Cómo crear una start up y no morir en el intento…

Parece ser que estamos sumergidos en un momento de emprendedores. Son muchos los que se lanzan a la aventura de montar su propia start up. Crear un proyecto propio, verlo nacer y desarrollarlo es el sueño de muchos emprendedores. Por ejemplo, Juan Urdiales y Felipe Navío, fundadores de jobandtalent, son dos de esos emprendedores que vieron un nicho de mercado y se lanzaron para crear este ambicioso proyecto.

También, hemos de decir que el porcentaje de emprendedores que crean su start up es superior al de aquellos que consiguen que tenga éxito. Hoy en el blog queremos explicar cómo desarrollar la start up y que llegue a tener éxito con los consejos de emprendedores que triunfaron. 

Actualmente, en España los que se suelen lanzar al mercado de start ups son hombre de entre 26 y 35 años, licenciados en estudios de Empresa y que quieren ser su propios jefes y crear algo que sea realmente suyo. Además, los objetivos de internacionalizar los productos que crean son el sueño de cualquier emprendedor.

La idea 

Trabajar en tecnologíaEn primer lugar, para crear una start up es necesario tener una idea. La idea puede ser simplemente algo que tú mismo necesitas o algo que crees que el mercado necesita. Juan Urdiales y Felipe Navío observaban que el proceso de buscar trabajo era muy complicado y que además no se enteraban de muchas de las ofertas que había en el mercado porque se encontraban perdidos en un océano de ofertas. La necesidad es un factor clave para crear una start up. Ver cuál es la necesidad que no está satisfecha por el mercado y apostar por cubrirla. Con esta idea vamos a desarrollar un producto o prestar un servicio que va a resolver un problema. Lo realmente difícil es saber si lo que nosotros pensamos que es una necesidad real es realmente de tal magnitud para la sociedad. Es decir, el lugar de dedicar mucho tiempo a crear un producto que no está claro que se vaya a usar, las start up deberían salir de sus oficinas y dedicarlo a descubrir si hay clientes, hablar con ellos y comprender qué les preocupa de verdad.

El desarrollo del producto

Una vez está claro cuál va a ser el producto de la start up, hay que empezar a desarrollarlo. Para poder desarrollar un producto de calidad es necesario contar con un buen equipo. Gente con experiencia en el sector o en el entorno start up que sepan que trabajar en una start up no es lo mismo que estar en una consultora. Al trabajar en una start up hay que saber que los principios son difíciles y que hay que trabajar mucho para sacar el proyecto adelante. Esto es algo que conocemos en jobandtalent. Los inicios fueron duros pero el trabajo ha tenido sus frutos y ahora podemos decir que tenemos más de 2 millones de usuarios y más de 1.500 empresas confían en nosotros para publicar sus ofertas de empleo.

FinanciaciónSer elegido en un puesto de trabajo

Para montar una start up lo primero que necesitaremos es de liquidez para poder sacar la primera versión del producto. Tenemos muchas opciones: desde un crédito bancario hasta FFF (Family, Fools & Friends). Cualquiera que quiera apoyarnos con nuestro proyecto será bienvenido y significa que al menos el proyecto puede tener consumidores porque existen personas que estarían dispuestos a consumirlo. Además, ahora existen muchos programas de start up en los que apoyarse para conseguir financiación.

Tecnología

Ahora está muy de moda las start up tecnológicas. En este caso, en el principio de la creación de nuestra start up debemos desarrollar una plataforma mínima, pero que no sea rudimentaria. Conforme vaya avanzando nuestra start up iremos contratando desarrollares que mejoren nuestra plataforma. El problema como siempre es el dinero. En este punto, poder recurrir a herramientas que ya existen de productos medio elaborados y estándar para realizar por ejemplo pagos por Intenet.. Herramientas que no sea necesario desarrollar en este momento, pero que puedan cumplir las funciones que necesitamos en este momento. La cuestión tecnológica es un obstáculo recurrente en las start up.

Negocio

Debemos establecer qué modelo de negocio queremos y necesitamos tener. El objetivo de esta fase es ajustar al máximo el producto que hemos construido y el modelo de negocio que lo envuelve al mercado sobre el que vamos a trabajar. Seguramente es la fase más complicada, ya que a la vez que se sigue trabajando en el producto hay que ir marcando todos los demás aspectos del modelo de negocio: canal para captar clientes, estructura de gastos, sistema de monetización…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.