Emprender desde la debilidad que hay en el mercado de alimentos para celíacos

Celicios3Entramos en una calle que late, dónde la suela de cada persona no lleva marca, sino reflejo de su personalidad.  Barrio del centro de Madrid, pólvora con cada atardecer, fue el sitio escogido por Santi Godfrid para emprender como respuesta a un problema que a él mismo le afectaba.

Saltó el charco que había entre la bata blanca de dónde compraba alimentos para celiacos hasta amanecer liderando una marca con mucho engagment, Celicioso. “Fue un momento de inspiración el que dio pie al nombre de la empresa, ya que mi padre, probando uno de los productos simplemente se limitó a decir que estaba realmente delicioso” contesta Santi Godfrid esperando que seamos nosotros los que digamos de nuevo Celicioso.

El cliente tiene la razón, y nosotros debemos escuchar, interpretar y ejecutar lo que demanda

Un problema que afectaba a su salud fue la idea con la que se empezó a construir su empresa de comida para celíacos, con el objetivo de escalar un modelo de negocio llevado a convertir una enfermedad en un deleite, tal y como nos explica.

Santi Godfrid es Licenciado en Empresariales por la Universidad de Miami, y antes de dar el pistoletazo de salida a su aventura profesional, entró en el mercado profesional como director de operaciones en una empresa de iluminación, pero fue de sus años realizando prácticas donde se gestó su pasión por hacer algo relacionado con el sector de la hostelería. “Hice unas prácticas en una conocida cadena de restaurantes de Londres, lo que me permitió adquirir una experiencia suficiente que luego he aplicado en Celicioso”, contesta Santi. Sentados en una mesa de su local en la calle Hortaleza nº 3, le preguntamos por los primeros pasos de 2012, fecha que arranca y fuente de inagotables problemas que siempre suelen surgir al comienzo.

Celicios4En varios momentos de la entrevista, nunca habla desde la voz desde su persona como punto central de la experiencia, sino que parece cederle el testigo a Celicioso, ya que cómo el mismo dice, la primera duda para Celicioso llegó con la selección de local, aunque sin duda abre su palma para mostrarnos como no se ha equivocado.

En 20 minutos que llevamos, el goteo de gente hace suponer que los proyectos para seguir creciendo son importantes. “Llevamos tiempo trabajando en la idea de la venta online, pero sobre todo, el gran proyecto es la expansión regional y nacional”, explica Santi Godfrid, fundador de Celicioso.

Proyectan los cambios y mejoras de su modelo de negocio apoyados en la respuesta que dan sus clientes y las sugerencias que hacen, como explica el dueño de Celicioso. “Una de las premisas más importantes desde que arrancamos hace ya 2 años largos, es que siempre el cliente tiene la razón, y nosotros debemos escuchar, interpretar y ejecutar lo que demanda”, explica Santi.

A lo largo de la entrevista, el ir y venir de gente que pasa por Celicioso es constante, como la sonrisa de Santi a raíz de que comenzase a rodar su local de comida para celíacos. “Mi vida ha dado un giro de 180 grados desde el momento en el que aposté por crear Celicioso, y sin lugar a dudas no puedo estar más feliz con la experiencia”, contesta.

Como la canción, entrar en el mundo de la hostelería en Madrid es una Lucha de Gigantes, no sólo por la competitividad que hay en esta parcela, sino por la dificultad de estandarizar todo, nos cuenta Santi. “Cuando arranca Celicioso, éramos una empresa formada por un equipo de 2 personas, pero en tan sólo un año y medio hemos necesitado incorporar a más gente hasta ser 13”, analiza el fundador de Celicioso, mientras que especifica que no es sólo dicha incorporación, sino adaptar la compañía a este nuevo equipo de trabajo y sus funciones.

Celicioso2Este paso no fue fácil ya que Santi Godfrid trató de seguir siempre la misma línea al frente de Celicioso, pensando que la mejor manera era adaptarse a las necesidades de cada empleado. “A medida que nuestro equipo en Celicioso iba creciendo, tratamos de entender a cada profesional y compañero de trabajo, pero nos dimos cuenta de que cuando ya tienes un grupo de personas superior a 5 personas no es una acción nada fácil”, detalla.

¿Es más caro un alimento sin gluten?

Parecía que Santi estaba esperando la pregunta, viendo la mueca de su rostro, ya que enseguida contesta que no, a pesar de lo que se pueda pensar. “En el sector alimentario en España, uno de los factores que más influyen en los resultados de un modelo de negocio como Celicioso son los precios, y es ahí donde nosotros tenemos una ventaja para el cliente, ya que los alimentos sin gluen son más caros, pero nosotros hemos sabido crear un producto barato y con precios muy competitivos” nos cuenta sentado en una de las mesas de Celicioso.

Precios competitivos que, siendo los productos sin gluten más caros, ha creado un producto de calidad más barato que la competencia en la zona, que vende productos que sí lo tienen

Mientras apuntábamos nombres de algún rostro conocido que entra en la pastelería, su fundador nos pide que no desvelemos ninguno, y que sea el lector quién se acerque a probar los productos y, si tiene suerte, cruzarse con algún rostro que le aumente el número de likes.

Santi Godfrid a las puertas de Celicioso

Santi Godfrid a las puertas de Celicioso

Nos hemos quedado con ganas de profundizar sobre el asunto de los precios y la calidad del producto, ya que, repasando las anotaciones, Santi Godfrid nos confesó que para él no era agradable comprar comida que dispensaba un señor con bata. “Incido en la idea que contaba antes, ya que los productos sin gluten son más caros que aquellos que sí lo contienen, pero nosotros hemos trabajado duro para crear alimentos que tienen un precio inferior a las dos pastelerías que hay en la calle Hortaleza y venden productos con gluten”, argumenta Santi mientras termina por concluir que eso, el cliente lo aprecia, ya que no se espera que existan productos para celíacos con calidad y buen precio.

Con una importante proyección para continuar escalando su modelo de negocio, y obligándonos por tercera vez a repetir que no deja de entrar gente, Santi Godfrid nos explica que uno de los éxitos es que se ha convertido en una pastelería para celíacos y para los que no padecen esta enfermedad. Centrados ya en desarrollar una aplicación móvil, y fortalecer la venta online, el éxito de Celicioso le ha impedido contar con el tiempo suficiente para hacer realidad estos dos proyectos que serán los siguientes pasos en la compañía. “De manera inmediata, estamos trabajando en la apertura de dos pastelerías más en Madrid, y la expansión de nuestro producto, tanto dulce como salado”, responde mientras levanta la mano y nos despide.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.