32 cosas que pasan los viernes en la oficina

Tras una semana entera trabajando duro, el viernes en la oficina puede ser el día que más cuesta arriba se hace. Hay perales de todo tipo: hay quien se siente eufórico porque ya es viernes y hay quien está de mal genio por que es viernes y está dentro de la oficina. Desde el blog de jobandtalent hemos estudiado los viernes en la oficina y vamos a mostrar cuáles son las 32 cosas más comunes que ocurren un viernes en la oficina.

1. Feliz porque ya llega el fin de semana. Hay quien entra en la oficina con una sonrisa en la cara porque ya estamos casi en fin de semana.

2. Su alter ego, de mal humor. Al contrario que el de la sonrisa, hay quien entra en la oficina de mal humor porque es viernes, hace muy buen día y tiene que estar un viernes en la oficina.

3. Reflexionar lo que has conseguido esta semana. Hay quien utiliza el viernes en la oficina para pensar cuáles han sido sus éxitos semanales.

4. Establecer metas para la semana siguiente. Hemos visto los éxitos, así que podemos pensar en cuáles pueden llegar a ser nuevos éxitos en la empresa la semana que viene.

5. Cerrar la agenda de la próxima semana. Las citas pendientes que no has tenido tiempo para colocarlas son muy propensas que sean organizadas un viernes en la oficina.

6. Limpiar el escritorio. Tras una semana llena de trabajo, los papeles se amontonan por toda la mesa. El viernes que hay menos trabajo puede ser un buen día para dejarlo todo ordenado.

7. Pensar en los planes de fin de semana. Es una realidad porque el fin de semana está a la vuelta de la esquina y es inevitable pensar qué harás el sábado mientras estás el viernes en la oficina.

8. Hacer un plan para cuando sales de la oficina. Un buen ambiente de trabajo es muy propenso para decir “venga nos tomamos algo al salir el viernes de la oficina”

9. Los tiempos de descanso son mucho mayores que el resto de la semana. La máquina de café está más frecuentada que el resto de la semana porque las cuentas de resultados semanales ya se han cerrado.

10. El casual friday. Sustituimos la corbata por el polo y las zapatillas porque están de moda los viernes informales.

11. El viernes se desayuna fuera. La excusa de “bueno, es viernes” es perfecta para hacer un desayuno fuera de casa y más largo de lo común.

12. El viernes se llega tarde. Hay menos trabajo así que hay quien se permite el lujo de llegar un poco más tarde el viernes a la oficina.

13. La probabilidad de “ponerse enfermo” aumenta un 80%. El viernes da mucha pereza ir a la oficina, así que una buena excusa es llamar al jefe y decir que estás enfermo para ir el viernes a la oficina.

14. La reunión de las doce. Toca revisar la semana entera con una reunión con el jefe que sabemos cuando empieza pero no cuando acaba.

15. Facebook entretiene muchas horas. La mañana se hace muy larga porque ya hemos terminado todo el trabajo de la semana, por tanto, Facebook puede ser un gran pasatiempo.

16. El email de “para el lunes”. Siempre llega un email de “te encargo este informe”, cualquier día de la semana dices “lo tendrás por la tarde” pero un viernes en la oficina no apetece ponerse hacer un informe así que la respuesta es “lo tendrás el lunes”.

17. El chat del trabajo. La oficina está un poco más ociosa y no está bien que el jefe te vea todo el rato hablando, así que mejor optar por el chat.

18. Los chismes en la oficina se comentan el viernes. El fin de semana se acerca y los rumores comienzan el viernes en la oficina sobre qué va a hacer cada uno el fin de semana

19. Hay quien llega con resaca el viernes. Los jueves son los nuevos viernes. Más de uno aprovecha el afterwork del jueves para alargarlo hasta el viernes.

20. Si alguien está enfermo te alejas de él para que no te lo pegue. Llega el fin de semana así que lo último que queremos es que nos contagie la gripe y pasemos el fin de semana en la cama.

21. El viernes el tecleo del ordenador baja considerablemente. Mientras los demás días de la oficina lo que más se escucha es el sonido de las teclas, el viernes ese sonido brilla por su ausencia.

22. El viernes se sale antes de trabajar. Es una realidad porque queremos estar el menor tiempo posible los viernes en la oficina.

23. El móvil no deja de vibrar el viernes en la oficina. Tienes que confirmar que vas a la cena esta noche, por eso el móvil no para de recibir whatsapp más que lo normal los viernes en la oficina.

24. El tiempo pasa muy lento el viernes en la oficina. Miramos el reloj una y otra vez pero los minutos parecen horas y las horas días. En ansia por salir de la oficina se multiplica el viernes.

25. El viernes tu compañero de despacho está más simpático que el resto de la semana. La cercanía del fin de semana hace que es hombre gris que tenías al lado el resto de la semana se convierta en el festival del humor.

26. Cuando apagas el ordenador porque vas a salir de la oficina, la sensación es de lo más placentera.

27. Huir del jefe para que no te mande trabajo adicional. No queremos trabajar el fin de semana. Cuanto menos veamos al jefe el viernes en la oficina, mejor.

28. Dar paseos a la fotocopiadora. Ya no sabes qué más hacer el viernes en la oficina y la mejor opción es dar paseos por la oficina, un destino muy propenso es la fotocopiadora.

29. Mirar por la venta viendo como brilla el sol mientras estás el viernes en la oficina. Con ganas de salir, las horas pasan mientras miras con recelo la ventana queriendo estar fuera.

30. La música que sueles escuchar trabajando es más animada que el resto de la semana.

31. En algún momento de la mañana escribes en alguna red social: ¡POR FIN ES VIERNES!

32. La sensación de salir el viernes de la oficina te provoca más felicidad que cualquier otro día de la semana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.