Desmontando The Imitation Game, ¿quién es Alan Turing?

Últimamente, muchos de tus amigos te hayan recomendado ir al cine para ver la película “The imitation Game”, un thriller histórico sobre el matemático, criptoanalista y genio en general Alan Turing. Como si de un espía se tratase, Turing fue una figura clave en el descifrado de los códigos de la máquina Enigma de la Alemania Nazi. El actor Benedict Cumberbatch encarna con ejemplar maestría al genio de los números que bien vale una nominación a varios premios de la academia del cine. Pero, ¿Quién es realmente Alan Turing? en jobandtalent te lo presentamos.

 

¿Sabías que estás leyendo este artículo gracias a Alan Turing? si, ésta es una realidad, ya que el padre de la informática y pionero de la inteligencia artificial, fue el que inventó la máquina capaz de leer el tipo de lenguajes que utiliza la informática actual. Además, este hombre acortó la Segunda Guerra Mundial en dos años.

 

Alan Turing hasta hace 6 años era un proscrito: criminal, convicto y suicida. ¿Cuál fue su delito? ser homosexual en una época en la que en Reino Unido era un delito querer a alguien de tu mismo sexo. En 2013, la reina Isabel II promulgó el edicto por el que se exoneró oficialmente de todos sus delitos, gracias al escrito de John Graham-Cumming en el que relataba que el mundo tal y como lo conocemos y nos interconectamos no sería igual sin la figura de Alan Turing.

 

Alan Turing era un hombre delicado, extremadamente tímido y con un leve traumatismo que se le escapaba en momentos de tensión.

 

Hollywood no siempre dice toda la verdad

 

Está claro que el cine siempre se permite licencias creativas a la hora de relatar historias verídicas sobre algún personaje histórico y esto, ciertamente, ha ocurrido con Alan Turing. La película trata sobre un hombre déspota, incapaz de trabajar en equipo, pero la realidad es que era un tipo con alguna que otra manía y un tanto excéntrico, pero que en equipo era un hombre capaz de trabajar dentro de la empresa. Muchas crónicas describen a Alan Turing como un hombre con excelente sentido del humor y que se llevaba muy bien con sus compañeros. Es más, la consecución del proyecto de la máquina Enigma fue fruto del trabajo en equipo de cerebros brillantes, no solo de la genialidad de Alan Turing.

 

Otro asunto que ha traído bastante polémica es el de Joan Clark, la prometida de Turing. Hollywood ha querido mostrar que Alan Turing y Joan Clark tuvieron una relación romántica, pero su sobrina ha asegurado que eso no fue así, porque la sexualidad de Alan Turing estaba más que definida. La sobrina de Alan Turing declaró que “ella era muy agradable y muy buena amiga de Turing”. Joan Clark siempre supo que su novio era gay “hicimos varias cosas juntos, fuimos al cine y tal, pero ciertamente fue una sorpresa cuando me dijo: ¿te quieres casar conmigo?».

 

Además de ser un genio de los números, Alan Turing era un excelente corredor de fondo. Durante la guerra, corría la distancia entre Londres y Benchley Park cuando había reuniones. En la película relatan que hacía interminables carreras por el bosque angustiado y pensando en su máquina. La realidad es que no lo hacía para ello, sino por un hobbie.

 

Y en cuanto a la gran protagonista de la película: la máquina de Turing, no era una máquina automática como los software que conocemos hoy en día. Era una máquina análoga que obedecía órdenes y con una única función: descifrar la máquina Enigma. Pero antes de esta máquina, había una antecesora que fue la que inspiró su creación: la Bomba original que era una máquina polaca.

 

Por último, en la película el comandante Alastair Denniston, interpretado por Charles Dance, asemeja que su único objetivo es que Alan Turing estuviese fuera del equipo. Pero realmente, Denniston y Alan Turing no se llevaban mal. Deniston era el jefe de proyecto de Enigma y el encargado de contratar al equipo, así que se muestra como inconcebible que se llevasen mal. Y hablando de equipo, en la película se muestra que todos odiaban a Alan Turing por su carácter un tanto excéntrico y femenino, pero no hay ningún solo documento que muestre desavenencias entre Alan Turing y su equipo.

 

Hollywood ha hecho una gran película para el gran público y ha relatado de forma más o menos precisa a Alan Turing. Pero quitando por un lado las licencias creativas de de Hollywood, la película ha permitido volver a dar a conocer la figura de uno de los matemáticos más importantes de la historia que debería estar junto a nombres como Newton o Einstein.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.