La inserción laboral, clave para evitar la exclusión social

Las sociedades actuales tienen que resolver un problema que ellas mismas han creado y que afectan a miles de personas en todo el mundo: la exclusión social. Entre las muchas actuaciones que hay que abordar para solucionar el problema, la integración laboral se presenta como la más importante para que la reinserción de los afectados sea activa y real. En jobandtalent  vamos a dedicar este post para hablar sobre la inserción laboral.

Muchas de las personas que por diferentes motivos de la vida, se han visto sometidos a algún tipo de exclusión social, se encuentran con muchas trabas a la hora de acceder al mercado laboral. Son varias las instituciones sociales, privadas y públicas, que desarrollan un gran trabajo previo a la reinserción laboral, mediante itinerarios de inclusión en los que se trabajan aspectos personales, sociales y culturales, para la recuperación de los colectivos de exclusión social.

Ello supone un gran reto que en el caso de estas personas tiene dificultades añadidas como la baja cualificación, la escasa o nula experiencia, una baja autoestima que les hace no confiar en ellos mismos y por tanto no transmitir confianza, la falta de habilidades sociales, afrontar una posible entrevista personal. Del mismo modo, en ocasiones su aspecto evidencia la vida que han llevado, lo que no supone un punto a su favor según lo que la sociedad exige hoy en día.

Tras la inserción laboral, estas personas recuperan su autoestima ya que se sienten útiles; retoman la dignidad y seguridad en sí mismo, no sólo en el desempeño de su trabajo, sino en todos los ámbitos de la vida, así como las relaciones con la familia. Por otro lado, conforman un nuevo círculo de amigos, no procedentes del ámbito de exclusión y logran una autosuficiencia económica para salir adelante por sí mismos, sin depender de instituciones sociales o de la administración.

Ante esto nos encontramos con las empresas de inserción, que actúan en el mercado produciendo bienes o servicios, con la finalidad de incorporar al mercado laboral a estas personas con riesgos o situación de exclusión social, proporcionándoles una estabilidad, un trabajo remunerado, un itinerario personalizado que recoge información y acompañamiento para mejorar sus condiciones de empleabilidad y facilitarles el acceso al mercado laboral ordinario.

Estas empresas nacen como herramientas para luchar contra la pobreza y la exclusión social, mejorando el entorno, potenciando los servicios a las personas y favoreciendo la calidad de vida, siendo también rentables y competitivas. Este tipo de empresas deben estar constituidas por entidades promotoras, entidades sin ánimo de lucro, incluidas las de derecho público, asociaciones y fundaciones cuyo objetivo sea la inserción socio-laboral de personas en riesgos de exclusión.

Los destinatarios de las empresas de inserción laboral son personas en situación o grave riesgo de exclusión que estén en paro y que tengas dificultades para integrarse en el mercado de trabajo ordinario. Se entiende que una persona tiene un problema de inserción cuando está en alguna situación descrita anteriormente y se halle incluida en alguno de los siguientes colectivos:

  1. Desempleados de muy larga duración.
  2. Perceptores de rentas mínimas de inserción.
  3. Jóvenes que no hayan finalizado el período de escolaridad obligatoria y se encuentran en situación de desempleo.
  4. Ex toxicómanos que se encuentren en proceso de rehabilitación y reinserción social.
  5. Internos de centros penitenciarios y ex reclusos en situación de desempleo.
  6. Otros colectivos como son: minorías étnicas, inmigrantes o personas con cargas familiares no compartidas y en situación de exclusión.

Para de dejarte atrás ni una oferta de empleo, entra en Jobandtalent.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.