¿Cómo decir que vas a dejar el trabajo? Estos son los pasos

blog_consejo
 

Como decir que te vas, podría formar parte de algo que “googleas”, o bien el pistoletazo de salida de un foro, pero también, una dificultad añadida a la decisión que se ha tomado de abandonar la empresa. Antes de pensar en las mil y una noches sobre cuáles son las palabras adecuadas, jobandtalent te cuenta lo que hay que tener en cuenta es la manera en la que se va a salir, que no es otra que lo más profesional posible. Y es aquí donde entra en juego el timing. Los 15 días necesarios para comunicar que abandonas tu puesto, para que la empresa tenga constancia de ello. Ratzinger lo hizo, no seas tú diferente.

Otra de las jerarquías que se deben cumplir es el orden de prioridades establecido a la hora de comunicar tú decisión. Entra dentro de lo comprensible que un empleado solicite consejo de otros, pero resulta especialmente importante que los miembros de Recursos Humanos sean los primeros en conocer la decisión que has tomado, aunque debes siempre dejar una puerta abierta.

¿Por qué? Muchas veces, existe la posibilidad de que la empresa te presente una contraoferta, por lo que decir que ya tienes totalmente tomada la decisión de abandonar no es la opción más recomendable. El continuo discurso de los extremos. Una vez has expresado tu intención de “valorar” una propuesta que te han presentado, debes hablar con tu jefe más directo antes de comunicárselo a la totalidad de tu equipo de trabajo.

A continuación, la mejor manera de seguir con el procedimiento “más oficial” para anunciar que rescindes tu contrato laboral con la empresa, es hacer una carta escrita en la que figura la baja voluntaria, e indicando la fecha en la que tienes pensado abandonar la compañía. Dicho escrito no sólo tiene que ir a tus jefes, sino que Recursos Humanos tiene que tener una copia del mismo.

Da igual como haya sido tu comportamiento y actitud durante el tiempo en el que has estado ligado a la empresa, que la manera en la que dejas el cargo marca la imagen final que quedará sobre ti. Y el círculo del mercado laboral a veces se hace muy pequeño.

Los momentos también deben ser tomados con cuidado por parte del trabajador, ya que hacerlo en mitad de un ejercicio, o momento de plena actividad para la empresa no será valorado positivamente por el resto de trabajadores y superiores. Por eso es crucial el timing que hemos diseñado para ir dejando la empresa. El hacerlo con demasiada antelación puede tener como consecuencias negativas el hecho de que durante ese tiempo, se puede generar en nosotros una serie de desconfianzas que en nada benefician al trabajador.

Otro de los aspectos que hay que desarrollar en los días en los que ya se ha anunciado el abandono es la transición hasta abandonar definitivamente el puesto. A pesar de que se va a abandonar la compañía, es un gesto hacia la misma, ya que nos permite cerrar nuestro trabajo, explicar el rol que desempeñará el nuevo trabajador o incluso sugerir a la empresa candidatos idóneos para el puesto. En último lugar, algo que recomiendan los expertos, más en la situación en la que se encuentra el mercado laboral, es la de tener abiertos esos contactos, y que no caigan en el olvido.

Frente a la situación laboral que existe, no es descabellado pensar que cabe la posibilidad de encontrar a esos trabajadores o incluso jefes en otra compañía, por lo que haber tenido una comunicación a pesar de que no se ha abandonado la empresa es fundamental para terminar de cerrar de la mejor manera la renuncia al puesto de trabajo.

zp8497586rq