Cómo sobrevivir a la resaca en la oficina

Los lunes por la mañana, tras un largo fin de semana, o los viernes, ya que los jueves se han convertido en un día propicio también para salir; los miércoles, que si hay ofertas a mitad de semana… Y ya no digamos nada de los días de fiesta que se avecinan. Cualquier día es bueno para ir a tomar unas copas y a echar unas risas con los amigos después de un duro día de trabajo. Claro que, también es muy probable que se nos vaya de las manos.

Lo malo es al día siguiente, cuando toca volver a la oficina y se tiene una resaca de las que hacen historia. Pero que no cunda el pánico, que en el blog de Jobandtalent queremos analizar algunos trucos para sobrellevar de la mejor forma posible la resaca en la oficina, (y que nadie llegue a notarla)

  • Dúcharse con agua fría

 Cuanto más despejado y más fresco estés, mejor. Como probablemente no hayas dormido mucho, tu estado mental no será el más apropiado y necesitarás del poder benefactor del agua para librarte de parte de ese dolor de cabeza.

  • Hidrátate

El alcohol deshidrata mucho el cuerpo, por lo que vas a necesitar muchos líquidos: llévate una botella de agua y no te separes de ella. Si te notas la cabeza espesa, recurre también al café, que si bien no es muy bueno para la hidratación, sí que conseguirá ayudarte a sobrellevar el sueño que te invade cada cinco minutos.

Otra bebida muy recomendable es el zumo de naranja, ya que los zumos y las frutas atenúan el dolor propio de la resaca, según un estudio del British Medical Journal. La vitamina C y la fructosa ayudan al hígado a descomponer el alcohol, y también aumentan la limpieza del alcohol en sangre en un 100%. Es mejor tomarlo fresco, por lo que si te sientes con ganas, exprímelo tú mismo.

  • No te olvides del mal aliento

Otra de las acciones deshidratantes del alcohol es la de dejar mal aliento. Antes de salir de casa, cepíllate bien los dientes. Para sobrellevar la mañana lo mejor es llevarse también una bolsita de caramelos (mejor si son de menta o de café), ya que es probable que el mal aliento persista más allá del lavado de dientes, y ante todo hay que mantener las formas.

  • Come algo a media mañana (si el cuerpo te lo admite)

La falta de energía derivada de las pocas horas de sueño que has tenido puede suplirse con comida, aunque ya sabemos que el estómago está un poco delicado esta mañana.

En general, puedes comer cualquier cosa que te pida el cuerpo, pero los expertos recomiendan desayunar o almorzar huevos. Estos tienen una gran cantidad de cisteína, un aminoácido que disuelve el alcohol y actúa como una depuradora.

Otro alimento recomendado es el plátano, ya que sus altas dosis de B6 y de potasio reducen los síntomas de la resaca, y también colabora con la rehidratación del cuerpo.

  • Analgésicos para sobrellevar los pinchazos en la cabeza

Si la cabeza te duele como si te hubieran dado un martillazo y tu humor es el equivalente al de un perro rabioso, tómate un analgésico y relájate. Así conseguirás ralentizar y apaciguar un poco el dolor de cabeza, e incluso podrás excusarte diciendo que sufres de migrañas y que las llevas muy mal.

En cuanto a lo del mal humor… si no te sientes capaz de aguantar a tus compañeros, evítales lo mejor que puedas alegando que tienes mucho trabajo que hacer o una video-llamada y debes permanecer en tu despacho toda la mañana.

  • Ve caminando al trabajo o sal a dar un paseo

Otra forma de despejarte y apaciguar tu irritabilidad es haciendo ejercicio. Por supuesto, hacer abdominales o flexiones no es una opción con el martilleo que tienes en la cabeza, pero salir a caminar puede entrañar una serie de ventajas muy beneficiosas para aplacar la resaca. Si es posible, ve caminando al trabajo, así cuando llegues estarás un poco más relajado y despejado.

Si esto no es posible, sal a caminar un poco a media mañana. Lo justo para estirar las piernas, que te dé un poco el sol y respirar aire puro. Le sentará muy, muy bien a tu ánimo hecho polvo.

  • Si sientes que te vas a quedar dormido… Mejor escóndete

Dormir está muy mal visto en la oficina, pero si sientes que no puedes más, escóndete. En el baño, en alguna salita, o detrás de la pantalla del ordenador. La clave reside en dormir sólo diez minutos, y después despertar como si nada hubiera pasado, sólo que sintiéndote más descansado. Ponte una alarma para no perder la noción del tiempo, ya que si alguien te pilla, podrías acabar teniendo muchos problemas. Si te preguntan, nosotros no hemos dicho nada sobre dormir en la oficina.

  • Trabaja lo que puedas y mejor vete a casa en cuanto sea posible

Ya que tanto tu estado físico como tu estado mental no son los más recomendables, mejor dedícate a realizar las tareas más sencillas para evitar grandes fallos o fallos irreparables. Si alguien te encarga una tarea seria, pide ayuda, o di que la acabarás mañana si no te sientes capaz de realizarla. Es mejor prevenir que curar.

Y ya, a las cinco de la tarde, cuando sientes que te caes a pedazos, pídele permiso a tu jefe para irte a casa. Quizás no te lo dé, pero viendo tu cara demacrada, quizás haya suerte y te deje marcharte. Por fin vas a poder dormir.

El kit anti-resaca del Reino Unido

Estos son solo una serie de consejos para poder sobrellevar de la mejor manera la resaca, pero si nos comparamos con los británicos, estamos a años luz de sus técnicas anti-resaca (claro que, según un estudio publicado en 2010 por la agencia Drinkaware, 520.000 empleados ingleses van a trabajar con resaca).

La pasada Navidad, la marca británica de fideos Kabuto Noodles lanzó una peculiar campaña promocional, en la que vendía un pack para aquellas personas con resaca que tenían que ir a la oficina. Esto incluía un taxi de casa al trabajo, una sopa caliente de fideos, zumo de naranja natural, paracetamol y hasta unas gafas de sol. Todo estaba cuidadosamente preparado: la música tenía que ser relajante, y el conductor tenía prohibido entablar conversación con el pasajero resacoso.

En un primer momento la campaña se pensó solo para Londres, pero debido al gran número de reservas realizadas, se extendió a otras ciudades inglesas.

Esta campaña surgió debido a los numerosos comentarios de los clientes en la página web de la marca, en los que decían que su sopa de fideos era muy buena para curar la resaca. Debido al enorme éxito que tuvo la campaña, se extendió mucho más de allá de la Navidad. La tarifa sólo incluye el coste del viaje en taxi, ya que el kit anti-resaca es un regalo. Eso sí que es una ayuda en toda regla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.