El primer paso del emprendedor: el DAFO

Un análisis DAFO permite revisar si las capacidades del emprendedor son suficientes para acometer el proyecto y ponerlo en marcha. En jobandtalent vamos a dedicar este post para hablar sobre la eficacia y la importancia de un análisis DAFO en cualquier empresa.

El principal objetivo de un análisis DAFO es ayudar a una organización a encontrar sus factores estratégicos críticos, para una vez identificados, usarlos y apoyar en ellos los cambios necesarios. Está formado por la consolidación de las fortalezas, minimizando las debilidades, aprovechando las ventajas de las oportunidades y eliminando o reduciendo las amenazas.

El análisis DAFO se basa en dos pilares básicos:

  1. El análisis interno de la organización, formado por:

–          Fortalezas: describe los recursos y las destrezas que ha adquirido la empresa.

–          Debilidades: describe los factores en los cuales poseemos una posición desfavorable respecto a la competencia. Para realizar el análisis interno es importante considerar análisis de recursos, de actividades y de riesgos.

  1. El análisis externo de la organización formado por:

–          Oportunidades: describen los posibles mercados, negocios…que están a la vista de todos, pero si no son reconocidas a tiempo significa una pérdida de ventaja competitiva.

–          Amenazas: describen los factores que pueden poner en peligro la supervivencia de la organización, si dichas amenazas son reconocidas a tiempo pueden esquivarse o ser convertidas en oportunidades. Para realizar el análisis externo es importante tener en cuenta análisis del entorno, grupos de interés, aspectos legislativos, demográficos y políticos.

Una vez definido este análisis ya nos permite visualizar y resumir la situación actual de una empresa y definir la estrategia. Existen dos tipos de estrategias empresariales:

  1. Defensiva: la empresa está preparada para enfrentarse a las amenazas. Si su producto o servicio ya no se considera líder, ha de resaltar lo que le diferencia de la competencia. Cuando baje la cuota de mercado, ha de buscar clientes que le resulten más rentables y protegerlos.
  2. Ofensiva: la empresa debe aportar una estrategia de crecimiento. Cuando las fortalezas son reconocidas por sus clientes, es posible atacar a la competencia para resaltar las ventajas propias. Cuando el mercado está maduro es posible tratar de robar clientes lanzando nuevos modelos o servicios.
  3. Supervivencia: la empresa se enfrenta a amenazas externas sin las fuerzas internas necesarias para luchar contra la competencia. Es aconsejable dejas las cosas tal y como están hasta que se asienten los cambios que se producen.
  4. Reorientación: aparecen oportunidades que se pueden aprovechar, pero la empresa carece de la preparación adecuada. Será necesario cambiar de política o de producto o servicio porque los actuales no están dando los resultados esperados.

En conclusión, como consecuencia de la evaluación DAFO se podrá concretar los aspectos relevantes del entorno y las capacidades del emprendedor, circunstancias que reflejan los puntos de partida en los que debe sustentarse la reflexión estratégica posterior.

Entra en jobandtalent y descubre las mejores ofertas de empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.