La cultura en España, otro foco de pérdida de empleo

Durante el año pasado, España perdió 24.000 trabajadores y 2.000 empresas culturales en uno de los sectores que más se han visto afectados por la crisis, la cultura. Los recortes en los presupuestos del gobierno destinados a este sector, la subida del IVA y la piratería, son algunos de los causantes de que librerías, cines y teatros se hayan visto obligados a cerrar sus puertas. Hoy, en jobandtalent, analizamos los datos de la situación económica de las empresas culturales en España.

Los recortes de la Administración Pública afectan a las empresas culturales

El número de trabajadores dedicados a la cultura ha pasado de los 481.700 del año 2011 a los 457.600 de 2012, lo que ha supuesto una bajada de 24.100 empleados, según el Anuario de Estadísticas Culturales 2013, publicado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Pero no solo eso, ya que el total de empresas culturales, pasó de 103.320 a 101.342 en 2012, desapareciendo así casi 2.000 empresas culturales en un año y pasando el PIB de las actividades culturales a un 2,7% respecto al 2,8% del año anterior.

No solo ha descendido el número de empresas culturales, también  lo ha hecho la financiación y gasto público en cultura. Tal y como explica Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España, «el Estado ha reducido al mínimo la compra de ejemplares para bibliotecas públicas universitarias y escolares. Además, las comunidades autónomas han recortado las partidas destinadas a libros y textos y algunas, como la Valenciana, todavía deben 22 millones por este concepto».

En otros sectores dentro de las empresas culturales, como el audiovisual, el ejecutivo cifró para este año 49 millones para las ayudas al cine, pero “aún están por ver las desgravaciones que se prometieron del 40% y el apoyo de TVE al cine español en vez de competir en audiencia con las privadas y comprar películas americanas y eventos deportivos”, según palabras del presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE), Pedro Pérez.

Las empresas culturales de la industria musical, tocadas durante la última década, también se han visto afectadas a causa de las inexistentes ayudas públicas en comparación con las que se dan a otras áreas de cultura, la tardía aplicación de la Ley Sinde-Wert o la eliminación del canon digital.

Concretamente, el gasto líquido dedicado a la cultura por la Administración General del Estado ha pasado de 1.051 millones de euros a 957 millones. En las comunidades autónomas, el descenso del gasto cultural ha pasado de los 1.769 millones de euros de 20111 a los 1.483 millones de 2012, mientras que en los ayuntamientos ha decrecido de 4.043 millones a 3.397.

¿Qué está pasando con los principales atractivos culturales?

No solo la Administración Pública ha disminuido la financiación a la cultura, también las familias han recortado sus gastos en ella, pasando de ser 14.364 millones de personas a 13.371millones, las que deciden gastar su dinero en actividades culturales.

En concreto, el dinero destinado a libros pasa de 1.019 millones a 941 millones; el destinado a cuotas y alquileres en radio y televisión, de 1.227 millones a 1.262; las visitas a los museos han bajado de un 31,2% a un 30,6% y la asistencia a espectáculos de artes escénicas y musicales pasa de un 40,9% a 40%.

Por otro lado, ha aumentado el consumo de actividades de cultura gratuitas como las visitas a exposiciones o monumentos. También se ha visto un incremento en la asistencia a los espectáculos de danza, que pasa del 5,1 al 6,1%. Como dato positivo, cabe señalar el incremento de la lectura de los españoles, que pasa del 57,7 al 58,7%.

Pero las salas de cine siguen cerrando (han pasado de ser 876 a 841), los espectadores han descendido de 98,3 a 94,2, entre los largometrajes producidos en España durante el 2012 solo se cuentan 182 y los festivales de cine caen de 80 a 36, datos que dejan ver la situación por la que pasa nuestro país en el sector audiovisual de las empresas culturales, donde el incremento del desempleo en 2011 fue de 9,3%.

La Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda) denunció a principios de este año que entre septiembre y diciembre de 2012 perdieron aproximadamente un millón de espectadores a causa del IVA. En la misma línea, los promotores y organizadores de conciertos anunciaron este verano que, desde la entrada en vigor del 21%, la venta de entradas había caído un 27%.  “La gente lo ve como imposible y tal y como está la taquilla y la crisis, tira la toalla y cierra las salas”, explicaba Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de la Federación Española de Cines (FECE).

Un claro ejemplo de las dificultades por las que pasan las empresas culturales del sector audiovisual, fue la quiebra de la empresa de distribución, explotación y producción Alta Films, especializada en cine independiente. La noticia fue recibida “con consternación” por la Asociación francesa de exportadores de filmes (ADEF), según la cual es el resultado de una “ausencia de respaldo política al cine español” o de “la decisión de las televisiones públicas y privadas de no adquirir más filmes de autor”. España no es el único país afectada por la crisis en el cine, Italia también se vio afectada después de que su gobierno redujera en 4 millones de euros los fondos destinados al séptimo arte.

Desde jobandtalent, conscientes del actual panorama laboral, creemos que la mejor vía para solventar las dificultades es comenzando por la búsqueda a través de ofertas de empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.