¿Por qué nos afecta la falta de sueño en el trabajo? Un problema para el 30% de españoles

Esta semana se ha aprobado en el Congreso un informe sobre la posibilidad de cambiar el horario y equipararnos a países como el Reino Unido o Portugal. Esta noticia publicada por los medios ha abiertos varios debates que repercuten directamente sobre aspectos importantes de lo que muchos llaman “cultura española”. Uno de los objetivos de dicho cambio sería facilitar la conciliación entre vida familiar y laboral, y evitar así problemas como la falta de sueño.

Siempre hemos oído que es necesario dormir una media de 8 horas diarias para poder afrontar la jornada como es debido pero ¿cuánta gente lo cumple realmente? Este problema afecta a un 30% de los españoles, según el último estudio que publicó la Sociedad Española.

Existen diferentes razones por las que el español medio raras veces cumple esta premisa por todos conocida, y aunque ese no es el tema de nuestra entrada de hoy, desde Jobandtalent queremos informarte de las consecuencias de la falta de sueño en el trabajo y cómo nos afecta en nuestro rendimiento laboral.

¿Existen estudios sobre este problema?

La Universidad de Helsinki publicó recientemente un estudio de investigación sobre la falta de sueño y la manera en la que afectaba al metabolismo energético. Esta es una de las consecuencias directas sobre la capacidad de trabajo posterior, a lo que hay que añadir la posibilidad de iniciar una serie de mecanismos involucrados en las enfermedades cardiovasculares.

Los síntomas más comunes que provoca la falta de sueño son el cansancio extremo, la irritabilidad, falta de concentración y fallos constantes en nuestro sistema motriz. En el estudio, añaden que de la falta de sueño se pueden derivar un importante número de consecuencias a las arriba explicadas, como son el sentido visual los ojos se hacen hipersensibles a los estímulos de la luz y a otros factores. Todo ello afecta a nuestra capacidad de lectura y a nuestra concentración. La falta de sueño también provoca problemas gástricos y falta de energías.

Se conocen las consecuencias, pero ¿y el origen?

Cuando tratamos de informarnos sobre la manera en la que nos afecta la falta de sueño en el trabajo, muchas veces vamos un paso retrasados, ya que buscamos información sobre las repercusiones, pasando por encima cuáles son los motivos que nos pueden llevar a esa falta de sueño.

Un equipo de científicos europeos publicó un informe llamado “Sleep Restriction”, en el que señalaban como motivos principales de la falta de sueño ligada a las horas extra que dedicamos dentro del trabajo, y la influencia de los desplazamientos de gran duración hasta el lugar en el que trabajamos.

Intercambiar horas de sueño por trabajo parece no ser una medida productiva ya que, como se ha comprobado, es contraproducente trabajar mucho y no dormir, ya que la falta de sueño hace que luego se trabaje peor y que, por lo tanto, se tengan que invertir más horas trabajando ya que la posibilidad de cometer errores o la capacidad de concentración se ven tan reducidos que el trabajo avanza de una forma mucho más lenta. El resultado de todo esto es la pescadilla que se muerde la cola.

¿Sólo hay una falta de sueño?

Se puede generalizar al hablar de “falta de sueño” que luego repercute en el trabajo, pero también dentro de este problema hay varios tipos, siendo el más destacado el insomnio, que afecta al 20% de los españoles. Al final, y dejando a un lado otros problemas sociales que puedan intervenir en la falta de sueño, lo cierto es que el trabajo es uno de los condicionantes que más influye. El cambio de horario que se está estudiando trata de relativizar los problemas que existen entre la vida laboral y demás aspectos, haciendo especial hincapié en un problema que alguna vez ha afectado a una tercera parte de la población española.

La narcolepsia es otro tipo de falta de sueño que afecta a muchas personas, no sólo española sino a nivel mundial, hasta el punto de que el 18 de marzo se celebre el día internacional de la Narcolepsia. Se trata de una enfermedad que impide al mecanismo humano conciliar el sueño, y que por lo tanto repercute directamente en su desarrollo laboral.

Los casos más llamativos

Seguro que alguno recuerda el caso del becario de 21 años que falleció después de trabajar 72 horas seguidas. Esta impactante y triste noticia no dejó indiferente a nadie. El joven alemán, Moritz Erhardt se encontraba realizando unas prácticas de verano en las oficinas londinenses del Bank of America. Durante tres días seguidos estuvo trabajando hasta las 6 de la mañana.

En general, los empleados que se dedican al sector de Banca de Inversión son los que más horas dedican al trabajo. No solo hablamos de jornadas laborales interminables, sino que el nivel de estrés y la falta de comunicación y dinamismo con el resto de departamentos aíslan a los trabajadores llevando su nivel de estrés a límites inimaginables e inhumanos.

Sin embargo, es España el país con un mayor número de personas que padecen trastornos de sueño, y es que dormimos de media una hora menos que, por ejemplo, el resto de países europeos, según el Comité Español de Acreditación de Medicina del Sueño.

Los españoles salen de trabajar dos horas más tarde que el resto de los europeos. El periodo de tiempo dedicado a la comida en los países estudiados oscila mayoritariamente entre los 30 y los 60 minutos, mientras que en España este lapso llega a ser de hasta dos horas.

Si contamos con jornadas laborales muy extensas, más el estrés que nos provoca el trabajo, junto con falta de sueño, el cocktail es peligroso. Muchas veces no le damos la importancia que debiera a este tema pero viendo casos como el de Moritz Erhardt, uno se plantea hasta qué punto merece la pena sacrificar tantas horas de sueño.

Ahora abre bien los ojos. No te duermas en los laureles, y consulta nuestras ofertas de empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.