Algunos ejemplos de cosas que no te esperas de tu jefe

blog_profesionales
 

En cualquier estructura jerárquica dentro de una compañía, los trabajadores cuentan con un jefe por encima. Ese trabajador al que que hay que rendir cuentas y al que se le tiene una mezcla de miedo y respeto, que nos intimida sea como sea y tenga el aspecto que tenga: alto, bajo, feo, guapo…

En el blog de  jobandtalet hemos explicado en algunas ocasiones tópicos sobre los jefes, esa percepción que despierta cierto recelo en las relaciones profesionales, y que termina por influir en la forma en la que nos comportamos y nos relacionamos con ellos. Sin embargo, con frecuencia olvidamos cómo se pueden sentir los jefes respecto a sus empleados.

Ser el jefe de una empresa y estar al cargo de un grupo de empleados es una enorme responsabilidad, que no siempre es fácil de gestionar. Muchas veces hay problemas de comunicación, bien porque los empleados no saben cómo exponerle sus preguntas o propuestas a su jefe, o bien porque el jefe no sabe cómo relacionarse con sus empleados.

Es por esto que en ciertos casos excepcionales, el jefe puede echar mano de alguna herramienta o aplicación para conocer un poco mejor a sus empleados y descubrir cosas sobre ellos, que en el ámbito laboral nunca podría descubrir.

Jobandtalent te trae algunos ejemplos de comportamientos que no te esperarías de tu jefe, para conocerte mejor.

Las redes sociales: la mejor herramienta para conocer a las personas

Hay que tener en cuenta que, a menos que tengas todas las medidas de seguridad activadas, es relativamente fácil acceder a tu perfil de Facebook, Twitter, Linkedin o cualquier otra red social en la que estés registrado.

No es de extrañar que tu jefe pueda buscarte en estas redes sociales o en otras y ver cómo eres y cómo es tu vida fuera del trabajo y de la oficina. Es por ello que, también es recomendable que seas precavido en las redes sociales, ya que nunca podrás saber quién accede al contenido que cuelgas en la red. Podría tratarse incluso de tu propio jefe…

Lo mismo sucede con el correo del trabajo o con el chat. Es mejor no escribir cosas comprometedoras, y aún menos cosas en contra de tu jefe. Recuerda que éste es quién está al mando de la oficina, y puede tener acceso a la actividad de sus empleados, lo que muchas veces también implica su correo. Actualmente existen numerosas herramientas, no del todo éticas, con las que tu jefe puede acceder a este contenido y a cualquier otro que tengas en el ordenador del trabajo, como el historial de las páginas web que hayas consultado durante la jornada laboral, con lo cual, ten cuidado con todo lo que haces. En el trabajo, mejor dedícate al trabajo.

Fiestas y eventos de empresa: ¿hasta qué punto estás siendo observado?

Las cenas de Navidad, las fiestas y otras actividades de ocio organizadas por las empresas se conciben, en su origen, como una forma de recompensar a los empleados por su trabajo y para fomentar las relaciones sociales dentro de la empresa, sin embargo, ¿hasta qué punto no son una excusa para que el jefe pueda observar cómo se comportan sus empleados fuera de los límites de la oficina?

Bien pensado, todos estos eventos sociales preparados por la empresa son actos que todos los trabajadores observan con precaución, ya que siempre se deben conservar unas formas y nunca comportarse igual que si fuera una fiesta con los amigos.

Estas situaciones pueden ser aprovechadas por el jefe para acercarse a sus empleados en una manera distinta a la habitual: más relajada y cordial. Aunque también las puede utilizar para ver cómo se relaciona su equipo de trabajo en un escenario distinto a la oficina. Es importante mostrarse natural y cercano, aunque sin perder de vista los límites del decoro y las buenas formas, ya que tu jefe puede estar observando.

Para evitar estas cosas, lo mejor es tener una buena relación con tu jefe, con una buena comunicación por base y un entendimiento y respeto mutuo. Y si además, te comportas siempre de manera abierta y natural con todo el mundo, tu jefe no tendrá ninguna necesidad de recurrir a tu Facebook o a tu correo para saber cómo eres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>