Los beneficios de la jornada intensiva en el trabajo

Con la llegada del calor, las ganas de estar en la oficina son infinitamente más bajas que el resto del año. Las piscinas y las terrazas se convierten en espacios mucho más apetecibles que la mesa de la oficina.

 

Como muchas de las cosas de la vida, los yanquis nos hicieron conocer el fenómeno llamado: jornada intensiva. Para muchos, hacer la jornada intensiva es una felicidad. Es una forma de poder conciliar la vida profesional con la vida social y familiar.

 

Muchas empresas no están de acuerdo en cambiar la jornada laboral partida a la jornada intensiva de forma perpetua, pero si que es cierto que en verano muchas empresas apuestan por la jornada intensiva para paliar el calor y tener a sus trabajadores mucho más contentos.

 

En jobandtalent os vamos a explicar los beneficios de tener la jornada intensiva en la empresa.

 

1.  Conciliar la vida profesional y social. Este es uno de los puntos que más destacan los trabajadores a favor de la jornada intensiva. Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) el 58% de los trabajadores encuestados prefiere la jornada intensiva. Además, uno de cada tres trabajadores declara que su horario no le permite conciliar su vida personal con la profesional ya que su jornada laboral consume su día. Por, ello la época estival en la que el volumen de trabajo se reduce es una buena oportunidad para probar eso de la jornada intensiva en tu empresa.

 

2. Aumenta la productividad. Empresas como Iberdrola que ya han instaurado la jornada intensiva para sus trabajadores, han comprobado que la productividad aumenta en sus plantillas. El hecho de disponer de menos tiempo en la jornada laboral obliga a los trabajadores a aprovechar más su tiempo y así perder menos tiempo en desayunos y distracciones. Iberdrola declara que ha reducido un 20% el absentismo laboral y un 15% los accidentes laborales desde la implantación de la jornada intensiva.

 

3. Trabajadores más felices. El hecho de tener vida social después del trabajo impulsa el optimismo de los trabajadores. Poder compatibilizar sus obligaciones profesionales con su vida personal es uno de los valores que los trabajadores van a tener muy en cuenta en su trabajo y lo hará ver en su trabajo. Cuánto más felices son los trabajadores con su trabajo, más productivos son y mejora ambiente laboral crean. Por tanto, es uno de los puntos muy a tener en cuenta para instaurar la jornada intensiva. Según la directores de RRHH de Iberdrola, «cuando los trabajadores están contentos, sin darse cuenta trabajan más».

 

4. Mejor gestión del tiempo. Muchos trabajadores se queja de que cuando salen de su trabajo han perdido el día entero. Esto se debe a un cúmulo de distracciones que tenemos durante nuestra jornada. Al tener una jornada laboral larga, la necesidad de distraerse entra en juego ya que una persona no puede permanecer concentrada durante tanto tiempo. Por ello, al reducir la jornada laboral a menor tiempo, disminuimos las distracciones y los trabajadores aprenden a gestionar su tiempo para poder completar todo su trabajo en el tiempo establecido.

 

5. Mejor imagen de la empresa. Con todos estos factores, al tener trabajadores contentos, serán buenos embajadores de nuestra marca. Con ello, mejoraremos sustancialmente la imagen de nuestra empresa ya que los trabajadores sienten que sus jefes se preocupan de su bienestar.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.