Una oportunidad en cada curva para conocer el bobsleigh en España

No la verías de noche, sin embargo, aparece cada cierto tiempo el sábado a las 16:00 de la tarde, instante en el que nos hacemos horizontales dentro del fin de semana con la “película de sillón”. La que nos trae a la entrevista de hoy en jobandtalent, se estrenó en el año 1993, para situarlo en el tiempo, periodo en el que apareció el primer videojuego de Sonic. Cool Running cuenta la historia de 4 jamaicanos que fijaron como objetivo participar en la competición de bobsleigh de los Juegos de Invierno en Canadá, y tras un breve espacio para caer en la película de la que hablamos, concluir que fueron allí para ganar.

Bobsleigh1

Campeonato del Mundo Junior en Winterberg

Javier Pintado Piquero, actual entrenador del equipo español de bobsleigh, recuperó este deporte en el año 2011, cuando quiso representar a España junto con Pedro Díaz en la Copa de Europa de aquel año. ¿Cómo decide recuperarlo después de 40 años desaparecido? Para Javier Pintado, el primer paso para sentir atracción por un deporte de estas características es la afición por la velocidad, a pesar de que los titulares se los llevan los deportes de motor, y no de inercia.

 La peculiaridad del bobsleigh en España hace que todo resulte diferente

Este atleta de bobsleigh asturiano considera su deporte eminentemente duro, y no sólo en el aspecto físico, como se podría pensar en un primer instante. “El bobsleigh requiere una aptitud física que te permita resistir presiones de más de 4G sin estar sujeto a nada dentro del mismo, poseer velocidad, ya que una de las partes más importantes dentro de una carrera de bobsleigh es el tiempo de salida”, enumera Javier. Durante la entrevista se muestra más relajado, bajo una mirada que intenta levantar la voz para defender la importancia de la parte mental en un deporte que por ahora no recibe apoyos por parte de la Federación, ni de ningún organismo. “La mayoría de la gente que abandona lo ha hecho por su imposibilidad para soportar la presión”, concluye Javier mientras mueve la cabeza emulando el giro que hace un péndulo.

Su afición no se quedó en la alta competición, sino que Javier Pintado no quería volver a guardar las cuchillas del bob otros 40 años más en España, por lo que formó un equipo tanto masculino como femenino. Tal y como nos explica, la vida del deportista es limitada, y todos deben contar con un plan B cuando se cierra la puerta de la alta competición, pero la peculiaridad de este deporte hace que todo resulte diferente. “El bobsleigh en España somos nosotros, un reducido grupo de personas que vive de su trabajo diario, y que en vacaciones disfruta, entre comillas, de la posibilidad de competir, con lo que eso supone”, lamenta Javier mientras enumera la lista de favores que debes pedir, tanto dentro del ámbito laboral, como familiar.

¿Qué periodo se necesita para tener una buena preparación?

Javier alza la mano para pedir perdón, suena el móvil, se excusa, contesta, pero vuelve a sonar. Él lo llama rutina, la vida diaria, lo que no se ve detrás de la pista de bobsleigh. Llamadas profesionales que anticipan la respuesta, y nos hace tener una idea de la dificultad añadida de encontrar tiempo para preparar una competición. “El compaginar el trabajo con el bob (nombre que recibe el trineo) es una de las partes más complicadas mentalmente, ya que este deporte te exige estar aproximadamente cuatro meses fuera para poder preparar adecuadamente una competición que te permita llegar a las Olimpiadas de Sochi, por ejemplo” nos argumenta.

salida Igls bob

Copa de Europa en Igls

Ejemplos apoyados en experiencias vitales, y desde fuera de un trineo, que le reconforta a velocidades superiores a los 120 km hora. “En el bobsleigh, como en muchos de los escenarios vitales a los que las personas se enfrentan, siempre hay que estar alerta, y tener la capacidad suficiente de valorar una decisión en pocos segundos”, resume Javier mientras nos explica que subirse en un bob debe contar con la premisa principal de disfrutar el momento, sea malo o bueno, ya que es la única manera de tener la cabeza fría para decantarse siempre por la mejor opción en carrera. “El descenso en bob ofrece una oportunidad en cada curva, y a una gran velocidad, algo similar a lo que le ocurre a mucha gente en la vida”, concluye mientras esboza media sonrisa.

En busca del reconocimiento que merecen los deportes de Inercia en España

Algunas respuestas que Javier nos da, no necesitarían más texto, pues su mirada hacia el techo buscando remedio, nos hace intuir las dificultades por las que pasa el entrenador del equipo de bobsleigh de España. En el caso de los entrenamientos, la primera frase es demoledora, ya que no tienen dónde entrenar. “Todo son buenas palabras, y cuando parece que vamos a conseguir algo positivo para nuestros deportistas, termina por faltar un papel, una llamada”, relata Javier.

entrenamiento bobsleighTal y cómo nos explica este atleta de bobsleigh que representó a España en el año 2011 en la Copa de Europa, los deportistas que entrena cuentan con un plan específico que les permite seguir la evolución de todos, pero demandan más ayudas por parte de la Federación. “Nuestra gran lucha es para que sean ellos los que tiren del carro con este deporte, gracias al respaldo que pueden ofrecer a clubes, y que no sea al revés”, argumenta.

Deportistas que llegan a Javier, como los ejemplos de Héctor Abelleira y Manuel Ángel Moreno, o Noemí Pérez y Bárbara Iglesias como parte del equipo femenino, conocen la realidad del bobsleigh desde que Javier Pintado se presenta. “Nunca mentimos a nuestros deportistas, sino que trabajamos desde el primer minuto para solucionar todas las deficiencias que pueda tener el bobsleigh en España”, resume mientras que nos aclara cómo un gran deportista debe saber mentalizarse, ya se para tratar de alzarse con la Copa del Mundo como para terminar una maratón, aunque sea en último lugar.

Como en varios momentos, la melodía de su teléfono vuelve a marcar los tiempos, pero en esta ocasión, es para poner punto y final a la entrevista. Le preguntamos por los Juegos de Invierno en Sochi, y prefiere volver a apuntar al trabajo como objetivo para luchar por los de 2018 en Pyeongchang, y no duda en volver a repetir la idea para 2022. “Trabajo, nunca la falta de recursos es una excusa en el deporte si se tiene ilusión por lograr los objetivos”, concluye mientras nos advierte de que hay hueco en el bob para el patrocinio de jobandtalent.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.