Las 4 competencias necesarias de todo trabajador

Ser competente y ser competitivo son dos conceptos diferentes, pero ambos necesarios en el ámbito empresarial. Todo empresario desea que sus trabajadores tengan las competencias necesarias para desempeñar las tareas, y además quiere que éste sea competitivo para que esto se traduzca en mayor productividad. En Jobandtalent te contamos cuales son las competencias mínimas que todo profesional debe tener.

Las competencias profesionales en relación con el término empleabilidad, se refiere a la capacidad de una persona de desempeñar un  puesto de trabajo. Es el elemento diferenciador respecto a un profesional que no tenga dichas competencias.

Cuando los empresarios evalúan a los profesionales en base a unas competencias en función de las tareas que deba desempeñar, se valoran más unas competencias que otras. Y por tanto, las fortalezas de los profesionales radican en el grado de adaptabilidad o flexibilidad de éstos ante los cambios en la empresa.

Por tanto las competencias de los profesionales se pueden evaluar en función del grado de flexibilidad: Un punto central o grado ideal de expresión de la competencia, un extremo inferior o ausencia total de competencia y un extremo superior o grado máximo de competencia. Y según esto, el óptimo no sería tener una flexibilidad ni total, ni nula. De forma que no se trata de desarrollar una competencia desde cero, sino de moldear una competencia ya existente. De forma que entendemos que las competencias están siempre ahí y que tan solo hay que adaptarlas a las situaciones.

En el panorama laboral actual, los profesionales para poder competir en su puesto de trabajo; es decir diferenciarse de los demás, deben desarrollar 4 competencias fundamentales:

  1. La competencia profesional: Es decir los conocimientos, habilidades y actitudes necesarios para desempeñar el puesto de trabajo. Es decir, los conocimientos referentes a la carrera profesional estudiada.
  2. La competencia idiomática: Las habilidades necesarias para desempeñar la comunicación en un determinado idioma, según lo que requiera el puesto de trabajo. Actualmente en este aspecto, normalmente ya todas las empresas exigen un mínimo de conocimiento del idioma inglés.
  3. La competencia informática: Las habilidades, disposiciones y conductas necesarias para conocer el funcionamiento de las TIC, el grado que se exige varía en función del área a cubrir en la empresa. Pero hoy en día cualquier empresa exige que para la incorporación al puesto de trabajo se conozcan determinados programas mínimos.
  4. La competencia social: De forma que los empleados tengan el conjunto de aptitudes necesarias para tener un adecuado comportamiento en la empresa, y además que tengan la capacidad de afrontar los retos que van surgiendo en el desempeño del trabajo. Es decir, que tengan la capacidad de tomar decisiones, que sean personas asertivas, con alta autoestima, con gran control de las emociones, y con alto grado de trabajo en equipo.

Busca en Jobandtalent las ofertas de empleo que más se adaptan a tus competencias profesionales.

zp8497586rq