrir, son confidenciales, hasta el momento de hacerse públicos, lo que permite a los responsables de Recursos Humanos conocer el día a día de posibles candidatos y su desarrollo profesional en momentos de normalidad. Aunque la decisión final por parte de la empresa, y la dedicación del trabajador se concentre en estos meses, lo cierto es que todos aquellos que vayan a optar a un puesto que les permita promocionar deben saber planificarlo con antelación, y ser conscientes de la duración del mismo. Se trata de una entrevista mucho más extendida en el tiempo si lo queremos ver así, ya que la decisión no se concentra en el tiempo que estamos frente a los responsables de valorar nuestra candidatura a un determinado puesto.

A la hora de planificar dicha candidatura, lo que e trabajador debe hacer es tratar de aunar el mayor número de objetivos posibles, para que la empresa pueda ver la manera en la que el profesional ha materializado esos objetivos, y por lo tanto, posea unas pruebas fehacientes de lo que puede aportar. Cuando se trata de una entrevista de trabajo para una persona que quiere comenzar su carrera profesional en una determinada empresa, los miembros del departamento de recursos humanos tratan de ver lo que esa persona puede aportar en cuanto a valía para el puesto, y por lo tanto, para la empresa.

En cambio, cuando se trata de un puesto destinado a la promoción interna de alguno de los profesionales que integran la plantilla de la compañía, ya se tienen una serie de conocimientos sobre el trabajador y su experiencia en la empresa, y por lo tanto, en base a dichas ideas, se trata de conocer quien podrá adquirir un mayor número de responsabilidades que repercutan de la misma manera o mejor, que lo ha hecho hasta ahora en su anterior puesto.

Otra de las diferencias que pueden existir con respecto a una entrevista en la que se presenta una candidatura desde fuera es la de las personas que calificarán tu rendimiento. Lo normal es que dentro de un proceso, un candidato se entreviste con el responsable de recursos humanos y su futuro jefe de departamento, o socio. Dentro de la empresa, cuando se trata de promocionar, son más personas las que influyen en la decisión final, y muchas veces, dicha determinación no está ligada con nuestros superiores directos, sino que interviene Recursos Humanos, socios de la compañía, managers, e incluso se llega a pedir recomendaciones a los propios trabajadores. En este caso se tratan de promociones que como hemos explicado con anterioridad, requieren una decisión más concienciada.

En España, desde el comienzo de la crisis,  -la cual ahora nos permite usar la palabra lustro- , se habla de la importancia de los emprendedores. Esto viene a colación debido a la importancia que requiere el emprendimiento de un trabajador que está tratando de aplicar a un puesto superior, ya que para ello debe ser el trabajador el que “ataque” ese proyecto y no al revés. Lo normal es que un trabajador realice bien las tareas asignadas dentro de su empresa, pero muchas veces, cuando se trata de aplicar a altos cargos que se requiere de una importante experiencia, recursos humanos trata de localizar aquellos trabajadores que durante esos años se han mostrado proclives a nuevos proyectos dentro de la compañía.

Un trabajador siempre debe estar ligado al modelo de negocio de la empresa, y por lo tanto, debe ser parte activa en tratar de sacar un mayor rendimiento a la misma, no sólo a su labor dentro de la misma. Y por último, los trabajadores que traten de promocionar dentro de la empresa deben de ser conscientes de que a pesar de haber adquirido una experiencia notoria, no pueden afrontar o cubrir necesidades de las que todavía no están preparados, ya que termina por ser contraproducente. Es fácil caer en la idea de que a mayor responsabilidades, mayor número de cosas se está capacitado para resolver, cuando luego puede suceder lo contrario. debemos tener la certeza de que somos capaces de desarrollarnos dentro de un determinado puesto y asumir esas nuevas responsabilidades.

zp8497586rq