El Expediente de Regulación de empleo

El Expediente de Regulación de Empleo, más conocido como ERE, es un procedimiento mediante el cual una empresa que se encuentra en una mala situación económica busca obtener autorización para suspender o despedir a parte de su plantilla. En la actualidad es un término que no pasa inadvertido, ya que cada vez es más común encontrar empresas que optan por realizar estos expedientes de regulación de empleo para intentar superar una mala situación económica. En este post, desde Jobandtalent queremos explicar en qué consiste el Expediente de Regulación de Empleo y en qué condiciones se pueden realizar.

Para que la empresa pueda realizar un Expediente de Regulación de Empleo, éste debe estar fundamentado en causas económicas, técnicas, organizativas o productivas. El Expediente de Regulación de Empleo se debe solicitar a la autoridad laboral competente de cada comunidad autónoma. Dicha solicitud debe ir acompañada de una memoria en la que se justifiquen las causas de dicha solicitud, y de los documentos que acrediten la mala situación de la empresa, un informe técnico en caso de que se aleguen problemas técnicos, organizativos o productivos, y de la documentación económica si se alegan problemas financieros. Cuando las empresas cuenten con más de 50 trabajadores, se tendrá que presentar también un plan que proponga medidas para reducir los efectos del despido colectivo. Esas son las actuaciones más relevantes que se tienen que cumplimentar dentro del Expediente de Regulación de empleo.

Una vez abierto este proceso, durante un plazo de 15 días para empresas con menos de 50 trabajadores, y de 30 días para las empresas con más de 50 trabajadores, se abrirá un periodo de negociaciones. Si se llega a un acuerdo, la autoridad laboral autorizará la extinción de los contratos de trabajo. En el caso de que no se llegue a ningún acuerdo durante este plazo, será dicho organismo quien dictará una resolución.

En el caso de que se autorice el Expediente de Regulación de Empleo, será el propio empresario el encargado de seleccionar a los empleados a los que afectará esta medida. Esta decisión debe estar limitada a ciertos criterios objetivos vinculados a las causas del despido: edad, productividad, titulación, capacitación, antigüedad, etc. Puede existir en el convenio colectivo o en el acuerdo durante el periodo de consultas algún tipo de cerco a favor de empleados con cargas familiares, con determinada edad o personas con discapacidad.

 Una vez realizado el Expediente de Regulación de Empleo; los trabajadores afectados tienen derecho a percibir una indemnización por parte de la empresa. Legalmente, la indemnización mínima, que corresponde a estos trabajadores es de 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. La indemnización podrá ser mejorada en el acuerdo alcanzado durante la negociación del ERE. El importe de lo correspondiente al salario mínimo, está exento de retención y tributación en el IRPF; la parte que supere ese importe mínimo sí que está sujeta a tributación.

Además, los trabajadores afectados por un Expediente de Regulación de Empleo, tienen derecho a una prestación por desempleo, a un plan de recolocación externo, y a impugnar el despido ante un juez.

Si te encuentras en situación de desempleo, entra en Jobandtalent y consulta nuestras ofertas de empleo.

zp8497586rq