Una buena imagen vale más que mil palabras

A principios del siglo pasado fue cuando la imagen y el cuidado personal tomo un protagonismo importante en la vida de las personas, por lo que el verse bien se volvió un punto que las empresas comenzaron a tomar en cuenta en el momento de contratar al personal, ya que una persona con buen aspecto brinda mayor confianza y credibilidad que una que no. En jobandtalent vamos a dedicar este post para hablar de la importancia de la buena imagen y de sus beneficios.

La importancia del arreglo personal no solo es por una cuestión externa, sino por algo interno, porque muchas veces el verse bien nos hace generar una cadena del bien estar. ¡Cuando nos vemos bien, me siento mejor y vamos con mayor seguridad!

En la actualidad se exige a los ejecutivos ser más competitivos. Por ello, proyectar una imagen de credibilidad y seguridad, se ha convertido en una herramienta importante a la hora de promover la confianza y generar autoridad, liderazgo y poder. Muchos expertos dicen que todo profesional que ejerza puestos de dirección y desee obtener un mejor desempeño, debe aprender a desarrollar una imagen integral, que abarque factores desde la vestimenta, hasta la identidad y el compromiso.

La forma de vestir es una de las piezas que confirman la carta de presentación de los profesionales y una de las más determinantes a la hora de triunfar en una compañía. Sin embargo, hasta el vestuario más exclusivo no tiene sentido si la actitud de quien lo portano proyecta liderazgo y personalidad.

Los beneficios de una buena imagen son los siguientes:

  1. Con una buena imagen las extensiones de marca tendrán una mayor aceptación por parte de nuestros clientes.
  2. Mayor lealtad del cliente, si estamos bien posicionados en su mente será muy difícil que ofertas de precios o servicios más bajos por parte de la competencia nos roben a nuestros clientes.
  3. Comunicación positiva boca o boca.
  4. Posibilidad de atraer empleados más competentes, todos quieren ser parte de una compañía con una marca ganadora.
  5. Opinión más favorable de los analistas financieros.
  6. Mayor facilidad para que te contraten en una empresa
  7. Más posibilidades de que te tomen en cuenta y te hagan caso.

Por ello, la elegancia, proactividad, profesionalismo y experiencia de una persona, se verá reforzada con la indumentaria. Está comprobado que una persona que proyecta habilidades de liderazgo y seguridad, combinadas con una buena imagen, logra cautivar a sus colaboradores y logra más fácilmente las metas y objetivos que se proponga. Mientras que una persona que no se preocupa por una imagen profesional, no logra destacar fácilmente entres su equipo de trabajo.

Entra en jobandtalent y encuentra las mejores ofertas de empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.