Las cargas sociales, un gran peso para las empresas

La expresión cargas sociales designa las sumas que todo empresario debe depositar en un organismo oficial para cubrir las necesidades sociales. En jobandtalent vamos a dedicar este post para hablar sobre la importancia de las cargas sociales, y que problemas hay con ellas en la actualidad.

Italia ha sido un país donde sus cargas sociales han sido durante mucho tiempo inferior a la de otros países del Mercado Común, por lo que se ha beneficiado de esta situación sobre todo en el sector textil y en las industrias gráficas. En  España es lo que se está reclamando, tras la reforma laboral realizada por el Gobierno actual, muchas son las empresas que piden que se rebajen estas cargas salariales. Esta circunstancia, unida a la eliminación de bonificaciones con carácter retroactivo, supone una carga adicional para las empresas, ya muy cargadas de impuestos. Las cotizaciones a la Seguridad Social en España son de alrededor del 35 o 36% para las empresas, mientras que en otros países como Alemania, están en un 17%.

Estas cargas guardan relación con la cuantía  de los salarios aportados. El salario se beneficia de otros ingresos no nominales.  Este ingreso suplementario es denominado, ingreso social, que es la mayoría de las veces independiente de la cantidad de trabajo prestado. La mayoría de las cargas sociales se diversifican y su cuantía aumenta en función de los progresos de la política social que tenga la empresa. Según los países, suelen comprender un impuesto a la formación profesional, cuyo ingreso se destina a:

– Las actividades de formación de mano de obra.

– Las cotizaciones a los organismos que suministran las prestaciones.

– Entregas de dinero para indemnizaciones por despido o contribución para mejorar la vivienda.

En las firmas que cuentan con jurado de empresa, ésta debe aportar una subvención que puede cargar al capítulo de obras sociales. A las cargas obligatorias, en muchos países se suman las cargas facultativas, cuyo producto se destina a:

– Guarderías infantiles.

– Colonias de vacaciones.

– Comedores de empresa.

– Actividades deportivas y culturales.

– Cooperativas de consumo, etc..

La realización de estas cargas representa un porcentaje menor acorde con el máximo salarial impuesto para la percepción de las cotizaciones sociales.

La suma total de las cargas y su relación con los salarios varía según las ramas de actividad. Su cuantía será mayor cuanto mayor sea la proporción de asalariados que tengan un sueldo por debajo del máximo salarial. Las cargas sociales al incrementar el costo de la mano de obra, inciden en el precio de una fábrica de un producto o de una prestación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.