¿Por qué se celebra el día del trabajador?

¡Feliz día del Trabajador!

 

La mayoría de gente sabe hoy es 1 de mayo porque siempre cae en fiesta. Hoy es el día del trabajador, así que celébralo lo mejor que puedas y disfruta que hoy es tu día. Hoy es un día para celebrar una de las cosas más apreciadas actualmente: el trabajo. Quien tiene un trabajo tiene un tesoro, y esto no lo decimos únicamente porque puedes ganar dinero a través del trabajo, sino también porque gracias a que trabajamos, nos podemos sentir realizados profesionalmente.

 

El trabajo ha pasado por muchas etapas: trabajo a modo de esclavitud, trabajo únicamente para hombres, trabajos en cadena… Actualmente estamos en una época un poco oscura para los trabajadores porque no todo el mundo tiene acceso al trabajo que está buscando. En jobandtalent luchamos cada día para que cada vez más personas consigan el trabajo de sus sueños.

 

Pero, ¿cómo surgió el día del trabajador? Atención que aquí te lo explicamos.

 

En el siglo XIX las condiciones laborales no eran tal y como las conocemos hoy en día. Los trabajos era precarios, las condiciones laborales pésimas y el abuso por parte de los empresarios era más que deleznable.

 

En 1886 los trabajadores tenían un reclamo claro: la reducción de la jornada laboral a un horario más humano: 8 horas diarias de las 12-16 horas que debían trabajar los empleados en las principales fábricas europeas.

 

En un comienzo no fue una protesta muy multitudinaria: solo había 80.000 trabajadores dispuestos a pedir la reducción por miedo a perder el trabajo, pero rápidamente el rumor corrió como la pólvora y se convocó una huelga nacional que afectó en las principales fábricas de Estados Unidos.

 

La fuerza que demostraron todos estos trabajadores se hizo latente el 1 de mayo de 1886. Por ello, hoy en día se conmemora el Día Internacional del Trabajador.

 

Este día forma parte de un homenaje a los mártires de Chicago, un grupo de sindicalistas que fueron ejecutados en ese mismo año y ese mismo día. Ellos lucharon por su propio bien y por el de todos sus compañeros ya que las jornadas de trabajo eran infrahumanas.

 

“Hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar»

 

Esta frase muestra el espíritu de esta revolución. Durante esta época, lo normal era que la jornada laboral tuviese más de 12 horas trabajadas. No trabajar todo este tiempo implicaba el despido o la disminución de su salario en un día entero.

 

Hoy en día, el día del trabajador también se aprovecha para hacer latentes las quejas de los sindicatos de trabajadores al Ejecutivo. Las protestas se multiplican por las calles pidiendo todos lo mismo: dignificar el trabajo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.