10 cosas que no te contaron sobre ser cocinero

pic_fb_chef
 

Si hay alguna profesión que ahora se ha puesto de moda, es la de ser cocinero, bueno perdón, chef.

 

El mundo de la cocina ha dado el gran salto del amor a la tortilla de patatas de la abuela a la deconstrucción de esferificaciones de yema de huevo de corral de gallinas criadas en el himalaya con cuerpos de tubérculos de la tierra… En fin.

 

Hasta hace poco, cuando un hijo le decía a su madre que quería ser cocinero, la madre le ponía el grito en el cielo, se santiguaba y le decía “anda niño, dedícate a otra cosa” pero ahora es todo lo contrario, se ha convertido en una profesión de culto y muy respetada. Todo ello, viene dado gracias a la tarea que muchos cocineros españoles como Jose Mari Arzak, Pedro Subijana o Ferrá Adrià han realizado en el mundo de la cocina.

 

Cuando piensas en el mundo de los sabores y de las mezclas imposibles de alimentos, creas una utopía en tu mente, un paraíso idílico en el que la armonía de los sabores se convierte en la base del trabajo. Pero no. Aquí te mostramos todo lo que no te contaron sobre ser cocinero.

1# Las heridas en las manos a la orden del día

 

Da igual que tengas el manejo de Kung-fu panda del cuchillo. Asume que te cortarás una y otra vez, porque las prisas no son buenas consejeras, y en la cocina siempre hay mucha prisa.

2# La adrenalina será tu gran compañera

 

No es lo mismo cocinar en casa que en una cocina profesional. Una cocina profesional es una tensión constante en el que el trabajo al milímetro es valorado. Profesión no apta para cardíacos

 

3# Tus clientes vienen a vivir una experiencia

 

En buena medida, tu trabajo es hacer feliz a tus clientes durante el tiempo en el que se encuentran en tu casa. Cuando un cliente vive una gran experiencia con tu trabajo, siempre vuelve.

 

4# Tus conversaciones tienden a acabar en comida

 

Da igual el rumbo que tomen los astros ese día, sí o sí, tus conversaciones acaban terminando en comida: desde cuál es tu receta perfecta hasta mira lo último que he probado. Tu vida, día a día, girará en torno a la comida.

5# Será complicado ver a tus amigos cocinar

 

Seamos sinceros, en los grupos de amigos, el que mejor cocina es el que suele meterse en la cocina, así que, por deformación profesional, te ha tocado. Vas a ser el chef de todas las fiestas hasta el fin de los tiempos.

 

6# Tu madre tendrá miedo de cocinarte

 

Cuando el discípulo supera al maestro, el maestro se acojona. La paella de los domingos tendrá matices de nerviosismo por si te gusta o no. Te has convertido en un foco de críticas.

 

7# Conocerás gente que jamás habrías pensado que podías conocer

 

Por tu restaurante/casa pasarán personas de todos los tipos y cada uno con un gusto totalmente diferente. Muchos de ellos querrán saludarte, querrán darte la enhorabuena por tu trabajo y en muchas ocasiones, los clientes habituales se pueden convertir casi en amigos.

 

8# El orgullo de un plato bien hecho

 

Una de las mejores cosas que te pueden decir es que nunca habían comido algo tan rico en su vida o que tu versión de un plato es la mejor que habían probado. El orgullo de un plato bien hecho es uno de los motores que te van a llevar a seguir adelante.

9# Lo de quedar a cenar… está complicado

 

Uno de los peros de esta bonita profesión es que cuando tus amigos hacen planes para salir a cenar, es tu prinicipal hora de trabajo. Pero no te preocupes, tu vida social está a salvo en tus días libres

 

10# Valorarás la organización sobre todas las cosas

 

Un buen cocinero no es solo aquel que cocina bien, sino aquel que también es limpio y oirganizado. Una cocina organizada podrás realizar el servicio completo de comidas y además tendrá un cuarto de clientes contentos que serán los embajadores de tu marca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>