Presencia e importancia del trabajo nocturno en nuestra sociedad

El número de trabajadores que tienen un trabajo nocturno es considerable en los países industrializados y tiende a aumentar en los últimos treinta años. El trabajo nocturno se presenta como algo necesario en una sociedad compleja y desarrollada como la nuestra, ya que está presente en sectores tan importantes como la sanidad o las emergencias, además de contar otros profesionales, como periodistas o profesionales de la banca, que tienen que sufrir estos turnos.

En Jobandtalent te contamos qué se considera trabajo nocturno y algunos ejemplos destacados de esta modalidad laboral.

Características generales del trabajo nocturno

De acuerdo con el artículo 36 del Estatuto de Trabajadores, se considera trabajo nocturno el realizado entre las 10 de la noche y las seis de la mañana. El trabajo nocturno cuenta con una serie de particularidades, además del horario, referentes a la jornada laboral, que no podrá exceder de ocho horas diarias de promedio, en un periodo de referencia de quince días; además, los trabajadores nocturnos no podrán realizar horas extraordinarias.

El trabajo nocturno no puede ser realizado tampoco por menores de 18 años ni por mujeres embarazadas, o que hayan dado a luz recientemente o se encuentren en el periodo de lactancia, cuando haya riesgo de perjudicar su salud o la de su hijo.

El trabajo nocturno cuenta también con una retribución específica que supone un ligero aumento respecto al salario habitual, que recibe el nombre de nocturnidad.

Trabajos nocturnos más habituales

-Entre los trabajos nocturnos más habituales se sitúan los relacionados con el sector sanitario, tales como el de médico o enfermera, que debido a sus características, sus puestos no pueden quedar nunca vacantes. También se incluyen en este apartado los farmacéuticos, ya que hay muchas farmacias de guardia que permanecen abiertas las 24 horas del día.

-Lo mismo sucede con los bomberos, que siempre deben estar alerta por si se produce alguna emergencia; o los policías, que por las noches patrullan las calles y velan por la seguridad ciudadana, así como las comisarías que también permanecen abiertas 24 horas para gestionar todas las denuncias y posibles conflictos que puedan tener lugar durante la noche.

También hay otros trabajos, que no pertenecen al sector sanitario o de emergencias, que requieren que sus profesionales permanezcan en sus puestos incluso durante la noche:

-Aquí encontramos a los basureros que cada noche pasan por las calles recogiendo los contenedores de residuos, dejándolas así limpias y listas para empezar un nuevo día.

-También es el caso de los periodistas: tanto en prensa como en radio y televisión, los profesionales de la información también pueden considerarse un trabajo nocturno. En el caso de la prensa escrita, hay periodistas que se quedan trabajando hasta altas horas de la madrugada para cerrar una edición, o por si llega a la redacción alguna noticia de última hora que debe aparecer en portada, o incluso si el propio periodista debe ir a cubrir alguna noticia.

Tanto la televisión como la radio no interrumpen su emisión durante la noche, por lo que necesitan a sus profesionales listos en los estudios de grabación y platós. Tanto la radio como la televisión hacen compañía a los insomnes o a otros trabajadores nocturnos, que se encuentran en su misma situación.

-Los jueces de guardia, cuyo turno dura 24 horas y se encargan de los atestados, comunicaciones, avisos y demandas que tengan lugar durante la noche y que deben atender sin demora.

-En el transporte público nos encontramos con los taxistas y los autobuseros que también cubren el trabajo nocturno, recogiendo y trasladando a los viajeros que lo necesitan durante la noche y a horas poco acostumbradas. En este apartado también podemos incluir los aeropuertos y estaciones de tren, que tampoco cierran durante la noche, y que incluso están adaptados para las travesías nocturnas, como es el caso de los coches-cama.

-Quizás uno de los ejemplos menos conocidos sea el de los profesionales de banca: muchos de ellos cubren el trabajo nocturno, ya que si se desea hacer un seguimiento del funcionamiento de las Bolsas internacionales, los horarios no suelen coincidir en las distintas áreas geográficas, lo que obliga a estos profesionales a permanecer en las oficinas durante la noche.

Formas de paliar las consecuencias derivadas del trabajo nocturno

Sin embargo, el trabajo nocturno no es del todo apropiado para los trabajadores, sea cual sea su puesto o carácter. Debido a la condición humana, a nuestros usos y a nuestras costumbres, la actividad laboral debería desarrollarse durante el día, para establecer una coincidencia entre la actividad laboral y la actividad fisiológica.

Existen numerosos informes técnicos y científicos en los que se reflejan los efectos negativos que el trabajo nocturno produce sobre la salud de los trabajadores, hasta el punto de que puede alterar sus ritmos biológicos naturales programados para la actividad diurna y el descanso nocturno.

A pesar de todo esto, el trabajo nocturno es necesario en las sociedades actuales, y para paliar las consecuencias derivadas de los periodos de sueño alterado se toman diversas medidas, como ajustar y repartir los turnos entre compañeros, estableciendo turnos rotativos cada dos o tres días; realizar breves descansos durante las horas de trabajo nocturno, y ante todo, no alargar los turnos más allá de cinco o siete días.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.