¿Cómo impresionar a un jefe?

¿A quién no le gusta ser el ojito derecho del jefe? Brillar con luz propia en la oficina no es tarea sencilla. Mediante tu trabajo debes ser capaz de atraer la atención de tu jefe para que te valores tanto a ti como tu trabajo. Que tu jefe cuente contigo para tomar decisiones, que te lleve a tomar un café, tener una relación más que cordial con tu jefe son cosas a las que no todo el mundo accede.
Como empleado, esfuérzate para ser bien valorado por tu jefe para ganar seguridad en tu empleo y avanzar en tu carrera. Te enseñamos diez posibles formas de impresionarlo, según consigna el sitio Knowledge employed.
1. Fíjate en las expectativas que tienen tus superiores sobre ti. Es bueno que prestes atención a las expectativas que tiene tu jefe respecto a tu persona. ¿Has notado si tu superior debe explicarte cada detalle de los proyectos que te encomienda o sólo lo más importante?
2. Comunícate con tu superior. Ya sea por escrito o verbalmente. Es importante que mantengas con tu jefe una comunicación eficiente, podrá ayudarte a ganar su confianza y tener más responsabilidades.
3. Haz preguntas. Consúltale a tu superior y a tus compañeros sobre el proyecto en el que trabajas, las posibles estrategias y requerimientos. Toma en cuenta sus sugerencias.
4. Procura tener siempre una posición positiva. Esto te permitirá ganar el respeto de tu jefe y compañeros. Incluso ante situaciones de estrés, piensa en positivo para construir el éxito del equipo.
5. Sé un jugador de equipo. Aquellos trabajadores que extienden sus logros al grupo serán bien vistos por sus compañeros y apreciados por el superior.
6. Motívate. La motivación es clave y un empleado motivado tiene el plus de poder tomar decisiones.
7. Mantente actualizado. La tecnología evoluciona y con ella los profesionales también deben hacerlo. Mantenerte actualizado de las nuevas normas, programas y dispositivos te hará más eficiente.
8. Sé flexible. Trata de adaptarte a los cambios siempre con una actitud positiva ya que son inevitables.
9. Presta atención a los detalles. Los jefes suelen no tener tiempo suficiente como para estar al tanto hasta del más mínimo detalle. Por eso, los empleados que pueden atender estos aspectos serán valorados y recibirán un reconocimiento por su esfuerzo.
10. Identifica lo que te hace diferente. Aquello que te distingue como profesional deberá ser aquello de lo que tu jefe dependerá. Busca todos los días trabajar fuerte y encontrar la manera más eficiente de dar valor al equipo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.