Boxeo de cuello blanco y otros deportes de las élites laborales

Películas como El lobo de Wall Street a menudo hacen que nos cuestionemos los gustos e intereses de los trabajadores de algunos puestos relevantes como abogados, financieros o empresarios. Y no es para menos. Desde hace unos años el denominado “Boxeo de cuello blanco” causa furor entre estas élites laborales, tal y cómo recogía recientemente un artículo del periódico ABC. Jobandtalent te cuenta este y otros deportes que profesionales de las altas esferas laborales han personalizado para su exclusivo uso y disfrute.

Boxeo de cuello blanco para desprenderse de las frustraciones

Desde que Alan Lacey fundó el Real Fight Club en Londres, este deporte se ha extendido como una epidemia entre las altas esferas de la City. En este club y en muchos otros, ya que el original creado por Lacey está cerrado temporalmente, los abogados, brokers y demás compañeros del gremio se reúnen para boxear y liberar tensiones. El último gran fan de esta modalidad de “boxeo para caballeros” es el abogado español Fernando Anaya, contratado por la empresa Managment Solutions y residente en Londres, que declara que este deporte le ha cambiado la vida.

Harry_Langton

El boxeo de cuello blanco sigue sumando seguidores, que se mantienen fieles a la práctica.

¿Por qué tiene tanto éxito? La descarga de adrenalina al subir al ring, enfrentarte físicamente a un adversario como otra forma de competición, la técnica que requiere el combate, las tensiones y las frustraciones que se liberan al ejercer la fuerza bruta… Todo ello es una combinación perfecta buscada por las grandes élites laborales buscan para desconectar después de un duro día de trabajo. Tal como explica Lacey, “cuando llegó la recesión, el entrenamiento de boxeo demostró ser una gran forma de combatir el estrés; veías a la gente entrenar más duro, sacando toda su frustración”.

Y razón no le falta, ya que en un combate organizado en su club o en otro pueden llegar a reunirse entre 200 y 300 personas. Lo que las élites laborales buscan en el boxeo de cuello blanco es encontrar un balance, una disciplina y una concentración que resultan esenciales para cualquier trabajador en el mundo de negocios. Necesitan sentirse poderosos tanto en su entorno de trabajo como fuera de él, por eso acuden y participan en estos combates de boxeo: necesitan la adrenalina, la pelea, caerse y levantarse de nuevo, desprenderse de todos los temores y las frustraciones. Es una gran vía de escape.

Los combates suelen ser cortos, de tres rounds de dos minutos con un minuto de descanso entre cada uno. Aún no se ha creado un manual universal para la competición, pero sí existen códigos y normas de seguridad muy estrictas, como la obligatoriedad de protegerse la cabeza o la prohibición de golpear ciertos lugares específicos.

Boodles_Boxing_Ball_20131

Además del combate, las reuniones que se realizan en torno al boxeo de cuello blanco incluyen a menudo cenas de gala con fines benéficos, celebradas en hoteles de cinco estrellas y otros lugares de lujo. Estas también constituyen uno de los grandes mecanismos de networking, ya que se consiguen llevar a cabo muchos negocios gracias al empuje del boxeo. Este es el ejemplo del Boodles Boxing Ball, que celebra un baile de sociedad en Londres dos veces al año, con el que llegó a recaudar el año pasado 200.000 libras, y al que acudieron personajes tan destacados como el Príncipe Harry o Pippa Middleton.

Se debe señalar que los trabajadores de las élites laborales no saltan al ring así como así, si no que previamente reciben una formación y un entrenamiento muy específico. Uno de los destinos favoritos de las élites laborales para ir a prepararse es el legendario gimnasio Gleason’s en Nueva York, cuna del boxeo para ejecutivos desde los 90. Además, en este templo del boxeo, su dueño, Bruce Silverglade, entrenó a Robert de Niro para transformarse en el Jake LaMotta de «Toro Salvaje» y a Hilary Swank para su papel en «Million Dollar Baby». Otras grandes leyendas como Mike Tyson o Muhammad Ali han pisado su ring.

En el año 2000 el 65% de su clientela eran trabajadores de cuello blanco, desde consultores a brokers, y cada vez en puestos más altos. El entrenamiento suele durar ocho semanas y cuesta unos 2000 dólares. El entrenamiento se centra sobre todo en los combates y en practicar mucho los ataques, así como devolver la forma física sin robarles mucho tiempo a los atareadísimos “lobos” de cuello blanco.

Del boxeo de cuello blanco se derivan otras modalidades como la que se ofrece en el Chess Boxing Club de Islington, que añade una partida de ajedrez de cuatro minutos a los rounds de boxeo; o una versión más agresiva y salvaje llamado MMA (artes marciales mixtas), que combina la lucha libre, el boxeo y las artes marciales dentro de una jaula metálica.

La fiebre por hacer birdie

Pero no todos los deportes practicados por estas altas élites implican grandes niveles de violencia. Uno de los deportes favoritos y practicados en abundancia por estos profesionales es el golf, que cuenta con unas tasas de crecimiento anual en nuestro país del 15%, y con más de cien campos de golf en proyecto o ejecución.

Y encima, practicar golf resulta increíblemente rentable para las empresas, tal como demuestra un estudio realizado por la Universidad Camilo José Cela bajo el nombre “El golf cotiza en Bolsa” (2007) y patrocinado por la empresa Xoleussyo. Este estudio defendía que la cotización en bolsa es más elevada en las compañías que cuentan con ejecutivos que practican el golf, y que, además, aquellas empresas cuyos altos ejecutivos juegan al golf presentan mejores indicadores bursátiles en el Mercado Continuo, que encima se ve aumentado en aquellos casos en los que los directivos tienen un alto nivel de juego.

Visualizar, disciplina y fuerza de voluntad

¿Por qué se produce esto? Los valores que atesora el golf pueden convertirse en un entrenamiento para las habilidades directivas: visualizar la jugada, tener fuerza de voluntad y disciplina, así como firmeza mental y un control de las emociones; lo que también implica un constante autoaprendizaje, confianza en uno mismo y pensamientos positivos.164852119

El estudio analizó 131 empresas que cotizan en Bolsa, usando una base de datos con los 467 principales directivos, consejeros delegados y presidentes o directores generales u financieros. Del 15% de los directivos analizados, 70 de ellos son jugadores de golf, lo que representa a 62 empresas. En las 79 compañías restantes, todos los ejecutivos importantes están federados en el deporte del golf.

¿Qué supone todo esto? Que de los beneficios de los valores de aquellos directivos que juegan al golf aumentó un 42,5% entre el 31 de diciembre de 2005 y el 30 de septiembre de 2007. Esta cifra ofrece un contraste muy expresivo respecto del 28,9% que supuso el aumento de los beneficios de las empresas que no cuentan con jugadores en su plantilla.

El estudio también se ocupó de señalar que cuanto mayor es la empresa en cuestión, más posibilidades tienen de poseer golfistas entre sus trabajadores, y que cuanto mejor es el hándicap del directivo, más suben los beneficios de la compañía. Concretamente la rentabilidad por dividendo en 2007 de los directivos con handicap entre 21 y 36 crece un 6,4%, casi tres puntos porcentuales que las de los maestros de los palos (9,2%) cuyo nivel se sitúa entre uno y 20.

Además de las mejoras que pueden reportar a los directivos, jugar al golf se presenta también como una de las mejores formas de captar a nuevos clientes y trabajadores. Tal y como expone el magnate inmobiliario Donald Trump en su libro How to get rich (2006), que un día mientras jugaba al golf, se le acercaron cuatro personas que deseaban formar parte de su club, por lo que cada uno debía pagar 250.000 dólares. Así pues, aquella tarde el señor Trump volvió a casa con un millón de dólares más, y sólo por haber ido a jugar al golf.

158459395

Anécdotas aparte, lo que es reseñable es que cada vez más empresarios eligen un campo de golf como un escenario más relajado y distendido para llevar a cabo sus reuniones y concretar negocios, por lo que en los últimos años han aumentado las empresas dedicadas a organizar eventos de empresas en campos de golf. Y eso sin contar con todas los beneficios que este deporte proporciona a la salud. Nunca es tarde para mejorar tu hándicap.

Empresarios y cazadores

Otro de los deportes que más se practican entre las élites laborales es la caza. De hecho, son los empresarios, banqueros y aristócratas los que controlan la alta sociedad cinegética.

Entre los personajes más destacados encontramos el del banquero Emilio Botín, los empresarios Alberto Alcocer, Alberto Cortina o Juan Abelló, que resultan también ser los propietarios de las mayores fincas de caza situadas en España, repartidas entre Extremadura, Castilla La Mancha y Sierra Morena.

200264052-004

Aunque hay muchas formas de caza, las que más se practican entre los altos empresarios son dos: el rececho y la montería. La primera consiste en perseguir cautelosamente a la presa hasta dar con ella para darle caza; la segunda, es una modalidad de caza única en nuestro país, y se practica por todo el territorio nacional, y en los últimos meses se ha puesto muy de moda gracias a políticos y jueces, como Baltasar Garzón o Álvarez Cascos.

A estas cacerías se puede asistir por invitación hecha por el propietario de la finca dónde se organiza la cacería, que se convierte en todo un acto social, muy proclive también a originar negociaciones y gestiones empresariales, donde muchas veces el hecho de cazar pasa a un segundo plano.

Un dato curioso es que los españoles lideran con respecto a Europa, las primeras posiciones en el ranking del Consejo Internacional de la Caza (CIC) y del Safari Club Internacional (SCI).

Otros deportes también muy practicados son el squash o el tenis, y en los últimos años se está extendiendo entre las empresas organizar carreras y maratones, para mantener la unidad de sus trabajadores y fomentar el compañerismo.

Tal y como hemos podido ver, el deporte y los negocios están muy relacionados. ¿Será verdad que el éxito profesional está relacionado con practicar deportes? ¿Alguna vez has conseguido un trabajo por tus habilidades deportivas? Si no es así, quizás deberías consultar nuestras ofertas de trabajo para buscar la que más se ajuste a ellas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.