¿En qué consiste un convenio colectivo?

A principios del mes de febrero de este año comenzaba la huelga indefinida de los trabajadores de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada (la segunda planta más grande del país). Todo comenzó ante el anuncio de cerrar las plantas embotelladoras de Asturias, Palma de Mallorca, Alicante y Madrid, además de realizar un ERE que afectará a 1.250 trabajadores, con más de 700 despidos y cerca de 500 recolocaciones.

Para mediar ante este conflicto, los representantes de la empresa Coca-Cola Iberian Partners (que surge de la integración de las siete empresas españolas embotelladoras Casbega, Colebega, Cobega, Rendelsur, Begano, Norbega y Asturbega, repartidas por todo el territorio nacional) decidieron reunirse con los sindicatos para constituir una mesa de negociación para encontrarle una solución a esta situación y acordar un convenio colectivo.

Como cada vez es más frecuente escuchar en las noticias que se están llevando a cabo Expedientes de Regulación de Empleo y que para solucionar los conflictos entre empresarios y trabajadores se adoptan convenios colectivos, Jobandtalent te explica en qué consisten estos convenios colectivos, quiénes lo llevan a cabo, qué medidas se suelen adoptar y qué suponen para las empresas.

¿En qué consiste un convenio colectivo?

Un convenio colectivo es un acuerdo entre representantes de las empresas y representantes de los trabajadores o sindicatos, como resultado de una negociación colectiva en materia laboral. Mediante un convenio colectivo, los empresarios y trabajadores regulan las condiciones de trabajo y productividad y se pactan también una serie de obligaciones recíprocas que acuerdan la paz laboral.

Se suele recurrir a un convenio colectivo cuando se adoptan medidas en el interior de una empresa que no cuentan con el respaldo de sus trabajadores, produciéndose situaciones de tensión y huelgas, que requieren de negociaciones y acuerdos, entre los empresarios y los trabajadores, para continuar con la actividad empresarial.

Para poder adoptar y fijar un convenio colectivo, tanto la empresa como los trabajadores deben encontrarse bajo la jurisdicción del Estatuto de los Trabajadores. Por esto, quedan fuera del ámbito del convenio colectivo: los funcionarios públicos; los transportistas; los Consejeros o miembros del Consejo de Administración de empresas; los trabajos familiares o a título de amistad o buena vecindad; así como los trabajadores autónomos.

Cómo estructurar un convenio colectivo

Un convenio colectivo tiene la estructura de árbol y posee cláusulas de obligado cumplimiento para todas las empresas y trabajadores afectados dentro de las áreas de influencia. De esta forma se establece una jerarquía de cumplimiento de convenios colectivos, de acuerdo a su rango de aplicación, ya que el nivel más alto dentro de la negociación colectiva es el convenio colectivo de carácter estatal, después el autonómico, y por último, el provincial.

¿Quiénes negocian un convenio colectivo?

Los sujetos que intervienen en la negociación de un convenio colectivo son, normalmente, el comité de empresa y los delegados sindicales o representantes de los trabajadores. Cuando el convenio colectivo sea de aplicación a toda la empresa, los representantes sindicales que participen en la negociación, deben haber sido elegidos por la votación mayoritaria de los trabajadores de la empresa.

Contenido y duración de un convenio colectivo

Los convenios tienen que contener acuerdos que respeten la legislación laboral vigente, ya que si la incumplen serán declarados como nulos.

Así pues, las materias que pueden regularse mediante un convenio colectivo pueden ser de contenido económico, laboral, sindical o cualquier otra que afecte a las condiciones de empleo y al ámbito de las relaciones de los trabajadores y sus organizaciones representativas.

También se puede incluir en un convenio colectivo, los procedimientos para resolver las discrepancias que hayan podido surgir en los periodos de consulta previstos en situaciones de movilidad geográfica, modificaciones sustanciales en los acuerdos de trabajo, suspensiones de contratos por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor y causas de despido colectivo.

La duración de un convenio colectivo es la pactada entre las partes. Lo normal es que duren unos tres años, aunque suelen acordarse bloques de revisión, sobre todo en materia salarial anual. Si no se pacta nada sobre la duración, el convenio colectivo continuará vigente hasta que una de las partes que lo firmaron (o bien el comité empresarial o el representante de los trabajadores) denuncie su cese.

Cuando un convenio colectivo se acaba, las cláusulas obligacionales que se pactaron dejan de ser de obligado cumplimiento. Además, también se entiende derogado si se adopta uno nuevo.

Obligaciones formales y consideraciones finales de un convenio colectivo

Para que un convenio colectivo sea válido, debe estar firmado por todos los integrantes de la mesa negociadora y estar inscrito en los Servicios de mediación y arbitraje laboral, así como ser publicado de manera oficial en el Boletín Oficial que le corresponda por su ámbito geográfico de aplicación (estatal, autonómico o provincial).

Sin embargo, antes de su publicación, el convenio colectivo está sujeto a la revisión formal por parte del Ministerio de Trabajo, como organismo supervisor de las cláusulas pactadas entre las partes y como regulador de las relaciones laborales.

En conclusión, un convenio colectivo es un texto que contiene unos preceptos obligacionales, que han sido fijados de mutuo acuerdo por los empresarios y por los trabajadores, que pueden ser cambiados en cualquier momento, y que buscan mejorar las relaciones entre ambos, así como mantener y mejorar la actividad empresarial.

Algunos ejemplos de convenios colectivos en nuestro país

Al inicio del post mencionábamos la actualidad de la empresa Coca-Cola Iberia Partners, que estos días se encuentra sumida en plenas negociaciones para poner fin a la huelga y a las manifestaciones que no dejan de sucederse, ya que aún no han logrado alcanzar un convenio colectivo por discrepancias entre la dirección de la empresa y los trabajadores.

El pasado 19 de febrero tuvo lugar la última reunión entre la patronal y los sindicatos, aunque no acudió UGT, debido al clima de tensión y de amenazas que estaba sufriendo dicho sindicato. A pesar de que Coca-Cola Iberia Partners introdujo una serie de cambios en el ERE, como la disminución en el número inicial de afectados, que pasa de 1253, a 1190 trabajadores (63 menos), así como rebajar la edad de la prejubilación a partir de los 56 años e incluir mejoras en las condiciones de traslado.  Sin embargo, los sindicatos rechazaron de pleno estas medidas, al saber que se mantiene el cierre de las cuatro plantas previstas (Fuenlabrada, Asturias, Palma de Mallorca y Alicante) y que no se retira la posibilidad de despidos forzosas. No obstante, tienen de fecha tope el 21 de febrero para llegar a un acuerdo, y si no, el ERE será llevado a cabo.

Hace unos días también saltaba a la prensa una noticia muy positiva: los convenios colectivos que se registraron en el pasado mes de enero establecieron una subida salarial del 0,6%, y eso a pesar de que casi 13.000 trabajadores sufrieron la inaplicación de su convenio salarial. Estas cifras se calcularon con los 246 convenios que se registraron hasta finales de enero, y que comenzaron sus efectos económicos en dicho mes, de acuerdo con los datos emitidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. En conjunto, los 246 convenios registrados con efectos económicos en enero afectan a 81.664 empresas y a un total de 966.228 trabajadores.

Un ejemplo de convenio colectivo que, sin duda, destaca en lo que llevamos de año es el llevado a cabo por la empresa valenciana Mercadona, que además ha sido presentado en Bruselas como una de las “mejores prácticas” en la gestión de recursos humanos y la creación de empleo en el sector del comercio.

En la última reunión del Comité de Diálogo Social Sectorial para el comercio, que tuvo lugar el pasado 11 de febrero, y que contó con la asistencia de  los miembros de los sindicatos de trabajadores, el representante de la cadena de los supermercados, David Chica, explicó los principales elementos del modelo de gestión de la empresa, a los que señala de “calidad total”, y subrayó que Mercadona tiene en cuenta los intereses de los clientes, de los trabajadores y de los proveedores. El convenio colectivo, que data de 2013, se prolongará durante cinco años, y prevé un incremento de los salarios y del empleo, a pesar del complicado clima económico español.

Otro ejemplo lo encontramos en el convenio colectivo que ha acordado el Corte Inglés con los sindicatos (menos CCOO), por el que se fija un nuevo sistema de incentivos que afecta a sus 60.000 empleados, y que no se cambiaba desde los años sesenta. Este nuevo sistema garantiza el cobro mínimo de la comisión actual igual a la venta, y que se aplicará sobre las divisiones que funcionan a base de comisiones. La dirección de la empresa ha señalado que se trata de un sistema más flexible, solidario y moderno, que además permite lograr un mayor incentivo por una mayor venta, y así se estimulará más al personal y aunará los intereses individuales y colectivos.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.