Teletrabajo, tablets, flexibilidad laboral… las claves del trabajo del futuro

El mercado laboral ofrece escasas oportunidades laborales en proporción a las personas en proceso de búsqueda o mejora de empleo. Pero el mercado laboral está en continuo cambio y el trabajo de hoy no será igual que el trabajo de mañana. Los perfiles laborales actuales están cambiando, trabajos tradicionales están cambiando hasta llegar al entorno digital. pero, ¿y qué pasa con la jornada laboral? los trabajos cambian, pero la jornada laboral y la forma de trabajar en la oficina también están cambiando. Desde el blog de jobandtalent vamos a dar las claves de cómo será el trabajo del futuro.

 “El trabajo como lo conocemos ha muerto” afirma el libro The Future of Work de Jacob Morgan. El entorno laboral está cambiando al igual que lo hacen los puestos de trabajo. La oficina se está convirtiendo en un lugar cada vez menos intrínsecamente necesario para trabajar.

Flexibilidad laboralRelojDespertador

Los horarios se están siendo cada vez menos necesarios. La tendencia actual es a flexibilizar horarios. Las empresas prefieren trabajadores que marquen su propia jornada laboral porque denotan que así están siendo mucho más productivos que en el caso de estar marcando una jornada laboral fija. El empleado tiene que trabajar un número de horas fijas, pero la jornada y la manera de ejercerlo se la marca él mismo.

La flexibilidad laboral incluso se está convirtiendo en un valor para retener talento. Antes, la única manera para incentivar a un trabajador era mediante el sueldo. Ahora el tiempo es un valor muy apreciado y es una manera excelente de incentivar a los empleados: que dispongan del tiempo como mejor vean.

Teletrabajo

El ordenador es el elemento esencial para trabajar Es más, para la gran mayoría de trabajos, con el uso de un ordenador completas todo el trabajo que tienes que hacer. En el futuro, el teletrabajo va a estar más presente dentro de las empresas.

Tecnonología muy demandadaUse cualquier dispositivo

Prohibir la tablet o el smartphone en los centros de trabajo cada vez tiene menos sentido. Los trabajadores van por delante de las empresas en el uso de su propia tecnología para mejorar su eficiencia y, en algunos casos, las empresas toman nota y contribuyen a ello. Por poner un ejemplo, la compañía de crucerosRoyal Caribbean compró a Microsoft 40.000 tablets con las que equipar a su plantilla y que, fundamentalmente, se usarán para agilizar el control de calidad en los cruceros. Sin embargo, el propio presidente de Royal Caribbean afirmó que la medida «tiene que ver también con nuestro esfuerzo por ofrecer a nuestra tripulación y a sus familias una conexión mucho más cercana que la que tenían hasta ahora».

La muerte de la «escalera»

Tradicionalmente, llegar a un nuevo empleo implicaba escalar subir uno por uno los peldaños de la organización. Pasabas de coordinador de ventas a gestor de ventas, a gestor de ventas senior, a director de ventas… Según explica Morgan, especialmente versado en la cuestión, el trabajo freelance y las estructuras de trabajo colaborativo están rompiendo estos esquemas. Además, las empresas comienzan a ofrecer ambiciosos programas de promoción y reciclaje profesional. Es el caso de Deloitte y su «Mass Career Customization Program» que permite al trabajador cambiar sus condiciones cada dos años, incluyendo cambios laterales o frecuencia de viajes. Otras compañías, según Morgan, algunas compañías incluso permiten a los empleados elegir con quien trabajan.

Conocimiento Vs Aprendizaje adaptativolos logros

El conocimiento tiene poco sentido en un mundo en el que basta una conexión a Internet para saberlo todo. Las empresas buscan empleados que sean capaces de aprender y aplicar lo nuevo «En otras palabras. Ser siempre capaz de aprender a aprender. Esto es mucho más importante y valioso que lo que sabes».

Liderar, compartir, aprender

Hasta ahora han sido pocos los incentivos para compartir en el seno de una empresa. Solo se trataba de hacer la tarea encomendada. Los empleados se guardaban para sí los conocimientos y los empleadores no tenían interés en ideas nuevas. Shell y su programa GameChanger resultan ejemplares en las nuevas tendencias. Un equipo autónomo de doce personas recoge, prueba y en ocasiones respalda las sugerencias de dentro y fuera de la organización para mejorar el sector y el único requisito es que no se haya intentado antes. En este mismo sentido, son muchas las empresas que animan a sus empleados a compartir experiencias y conocimientos en plataformas digitales para que la formación no se limite a cursos y seminarios puntuales sino que sea parte de procesos colaborativos cotidianos. Y, como una de las consecuencias más evidentes de esta apertura y la propensión a compartir, el liderazgo ha cambiado de espacio, «cualquier trabajador capaz de generar seguidores con los contenidos que comparte internamente, es capaz de ser un líder». Para ilustrar el fenómeno basta con pensar en las personas que logran ser socialmente influyentes en redes como Twitter sin que fueran líderes reconocidos previamente, fenómenos similares alientan importantes cambios en las empresas que con prácticas como la holacracia muestran alternativas reales a los organigramas actuales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.