La importancia de las recomendaciones en el proceso de selección

Hoy en día, los procesos de selección son cada vez más complicados debido al mayor número de candidatos, unido a la reducción de las ofertas laborales que se sitúan al otro lado de la balanza. Por eso, cualquier aspecto significativo como puedan ser las recomendaciones laborales hace que adquiramos una diferencia respecto al resto de candidatos dentro de un proceso de selección, lo que dota de mayor relevancia nuestra experiencia profesional.

La experiencia que hemos tenido previamente en otras empresas será sin duda uno de los aspectos que más se tendrá en cuenta en el proceso de selección a la hora de tomar una decisión. Y por tanto, serán muy tenidas en cuenta las recomendaciones laborales que puedan dar de nosotros. Las cartas de recomendación se han convertido en un plus a la hora de seleccionar un candidato.

De igual forma que si queremos saber algo más sobre una empresa o sobre una persona, preguntamos o pedimos referencias a nuestros contactos, las empresas harán lo mismo pidiendo recomendaciones a la hora de contratar a un nuevo empleado. Tener recomendaciones sobre un candidato ayuda a la empresa a tener la mayor información posible a la hora de tratar de seleccionar el candidato idóneo para un determinado puesto de trabajo.

Por muy buen currículum que tengamos, la realidad es que la empresa no sabrá cómo trabajamos hasta que no nos contrate. Sin embargo, en el caso de tener experiencia previa, una buena forma de presentarse como candidato es dejando que nuestros antiguos superiores o compañeros hablen bien de nosotros, y por eso es muy habitual que las empresas pidan referencias para facilitar así la toma de decisiones.

La carta de recomendación por tanto, será muy útil para las empresas a la hora de tomar la decisión del candidato adecuado. A la hora de presentar una carta de recomendación es importante asegurarse de quién firma la carta, su responsabilidad en la empresa. Cuanta más responsabilidad tenga esa persona, más importancia se le dará a la carta de recomendación laboral que se presente sobre el candidato que presente su candidatura a la oferta de trabajo.

En muchas ocasiones, se nos pide a nosotros como empleados que redactemos nuestra propia carta de referencia y la empresa tan solo la firma. Por eso es importante que sepamos redactar nuestra propia carta de recomendación. Lo más importante es que esté bien estructurada y redactada. A pesar de que tengamos un “borrador”, es importante adaptar la carta de presentación a cada puesto de trabajo. Tiene que ser un documento de cómo mucho dos páginas, estructurado en cuatro partes: en las dos primeras identificaremos a la persona que firma la carta y su puesto de trabajo, y en las dos siguientes estará la recomendación en sí y el cierre y despedida. Debe contar siempre con la siguiente información.

  • Nombre del empleado y el de la persona que nos va a recomendar
  • Puesto o responsabilidad de esta persona
  • Indicar en la referencia el tiempo y el lugar donde se ha producido la relación laboral.
  • La referencia positiva acerca de las habilidades profesionales y personales del recomendado
  • Información de contacto de la persona que nos va a recomendar por si la empresa quisiera confirmar algún dato

La carta de recomendación transmite confianza y seguridad a las personas que la reciben.

Cada vez es más habitual utilizar la red para establecer esas relaciones profesionales que en un futuro podrán ayudarnos a conseguir un empleo. La más popular en la actualidad es Linkedin. Aunque cada vez más empresas utilizan los contactos en la red para encontrar al candidato adecuado.

En Jobandtalent, son nuestros propios contactos de Facebook los que podrán recomendarnos para el puesto de trabajo que queremos. Inscríbete en nuestra web y deja que tus amigos te ayuden a encontrar las ofertas de empleo que mejor encajan con tu perfil.

zp8497586rq