Cinco temas que evitar para no arruinar las cenas de empresa

La Navidad engloba una lista grande de situaciones y escenarios nuevos, pero sobre todo, hay uno en dónde los profesionales del ámbito laboral juegan su particular partido; las cenas de empresa. ¿Qué tiene de especial para llamar así a una cena de empresa con compañeros de trabajo? Lo poco que hay para ganar, y lo mucho para perder. Jobandtalent se hace eco de un artículo recientemente publicado por Forbes sobre Cómo no comportarse en la fiesta de la oficina,  una guía completa de lo indispensable para no convertir el lunes en un mal dejavu. Con ello, explicamos los cinco temas que se ceben evitar en una cena de empresa.

Este tipo de reuniones de trabajo buscan una mayor sociabilización entre los profesionales que componen una compañía, y reforzar el compromiso que se tiene con cada uno de los integrantes de la plantilla, pero nunca se debe olvidar que seguimos dentro del ámbito laboral. Al tratarse de un escenario distinto al de la oficina, uno de los aspectos que más hay que cuidar son las conversaciones que fluyen en este tipo de cenas.

1.- Nunca se debe hablar de un aumento de sueldo: Existen trabajadores que por estar en un terreno nuevo, menos formal, se sienten con mayor personalidad para afrontar temas de manera distinta a la que indican los cánones. Uno que suele destacar en las cenas de empresas es el aumento de sueldo, ya que los profesionales se encuentran con una mayor confianza para solicitar este tipo de premisas a jefes y personas del departamento de Recursos Humanos. Eso hace que no se cuiden las formas, se muestre una mayor vulnerabilidad de cara a cómo afrontar estas situaciones y se incomode a los responsables de RRHH con temas que quedan fuera de lugar.

2.- Evitar hablar de situaciones que puedan llevar críticas: Las cenas de empresa son consideradas como una cita especial para poder recordar, con cierta relajación, las distintas situaciones que se han afrontado durante el año como parte del ámbito profesional que cada individuo desempeña en la compañía. Estos temas pueden terminar por críticas hacia la empresa, otros compañeros o superiores. Al día siguiente vuelves a la oficina, y las cosas del día anterior, a pesar de darse en un ambiente más distendido, no se olvidan.

3.- Situaciones personales embarazosas: De nuevo, factores como verse en un escenario más informal como es el de la cena de empresa, distinto al habitual de trabajo, unido al distendido ambiente que se persigue con estos eventos, y tomar una cerveza de más, puede hacer que pronto se dé rienda suelta a las mil y una historias personales que se han vivido. Este tipo de conversaciones ayudan a familiarizarnos con los compañeros, pero debemos saber dónde está el límite de estas “aventuras”, y que quienes tenemos en frente son compañeros de trabajo, jefes, y nuestros amigos del día a día.

4.- Fútbol: Se trata del tema más recurrente para muchos, y en ocasiones, el primero en aparecer para romper el hielo entre determinados trabajadores que asisten a las cenas de empresa, pero siempre termina por ser el más temido por los miembros de Recursos Humanos. Discusiones, gritos, y la imposibilidad de que otras personas puedan participar lo convierten en un tema tabú para estos eventos. En este apartado siempre se incluyen política y religión.

5.- No confesar experiencias vividas en la oficina: Una de las claves para que las cenas de empresa sean un éxito consiste en no olvidar que al día siguiente volvemos a la oficina, con los mismos compañeros y jefes. Por eso, no debemos olvidar que cualquier cosa que digamos puede volverse en nuestra contra, más si cabe, si los temas que tratamos son experiencias profesionales vividas en la compañía que puedan repercutir negativamente en nuestro ambiente laboral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.