Londres, un destino dificil para establecerse pero con buenas oportunidades profesionales

Lorena Álvarez durante el tiempo que estuvo realizando sus estudios en la universidad se dio cuenta de la necesidad de irse al extranjero para aprender inglés, ya que para conseguir un buen nivel lo mejor es estar inmerso en un lugar donde tengas que practicarlo con personas que sean nativas. Después de estar una temporada en Australia trabajando, ahora se encuentra en Londres, donde aparte de trabajar sigue con su formación para poder crecer profesionalmente.

Comenzó sus estudios de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, luego pudo irse durante un tiempo a seguir con el grado en la Universidad de Barcelona y posteriormente paso una temporada con una beca Erasmus en la Universidad de Antwerpen en Bélgica. Una vez acabado sus estudios y habiendo realizado un master de Relaciones Internacionales dio el paso de irse al extranjero, motivada por aprender y perfeccionar el inglés.

imageSu primer destino fue Londres donde hizo un curso de inglés en el Soho. Nos comenta que era bastante caro en comparación con otros cursos, pero la principal razón de haberlo elegido fue porque le garantizaba no tener contacto con ninguna persona que hablase en castellano, ya que para aprenderlo y tener un buen nivel es mejor no tener la opción de recurrir a personas que hablen tu propio idioma.

Cuando finalizo este curso y con las ganas de seguir explorando diferentes partes del mundo, busco un trabajo sencillo en Londres que le permitiera ahorrar lo suficiente como para poderse mudarse a Sidney durante una temporada.

En Australia tuvo la suerte de tener amigos que la pudieron ayudar, aunque siempre había un obstáculo que era difícil de salvar, era la concesión del visado para poder quedarse. Cada noventa días tenían que salir del país, y posteriormente tenía que entrar otra vez en Australia. Para los españoles es algo bastante complicado poder conseguir un visado que te permita estar durante largas temporadas.

Allí tuvo la idea de empezar como profesora de español, era fácil de conseguir y pensó que podía dar buenos frutos.  Para ello se sacó el título de profesora de español para extranjeros y el de correctora de español. Una vez obtenido esto, monto su propia academia. Lorena nos reconoce que fue duro pero muy emocionante al mismo tiempo.

“Aprendí mucho y era la única salida ya que no disponía de visa para trabajar,  si estudiabas no podías trabajar.”

Una vez finalizada esta temporada en Australia volvió a Londres. Comenzó su búsqueda de empleo como profesora de español en colegios o institutos. Tuvo suerte y al mes de haber llegado comenzó a dar clases en un colegio privado. Su sueldo no correspondía con el trabajo que realizaba ya que al no tener el Master de profesorado no podía optar a él.

Después de un año cuando termino su contrato consiguió trabajo como tutora de apoyo para adolescentes autistas en el instituto Saint Mary Magdalene Academy-the Courtyard de Londres. Antes de poder empezar tuvo que hacer un mes de voluntariado, ya que era algo imprescindible.

Ahora continua en el mismo sitio y en el próximo mes de Octubre comenzará el Master de profesorado para poder conseguir un mejor puesto en este mismo centro. Está muy contenta con su trabajo y tiene muchas ganas de seguir creciendo como profesional donde se encuentra.

Desemplea funciones de apoyo en grupos pequeños para que el aprendizaje sea más efectivo. En el centro educativo llevan todo el año formándola con cursos sobre el autismo, es un proyecto nuevo y con perspectivas de futuro con el fin de seguirla formando para que pueda ofrecer lo mejor como profesora para personas autistas.

image (1)Cuando nos habla de Londres, lo primero que nos remarca es la diferencia con cualquier ciudad del mundo, incluso para la misma Inglaterra. Es una ciudad de grandes dimensiones con todo tipo de gente que convive allí. Nos comenta, como dato curioso, que hay personas que llevan casi toda su vida y siguen sin conocer el idioma. Otro aspecto, es el alto coste que supone vivir allí, tanto en lo referente a la vivienda, al transporte, la comida, etc.

“Londres es una cuidad dura para vivir y no está hecha para todo el mundo, aunque también tengo que decir que ofrece oportunidades de todo tipo, cosa que otros lugares no hacen.”

Al trabajar en el campo de la educación, tiene la oportunidad de darse cuenta de las diferencias entre los ingleses y nosotros, los españoles, ya que básicamente depende mucho de la forma en la que nos han educado. Algo que destaca, que es común tanto en Inglaterra como en Australia es el aprendizaje mediante el juego y la expresión. Enseñan a los niños desde muy pequeños a hablar en público sin ningún tipo de miedo y con estilo. Ella piensa que este factor les enseña a valorarse  más a sí mismos, les acrecientan el ego y esto en definitiva les hacen ser más seguros.

Otra cosa que le sorprendió en Londres fue a la hora de elaborar el CV. Allí no hace falta añadir a los datos personales la edad, la nacionalidad o una foto propia que identifique a la persona del curriculum. Lorena nos cuenta que esto hace que tengas exactamente las mismas oportunidades y que estos datos no influyan en la selección a los puestos de trabajo que optas, cosa que en España además de ser algo imprescindible de añadir en el curriculum pueden ser decisivos en los procesos de selección.

Como bien es conocido, Londres es una de las ciudades que ofrecen una gran cantidad de planes de ocio y es especialmente famosa por ello. Lorena practica Yoga y Ballet y tiene la suerte de que la capital británica es considerada como una de las cunas para practicarlo. Una gran ventaja es la posibilidad de poder pagar por cada clase en vez de una tarifa mensual, algo rara de poder encontrar en España.

Algo que a Lorena le encanta hacer en Londres en su tiempo libre es ir a explorar los mercados que hay a lo largo de toda la ciudad. Le encanta poder encontrar comida de diferentes partes del mundo así como la artesanía. Otro de los planes que suele realizar es ir al teatro, a los parques, donde se realizan las típicas barbacoas, o ir a los pubs y clubs donde se reúne con amigos y compañeros. Aun teniendo esta gran oferta sigue echando de menos España, especialmente la comida.

“Aún cocinando recetas españolas no saben igual que en España y también el clima es duro para mí.”

Lorena valora muy positivamente su experiencia en el extranjero, sobre todo el aprendizaje que ha podido adquirir, que únicamente te lo da el salir fuera de nuestro país. También valora mucho el haber tenido suerte en Londres y haber encontrado su lugar allí.

“En mi opinión, te hace más flexible, más fuerte y más sabio” concluye Lorena Álvarez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.