¿Es el anticipo una necesidad REAL para cubrir los gastos básicos de tu economía? Descubre 6 claves para evitarlo mejorando la planificación de tus finanzas

¿Sientes que no llevas un control sobre tus gastos y no sabes en qué se te va el dinero?, ¿has intentado ahorrar en diversas ocasiones sin conseguirlo?, ¿es todo esto una asignatura pendiente para ti y te gustaría que dejara de serlo?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es un SÍ, aquí tienes 6 claves para ponerle remedio:

  1. Saca 1 hora de tu tiempo para seguir estos pasos

A veces es mejor destinar una hora a pensar sobre tu dinero que trabajar durante toda una semana para conseguirlo -A. Kostolany-.

Así que después de leer este artículo, dedica una hora de tu tiempo a llevar cada uno de estos 6 pasos a la práctica y aplicarlos a tu situación concreta.

  1. Pon orden y control a tus gastos

Haz un listado de todos los gastos que tienes. Para hacerlo, piensa en los gastos que has tenido en los últimos 2 o 3 meses y revisa tus cuentas. También es importante contar con los gastos extra que tenemos de forma más esporádica (viajes, regalos, pagos anuales como seguros o impuestos, etc.).

Divide los gastos en 2 tipos: mensuales y extraordinarios. Y a partir de ahí saca tus propias conclusiones: ¿Qué gastos podrías evitar? ¿Cuáles no son necesarios? ¿Cuáles son desproporcionados?

Elimina todos aquellos gastos de los que puedas prescindir por completo desde ya, y reduce aquellos que consideres demasiado altos.

  1. Revisa también todos los productos financieros y de seguros que tienes contratados

¿Conoces las condiciones? ¿Te están aplicando gastos y comisiones que podrían evitarse? ¿Tienes productos que no necesitas o que no se adecúan a tus necesidades?

Cancela todos aquellos productos que no sean necesarios o adecuados para ti.

  1. Calcula tu capacidad de ahorro mensual

Quizás estés pensando que tu capacidad de ahorro es nula, ¡vamos a ver si te llevas una grata sorpresa!

Es muy sencillo de calcular: resta a tus ingresos mensuales netos (lo que recibes en tu cuenta) tus gastos mensuales y un presupuesto máximo mensual que te marques para ocio. (Nota: no incluyas los ingresos y gastos que no son mensuales

La diferencia es la capacidad de ahorro real. Ahora bien, ¿te sentirías cómodo ahorrando esa cantidad todos los meses? Si no es así, es mejor que empieces por una cantidad de ahorro más cómoda para ti. Elige una cantidad con la que quieras comprometerte a ahorrar mensualmente.

Ejemplo:

  • Ingresos de 1.600€
  • Gastos mensuales (sin contar con el ocio) de 1.200€
  • Presupuesto de ocio 200€
  • Capacidad de ahorro mensual de 200€

Podemos empezar por este ahorro mensual o una cantidad menor si creemos que nos va a costar cumplirlo.

  1. Crea un colchón de ahorro para imprevistos y gastos extraordinarios:

El colchón de imprevistos o fondo de emergencia es una cantidad recomendada que debemos tener reservada para afrontar con tranquilidad los imprevistos y gastos extraordinarios que nos puedan surgir. Y cuya cantidad adecuada debería ser equivalente a entre 3 y 6 veces los gastos fijos mensuales.

Siguiendo el mismo ejemplo de antes, si nuestros gastos fijos son de 1.200€, el colchón de imprevistos debería situarse entre un mínimo de 3.600€ y un máximo de 7.200€ (y sí, digo máximo, porque todo aquello que supere esa cantidad debería invertirse). Puede que tardemos en llegar a esa cantidad, ¡no pasa nada!, pero el objetivo debe ser conseguir acumular este ahorro.

Para ello, es importante que ese colchón de imprevistos esté en una cuenta diferente a tu cuenta corriente habitual.

Yo te recomiendo que abras una cuenta de ahorro que utilices solo para ahorrar. Hay multitud de ellas que puedes abrir online, pero deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Que tengan 0€ de comisiones
  • Que te permitan tener el dinero disponible en cualquier momento (máximo 48h para recibir el dinero en tu cuenta corriente habitual)
  • Y que no tengan tarjetas asociadas (recuerda, esta cuenta es solo para ahorrar, no debemos utilizarla para cubrir nuestros gastos habituales).

Configura tu cuenta corriente para hacer una transferencia periódica en los primeros días del mes a tu cuenta de ahorro con el importe fijo que hayas decidido ahorrar. Es importante que esta transferencia sea automática, es decir, que no la tengas que hacer tú manualmente.

Además, es conveniente que si tienes ingresos extra también los metas en esta cuenta según los recibas -la totalidad o al menos una parte-.

  1. ¡Ya tenemos nuestro colchón de ahorro! Ahora, ¡utilízalo con cabeza!

Utiliza estos ahorros solo para aquellos gastos que sean imprescindibles, como gastos imprevistos y esos gastos extraordinarios anuales que habíamos calculado en el paso 2.

Y antes de sacar dinero de aquí o pedir un anticipo, pregúntate: ¿es una necesidad REAL o puedo evitarlo y ajustarme a mi presupuesto de ocio?

¡Sigue estos 6 sencillos pasos y tu economía mejorará al momento! Ganarás tranquilidad y seguridad. ¡No vale saltarse ninguno!

Deja un comentario o escríbenos a info@jobandtalent.com si te gustaría tener una reunión personal con un profesional que te ayude a poner estos ejercicios en práctica. 

Artículo escrito por Cristina del Rincón Alonso, Asesora Financiera. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.