¿Estamos en disposición de rechazar un empleo? ¿Cómo rechazarlo?

Buscar un empleo se está convirtiendo en una actividad cada vez más difícil. En muchas ocasiones ocurre que después de llevar varios meses buscando un empleo se nos presenta una oportunidad laboral a la que presentamos nuestra candidatura sin valorar si realmente se ajusta al perfil profesional que tenemos, por lo que termina por no ser lo que estábamos buscando. El resultado no es otro que la necesidad de rechazar un empleo. Pero el deseo de trabajar nos impide o dificulta rechazar un empleo y por tanto, la sensación de estar perdiendo una oportunidad laboral. ¿Significa esto que buscar un empleo supone aceptar cualquier oferta? En Jobandtalent dedicamos este post a analizar los motivos que suelen llevar a rechazar una oferta de empleo, y cómo hacerlo.

La búsqueda de empleo es un proceso que transcurre en 2 direcciones. Las empresas buscan encontrar a un empleado que encaje lo mejor posible con el puesto de trabajo ofertado, pero también son los candidatos los que están buscando un puesto de trabajo que se adapte a sus necesidades y objetivos profesionales. Y por tanto, al igual que las empresas descartan a los candidatos que consideran que no se ajustan a lo que están buscando, muchas veces puede darse la situación contraria, y es que sean los candidatos los que consideren que la oferta no se ajusta al perfil de lo que buscan y terminen por rechazar el empleo.

Las condiciones económicas, el horario, la localización, las responsabilidades o las tareas del puesto a ocupar son algunos de los motivos que pueden llevarnos a rechazar una oferta de empleo. Pero entonces, ¿por qué hemos enviado el currículum a esa empresa? La mayoría de las veces ocurre que en la oferta de trabajo no estaba especificada toda esa información que una vez que conocemos nos lleva a rechazar la oferta. El problema llega a la hora de rechazar el empleo. No queremos aceptar el trabajo, pero tampoco queremos perder futuras oportunidades laborales.

¿Cómo rechazar la oferta?

Es preferible hacerlo en persona, o por teléfono, aunque también se puede rechazar la oferta de trabajo de forma educada por email. De esta forma, aunque pueda parecer muy informal, evitamos salirnos del guión y decir algo inapropiado. Una vez enviado el email, lo ideal es llamar por teléfono para comprobar que lo han leído y tener la certeza de que son conscientes de que hemos rechazado la oferta de empleo

El escrito debe contener dos párrafos. El primero para identificar el puesto de trabajo que nos han ofrecido y la fecha en la que se tuvo la entrevista y para agradecer el tiempo y el trato recibido; y en el segundo se explicarán los motivos que nos han llevado a tomar esa decisión. Si nuestro objetivo es no cerrar puertas a una posible oferta de trabajo en el futuro, es preferible no hacer exponer que las condiciones salariales son el motivo por el que rechazamos la oferta.

A pesar de rechazar la oferta de trabajo, es aconsejable que la empresa se lleve una buena impresión de nosotros. Mostrar nuestro interés en que la empresa tenga en cuenta nuestro currículum en el futuro nos ayuda a no cerrar puertas futuras. Puede ser que esta oferta ahora mismo no nos interese, pero que más adelante la misma empresa nos tenga en cuenta en otros procesos de selección.

Si estás buscando empleo, en Jobandtalent encontrarás diferentes ofertas de empleo que encajan con tu perfil profesional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.