¿Cómo impresionar en los primeros días de trabajo?

Por fin lo has conseguido: tu puesto de trabajo. La búsqueda de empleo ha dado sus frutos y ahora toca mantener ese puesto que tantas horas te ha costado. Ya has aterrizado en esa empresa que llevabas mucho tiempo deseando entrar. Te sientes nervioso. No sabes lo que te va a esperar ni con qué tipo de compañeros de trabajo vas a tener que lidiar. Todos nos hemos sentido inseguros al traspasar esas puertas de la oficina y no sabes cómo actuar en los primeros días de trabajo.

 

Lo primeros tres meses son los más importantes

 

La primera impresión es aquella con la que nos encontramos de primeras y se recuerda en el tiempo. «A mi Manuel al principio no me caía muy bien» este es un recuerdo difícil de borrar y las primeras impresiones son complicadas de cambiar. Por ello, en jobandtalent queremos que tus primeros 3 meses vayan de fábula y te aconsejamos sobre cómo actuar en tus primeros días de trabajo.

 

1# Mantén la boca cerrada y los oídos abiertos

 

Mi madre me decía de pequeña «con la boca cerrada y las orejas abiertas estás mucho más guapa» no es que fuese mala, pero si que era una lección para el futuro profesional. Cuando empiezas un nuevo trabajo, es normal que quieras demostrar todos tus conocimientos y todo aquello que sabes, pero no es el momento. Empiezas tus primeros días como «el nuevo» así que es momento de escuchar y aprender sobre el método de trabajo de tu empresa. El primer mes es la fase de aprendizaje, así que mantén tu boca sellada.

 

2# Toma nota de todo el mundo al que conoces

 

Si hay algo que te puede dejar sin amigos dentro de la oficina es no saber los nombres de los compañeros de trabajo. Incluso si te hace falta, ve anotándolos en un papel (y que nunca te lo encuentren) para ir afianzándote dentro del quipo de trabajo de tu nueva empresa.

 

3# Aprende sobre la estructura de la empresa

 

Seguramente, para la entrevista de trabajo, investigaste sobre la empresa en la que has entrado a trabajar (y sino lo has hecho -> mal). Ahora es el turno de empezar a conocer tu compañía a fondo. Conoce a los principales grupos de trabajo de la empresa, los jefes de cada departamento, y cómo funciona la coordinación entre departamentos.

 

4# Evita temas de conversación controvertidos

 

Ten en cuenta que eres el nuevo de la oficina y tus demás compañeros de trabajo ya se conocen desde hace algún tiempo. Por ello, es normal que hablen de temas de conversación como política, religión o incluso sexo. Recomendación importante: no participes de estas conversaciones. Deja que te conozcan por más tiempo antes de tocar este tipo de temas, aunque en cualquier caso -> no es nada recomendable hablar de estos temas en el trabajo.

 

5# Contesta preguntas con preguntas

 

Eres el nuevo, así que eres un diamante en bruto por conocer. Tus compañeros de trabajo te freirán a preguntar para averiguar información sobre ti, incluso encontrar algún que otro trapo sucio. Haz como los gallegos: contesta preguntas con más preguntas. De esta forma capearás el temporal y ya darás tu información cuando sea el momento más apropiado.

 

6# No seas stalker-facebook

 

Seguramente, en la oficina habrás encontrado personas que te habrás caído muy bien y personas realmente interesantes. Seguro que tienes un impulso de enviar esa petición de amistad en Facebook. NO LO HAGAS. Es muy pronto y parecerá que vas a la oficina a hacer amigos. Cuando tengas más confianza con el equipo comenzarás a hacer más networking y tener más relación con tus compañeros.

 

7# Propón tus metas

 

Además de socializar, también hay que trabajar. Si te han contratado es porque confían en que harás bien tu trabajo. Con ello, en tu lista de tareas, debes proponerte a terminar diariamente al menos tres de ellas. Esto será tu pasaporte al ascenso dentro de la empresa, ya que tras los 3 primeros meses termina el periodo de prueba y llega la revisión salarial.

 

8# Mantén a tu jefe informado de tus progresos

 

Si hay algo que deberás hacer es demostrar a tu jefe lo bueno que es tu trabajo. Que tu ejecución no pase inadvertida porque en tal caso parecerá que no estás haciendo nada. No está de más que terminada la semana, le pases un email a tu jefe comentando lo que has conseguido durante la semana y lo que te propones hacer la siguiente. Es una muestra de proactividad y de interés.

 

9# Saca tu as de la manga

 

Si tras unas semanas de trabajo has encontrado un área de la empresa que piensas que puedes mejorar gracias a tu experiencia profesional: hazlo. Presenta una propuesta de valor sobre lo que harías y cómo podrías mejorar los resultados de ese área gracias a tu trabajo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.