Carlos Blanco, empleo, y el estímulo de la pasión por el saber

Carlos Blanco_blog
 

En busca de un mayor dinamismo para el blog de jobandtalent, se tomó la decisión hace tiempo de recuperar las entrevistas a personajes de diversa índole que proyectaran su visión del panorama actual de empleo, y nos permitiese aprovechar la oportunidad de conocerles un poco mejor.

Hoy contamos con Carlos Blanco, doctor en Filosofía y Teología, además de Licenciado en Ciencias Químicas. Domina 8 lenguas y la frase de presentación cuando acude a citas como ésta siempre termina por la definición de “aquel niño superdotado que explicaba sus inquitudes sobre Egipto en Crónicas Marcianas”. De jobandtalent destaca el interés que le despertó nuestro algoritmo, creado junto con la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, capaz de detectar las mejores ofertas de empleo gracias a la tecnología de la semántica de datos.

Nosotros, inmersos en el desarrollo de la app, le preguntamos en que está involucrado en la actualidad. “Libros, clases, conferencias… pero mi labor más importante a largo plazo es escribir una obra de pensamiento perdurable que permita replantearse las grandes cuestiones de la filosofía, y aúne profundidad y belleza expresiva”, nos resume Carlos Blanco sobre las cuestiones que le ocupan el día a día, dejando un buen slogan como conclusión de su cotidianidad. “Quiero legar algo valioso a la posteridad”, especifica.

Carlos Blanco

Carlos Blanco

Frente una persona que posee el cv que tiene Carlos, no podemos pasar por alto hacer la pregunta de cómo se definiría profesionalmente si tuviese tarjeta de visita, a pesar de que nuestro invitado no cuenta con ninguna. “En teoría, figuraría “profesor e investigador universitario”, nos explica Carlos desde su despacho en la Universidad de Navarra. Contrario a los títulos académicos, nuestro entrevistado insiste en definirse como pensador y enamorado del conocimiento.

La charla, que comenzó atrapando su definición en una tarjeta rectangular, se convierte para Carlos Blanco en la necesidad de tener que huir de etiquetas para preservar la libertad. En 2007, publica Mentes maravillosas, facilitando nuestra imaginación para trasladar el titular a los agentes encargados de solventar el problema del empleo. ¿Faltan, o sobran? “El actual sistema educativo, casi nunca transmite pasión por el saber, ni estimula la curiosidad” explica Carlos Blanco. Pone la exclamación en un sistema que a su juicio nos convierte en individuos en serie cuya única meta parece ser la necesidad de reproducir mecánicamente lo que en teoría se debe hacer.

Defensor de los colores de lo “teórico”, Carlos Blanco lamenta el camino práctico que toman muchas personas para alcanzar logros en empresas, así como los patrones de pensamiento y conducta, que sólo sirven para emular la sensación de riqueza.

Resulta difícil buscar un momento para el punto y aparte con el personaje que hoy se somete a las entrevistas que hace jobandtalent, pero tratamos de llevar la conversación al marco del empleo.

-¿Qué podría temer Carlos Blanco en una entrevista de empleo?

La preparación teórica no te enseña a trabajar en grupo, ni a pensar desde criterios de eficiencia. Tiendo a ponderar pros y contras de una determinada idea, anticiparme a las objeciones que puedan surgir, en definitiva, a “problematizar”, lo que muchas veces es una gran desventaja a la hora de tomar decisiones.

El actual sistema económico no reconoce adecuadamente el mérito

Carlos Blanco siempre se ha manifestado fiel defensor del inconformismo del hombre como un estímulo que le permite desarrollarse, por lo que le preguntamos por la relación que tiene este concepto con el empleo. Tomamos como referencia temporal el programa Salvados de La Sexta, que definía, en boca de uno de sus invitados, a una nueva generación presa de la “resignación”. Para el invitado, el inconformismo es empleado en un sentido más teórico, sobre todo, porque señala cómo el actual sistema educativo se limita a transmitir respuestas.

Su contestación no sólo se queda ahí, sino que Carlos profundiza sobre la situación en España, y nos alerta de un fallo sistémico. “El actual sistema económico no reconoce adecuadamente el mérito, y las retribuciones salariales casi siempre son ajenas a cualquier criterio elemental de mérito, de esfuerzo, lo que provoca una injusticia social que perdura mucho tiempo”, reflexiona Carlos.

-¿Hay solución a la resignación salarial que impera en España ahora mismo?

“Tengo grandes esperanzas en el desarrollo tecnológico, ya que dentro de poco, habremos aprendido tanto sobre cómo funciona la mente, que todos seremos capaces de desarrollar nuestra inteligencia de modo extraordinario, lo que alterará radicalmente las relaciones laborales y los criterios de retribución.

-¿Salarios e inteligencia, o salarios en función de la responsabilidad? Se preguntarán…

“Suele decirse que determinados salarios estratosféricos obedecen al grado de responsabilidad asumido por quien los percibe, pero si logramos que todo ser humano, con independencia de su origen social, potencie su cerebro de manera inconmensurable y adquiera una versatilidad laboral no presagiada, ¿podremos seguir justificando esta disparidad salarial?”, razona nuestro protagonista sobre el campo de los salarios a la vez que retrocede a un espacio más calmado.

Carlos aprovecha un respiro para ensalzar modelos de negocio cómo el de jobandtalent, que utilizan la tecnología para redefinir el campo de la búsqueda de empleo, y evitar que nadie pueda volver a perder una oportunidad de trabajar en lo que quiere. A pesar de ello, tiene un “pero” con respecto a la incursión de internet en la búsqueda de empleo, y es la pérdida de habilidades interpersonales básicas que no se pueden aprender delante de un teclado y de una pantalla.

La reflexión nos permite preguntarle por cuáles son los factores que a su juicio deberían ser claves dentro del marco profesional de cualquier persona. “Curiosidad, humildad y valentía. El primero, porque sin el anhelo de aprender nos limitamos a reproducir patrones ajenos y no progresamos. La humildad nos permite escuchar a quienes atesoran más conocimiento y nos ayudan a crecer, y por último, la valentía, que nos impulse para asumir retos y mantener una independencia de carácter”, enumera Carlos Blanco aportando una explicación de cada uno de ellos.

Que inventen ellos”

Buscamos una conclusión para la entrevista, pidiendo consejo a Carlos sobre la capacidad de adaptarse a nuevos escenarios que debe tener cualquier profesional. Él, con tan sólo 12 años pasó de sus libros sobre Egipto a Crónicas Marcianas… “Aprender a adaptarse es un signo de inteligencia y de compromiso por mejorar. Existe una inercia muy poderosa que nos empuja hacia la comodidad, hacia el conformismo con lo que ya tenemos”, resume no sin antes darnos una opinión que debe ser estudiada por muchos. “Creo, precisamente, que la educación debe enseñarnos a adaptarnos a situaciones nuevas, al menos a imaginar escenarios imprevistos para así anticiparnos a las vicisitudes que puedan surgir”. Concluye Carlos.

En la búsqueda de conceptos que trasladarle a nuestro entrevistado, decidimos jugar la carta de la “Movilidad exterior”. Evitamos la pregunta, y lanzamos la palabra. “La frase de la ministra es inadmisible si esa “movilidad” se toma como solución al paro”. Para Carlos Blanco, la frase demuestra escasa imaginación y una lacra histórica de España, la de confiar la solución de nuestros problemas al exterior (el famoso “que inventen ellos” de Unamuno). Partidario de que los españoles tomen el camino de continuar una formación en el extranjero que les permita imbuirse de mentalidades distintas a la que impera en España, pero fiel defensor de que deben volver y contribuir al progreso de su propia nación.

-¿Está perdiendo España competitividad en campos alejados de lo eminentemente práctico?

Centrarse en lo práctico nos convierte en un país dependiente de otras naciones que sí descubren los principios y reflexionan sobre las preguntas más trascendentales. Francia, Inglaterra y Alemania han adelantado a España en tantos aspectos y durante tantas décadas porque, entre otras cosas, han fomentado el pensamiento puro, la ciencia teórica, las humanidades…

Carlos nos advierte de la necesidad de no olvidar que Estados Unidos cuenta con las mejores universidades del mundo, en las que se busca la excelencia, tanto en las ciencias, como en las humanidades. “Sin ideas, nos quedamos aletargados, pero para que broten es preciso cultivar el pensamiento puro, no sólo lo práctico”, concluye.

Enemigo de barreras de 140 caracteres, Carlos Blanco firma la entrevista con una última reflexión. “No temas seguir rumbos distintos a los que marca la sociedad; no te asuste sentirte solo; jamás ceses de aprender; no te inquiete equivocarte”.

 

3 comentarios

  1. Pablo Chotas   •  

    Este señor si que sabe. Estoy completamente de acuerdo en que gran parte del problema del desempleo surge de la lacra del sistema educativo. Gente como Carlos Blanco es el tipo de personas que deberían gobernarnos. Gente cualificada

  2. Paciencia   •  

    Por favor,más información sobre este Carlos Blanco? soy muy fan de él.
    Gracias

  3. Valenciana   •  

    Por favor,necesitamos saber de Carlos Blanco..Más información soy muy fans de él.
    Muchas Gracias..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>