Las claves para dar un giro a la carrera profesional

¿Te estas planteando dar un giro a la carrera profesional? Nunca es tarde para reorientar tu carrera si tienes claros tus objetivos. El trabajo debe provocar en cada uno una satisfacción comparable con cualquier objetivo que nos propongamos personalmente. Cuando empiezas a pensar en alternativas a tu rumbo profesional quiere decir que la inquietud está presente y es hora de tomar un nuevo camino.

En los tiempos que corren, pensar en que vamos a tener un trabajo para toda la vida es cosa del pasado. La rotación laboral está a la orden del día. Los Expertos en Recursos Humanos de jobandtalent recomiendan que durante los primeros años de la carrera profesional debemos estar en una misma empresa un periodo de 3 años como máximo y después cambiar a una empresa diferente con un puesto de trabajo con mayores responsabilidades.

El cambio profesional suele ser un proyecto de mediano a largo plazo; principalmente cuando se realiza de manera planificada, teniendo muy en claro tanto tus conocimientos y capacidades (¿Qué sé hacer? y ¿Qué podría hacer?) como tus motivaciones (¿Qué quiero hacer?). Estas tres preguntas no pueden faltar en ningún plan de reorientación profesional o laboral, ya que son la base para poder proyectar cualquier cambio.

No siempre será necesario capacitarse más o aprender algo nuevo. Una vez que nos hemos planteado las anteriores preguntas, tendremos a disposición un gran abanico de herramientas para comenzar a trabajar en nuestra reorientación profesional:

. Pide ayuda. Si encuentras dificultad para responder a las tres preguntas planteadas, puedes comenzar por buscar asesoramiento de especialistas (coaching) o consultar a familiares o amigos que te conozcan bien y puedan ayudarte a descubrir tus capacidades e intereses.

. Investiga las alternativas: una vez que has logrado definir, al menos en términos generales, aquello que quieres hacer, debes realizar un análisis de las posibilidades de realizarlo. El networking es, en este sentido, una herramienta muy valiosa. Pide consejo y opinión a todas las personas de tu red que consideres pertinentes. Averigua quiénes trabajan en ello, cómo han conseguido sus empleo y hazles todas las preguntas que te puedan ayudar a elaborar tu propio plan.

. Plantea objetivos y construye una visión. Si ya te has decidido a cambiar, piensa en qué lugar quisieras estar en el futuro y traza el camino para conseguirlo. Todo proyecto realista debe contemplar un plan de trabajo diario o semanal que pueda articularse con el resto de tus actividades. Dedica todos los días al menos un pequeño momento a pensar en eso que quieres hacer y cómo conseguirlo.

. Ponte en marcha. Experimenta, explora. Ahora que tienes nuevos objetivos es importante que vuelvas a mirar a los mismos sitios desde tu nueva perspectiva. Quizás tu próximo empleo pueda estar dentro de la misma empresa en la que trabajas ahora o en alguna en la que lo has hecho con anterioridad. Tal vez tus posibilidades estén en otra ciudad o incluso otro país. La apertura mental es fundamental para poder imaginar tu nuevo futuro.

. Perseverancia y dedicación. La única manera de asegurarte un cambio real en tu vida es construirlo a partir de un esfuerzo diario. En general, necesitarás tiempo para poder ver realizado tu proyecto. Sé insistente y mantén tu motivación siempre en alto. Aquello que sueñas, merece la pena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.