Cómo combatir la depresión post-vacacional

“¡Volver a empezar otra vez!” esa cancioncilla retumba en la mente de muchos una y otra vez. No solo estamos hablando de la vuelta al cole de los más pequeños de la casa, sino que los mayores también vuelven al trabajo después de un merecido mes de vacaciones. En un abrir y cerrar de ojos, las vacaciones han pasado por nosotros sin apenas haber sido conscientes de ello, pero de lo que realmente nos damos cuenta es de la vuelta al trabajo. Los días antes de volver a la oficina solo sabemos pensar: “puff el lunes a la oficina otra vez”. Un sentimiento de tristeza nos invade. Ese sentimiento tiene nombre: depresión post-vacacional. Desde el blog de jobandtalent queremos que la vuelta a la oficina sea lo más agradable posible así que vamos a hacer unas recomendaciones para superar la depresión post-vacacional.

Apatía, desánimo, irritabilidad, insomnio… si observas que experimentas todos estos síntomas significa que tienes depresión post-vacacional.Depresión post-vacacional Pasamos de estar durante un mes sin horarios a volver a la vida con un despertador al lado de la mesilla de noche. La realidad es que uno se acostumbra a lo bueno con facilidad…Con el paso de los días y el ir acostumbrándose a la rutina, estos síntomas van desapareciendo, pero si ponemos de nuestra parte, podremos vencer sobre la depresión post-vacacional.

1. Hacerse a la idea de que las vacaciones tienen un final. La cruda realidad es esta, las vacaciones no son eternas y pensándolo de otro modo, si fuesen eternas no se convertirían en objeto de deseo. Para evitar la depresión post-vacacional desde el primer segundo lo mejor es pensar que durante el año tenemos puentes y fiestas en los que podremos hacer pequeñas escapadas y volver a trabajar también implica volver a seguir con nuestros objetivos profesional que nos provocan una gran satisfacción.

2. Llega el primer día, lo mejor es tomárselo con filosofía. Lamentarse y seguir amargándose no tiene sentido, solo acrecenta la depresión post-vacacional. En lugar de hacer un “remember” de lo bien que te lo pasaste en vacaciones y lo triste que es volver a trabajar, tómate el primer día como un día para estudiar el terreno. De esta forma le quitarás dramatismo al asunto. Además, la vuelta al trabajo también implica el reencuentro con tus compañeros del trabajo que contarán sus aventuras en vacaciones y qué mejor forma que con un “aferwork”.

3. La primera semana empieza poco a poco. Llegar a la oficina y ponerse a trabajar a destajo no es buena idea, lo único que conseguirás es hacer la vuelta al trabajo más pesada de lo que puede ser. Es cuestión de volver al clima laboral poco a poco. Ponerse al día de lo que dejaste Llegar al trabajopendiente antes de irte de vacaciones y saber qué es lo que ha pasado mientras estabas fuera. Poco a poco vas a ir cogiendo el ritmo habitual de trabajo. Si observas que te está costando adaptarte otra vez a la rutina, no te desesperes porque no eres el único al que le pasa.

4. Márcate metas profesionales. Para superar la depresión post-vacacional, recuerda la satisfacción que te supone superarte a ti mismo profesionalmente. Esto supone un aumento de las ganas por trabajar e incluso provoca en ti un clima de optimismo y de superación personal.  Septiembre puede ser una gran fecha para marcarse objetivos profesionales de cara al nuevo año profesional.

5. Aprovecha el tiempo después del trabajo. Está claro que hemos vuelto ya a la oficina, pero eso no significa que no haya tiempo para no tener ocio. Después de trabajar siempre queda tiempo para quedar con amigos o incluso para ir al gimnasio o hacer cualquier cosa que nos guste. Lo mejor para vencer a la depresión post-vacacional es mantener la mente ocupada y no ponerse a pensar lo bien que nos lo hemos pasado en vacaciones.

6. Paciencia. La depresión post-vacacional es algo pasajero. A la semana de haber vuelto el que eras antes de irte de vacaciones y serán el nº1 de la oficina. Solo es cuestión de actitud.

Por tanto, la depresión post-vacacional es algo que fácilmente podemos superar poniendo un poco de actitud y dándole optimismo a la situación. Las siguientes vacaciones están a la vuelta de la esquina. ¡Ánimo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.