¿Sabes desconectar del trabajo en vacaciones?

Recuerda tus últimas vacaciones: ¿cuántos whatsapp recibiste de la oficina?¿cuántos emails contestaste? si has tenido una respuesta afirmativa para estas preguntas significa que formas parte de la población que no sabe desconectar del trabajo ni en vacaciones. Echa el freno porque vas a empezar a soltar humo…

 

Actualmente, está muy extendida del «workalcoholism», es decir, adicción al trabajo. Una pasión desmedida por el trabajo y la satisfacción profesional. Como todo en la vida, los extremos nunca son buenos. Tan mala es la adicción al trabajo como la desidia por él. Para los adictos al trabajo, decir que es importante desconectar del trabajo en vacaciones porque nuestro cuerpo es un maquinaria en constante funcionamiento que, al igual que cualquier gadget, si excedes su uso se desgasta. Por ello, en jobandtalent os decimos los consejos para poder desconectar del trabajo.

 

No disfrutar de unas merecidas vacaciones es contraproducente en todos los sentidos porque mientras estás fuera de la oficina no estarás haciendo tu trabajo al 100% y tampoco estarás cumpliendo el objetivo de tus vacaciones: descansar. Si no paras de trabajar durante una larga temporada, es más que probable que pierdas tu creatividad y capacidad de concentración porque aunque no seas consciente de ello, tu cuerpo se siente agotado por la falta de descanso.

 

Cómo desconectar del trabajo

 

1. Antes de vacaciones, deja todo cerrado. Unas vacaciones tranquilas deben estar exentas de los dolores de cabeza que te puede causar cualquier proyecto de trabajo. Por tanto, haz todas tus reuniones antes de vacaciones dejando las fechas de cierre de proyecto cerradas, objetivos planteados, reuniones cerradas. Así, podrás desconectar en vacaciones pensando en el sonido de las olas del mar en lugar de los problemas de los problemas que pueden surgir mientras estás de vacaciones porque ya has dejado todo «finiquitado».

 

2. Deja programado el email. Antes de vacaciones, deja un aviso en la oficina de que no estarás en esas fechas. Además, para quien no lo sepa, deja programado el email con un mensaje en el que adviertas que estás de vacaciones y que estarás disponible a partir de la fecha de tu llegada de vacaciones.

 

3. Adiós al email en el móvil. Una tendencia no muy aconsejable, pero sí muy extendida es tener notificaciones de los emails de trabajo en el móvil personal con el pretexto de «es solo por si acaso hay una emergencia». Aunque sea en vacaciones, quita las notificaciones del correo electrónico e incluso desinstala esa app para evitar el impulso de revisar el correo electrónico. Si contestas un correo, se abre un círculo vicioso en forma de cadena de email que no podrás frenar hasta que cojas el ordenador y termines el trabajo. El email es el peor enemigo a la hora de desconectar del trabajo.

 

4. Trata de salir de tu ciudad. Sabemos que la situación económica actual no está para tirar cohetes, pero tratar de salir de tu ciudad para poder desconectar del trabajo. Ya no solo del trabajo, sino también del propio ambiente, de la gente… una frase que te puede venir a la mente es «renovarse o morir». Pero salir de la ciudad no tienen por qué ser una aventura cara. Existen alternativas muy baratas como los camping o las cabañas en la montaña dónde podrás hacer deportes de aventura y oxigenar la mente para la vuelta de vacaciones.

 

5. Encuentra una actividad que te motive. Hay personas que son apasionadas del surf y actividades acuáticas, hay quienes son unos ávidos lectores y hay quien prefiere conocer las mejores terrazas de la ciudad. Durante las vacaciones, mantén la mente ocupada en otras cosas que te alejen de pensar en el trabajo y la vuelta de vacaciones. Saca a relucir tus pasiones y aprovecha que tienes tiempo para darles rienda suelta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.