La comunicación en la gestión de los conflictos

En todas las empresas pueden surgir conflictos internos. El hecho de que se produzcan no es el mayor problema para la empresa, sino que el problema empieza cuando un jefe de equipo no tiene la capacidad de gestionarlos correctamente. La clave para resolverlos está en la comunicación. En Jobandtalent queremos dedicar este post a la gestión de estos conflictos.

Intentar evitar el conflicto puede tener consecuencias negativas para la empresa. Lo ideal es conseguir encontrar la manera de crear un ambiente en el que los conflictos se afronten de forma constructiva. Por tanto, manejar adecuadamente el conflicto, se convierte en una de las principales habilidades de un gerente en la empresa.

Los conflictos profesionales y los personales son los que más pueden afectar a la productividad en la empresa. En cuanto a los personales, poco se puede hacer desde el punto de gerente, pero se tiene que gestionar de manera adecuada para que no se convierta en un conflicto profesional. Dentro de los conflictos profesionales, puede ocurrir que dicho problema afecte solo a un equipo de trabajo, o que afecte al conjunto de la empresa.

Para hacer frente a los conflictos profesionales; el liderazgo, la organización y la comunicación son elementos claves. Pero para resolver un problema, es necesario tener conciencia de que existe. Es aquí donde entra en juego la comunicación interna, así como la observación de los resultados. Hay que identificar el problema, y saber cuál es su naturaleza. ¿Se trata de un problema profesional?, ¿el conflicto ha tenido efectos en la productividad?, ¿los objetivos están mal planteados?, son algunos de los interrogantes que tendremos que plantearnos.

En algunas ocasiones, el conflicto puede surgir por el hecho de que todos quieren participar en las decisiones tomadas, y por tanto cada vez se está menos dispuesto a aceptar decisiones que provienen de otros. Es decir, el conflicto de intereses.

Saber resolver un conflicto implica que el gerente tenga la capacidad de convertirse en mediador en el problema. Y para esto es necesario que siga una serie de pasos:

  1. Es necesario conocer la naturaleza del conflicto. Escuchar a las partes afectadas y actuar con imparcialidad.
  2. Reunirse con los afectados con el objetivo de intentar buscar una solución que ambas partes acepten.
  3. El papel del líder es el de analizar las diferentes opciones que se proponen; juzgando el grado de solución que ofrece cada una de ellas; siendo éste quién tiene que tomar al decisión final para la resolución del conflicto.

Podemos pensar que un conflicto en la empresa es algo destructivo para la empresa; y aunque bien es cierto que estos pueden provocar retrasos  en las decisiones empresariales o malos resultados; también pueden constituir oportunidades si se manejan de forma productiva, pueden ser la señal de que algo estamos haciendo mal, o revelar deficiencias en el desarrollo empresarial.

Si quieres encontrar un empleo, entra en Jobandtalent y consulta las ofertas de empleo que tenemos disponibles cada día.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.