La vocación profesional cambia sus planes

Para la mayoría de los españoles, aquel gol de Iniesta fue uno de los pocos oasis que España ha encontrado en su camino desde que estallara la crisis, y lo hacía el fútbol, la profesión más vocacional para la mayoría de niños que solo ven posible ser feliz, haciendo lo mismo que el número seis. Después de conversar con la realidad, descubres la que consideras tu vocación y comienzas a poner los estudios y títulos necesarios para obtenerla. La del blog de jobandtalent, contarte que está sucediendo con aquellas profesiones vocacionales.

En el último informe del CIS se preguntaba a la población encuestada por la profesión que recomendarían a un amigo, o a un hijo, seguida de la pregunta que referenciaba a las profesiones más valoradas. Médicos, profesores, ingenieros, informáticos en el lado de los ganadores, mientras que otras como albañil, periodista o arquitecto habían perdido la partida. Los resultados mostraban una valoración más profunda que la simple escala de profesiones valoradas y recomendadas, ya que la crisis no sólo sigue sumando personas al paro, sino que pone fin a lo vocacional, y acerca el valor con el temor.

Profesiones más valoradas

Antes de la crisis, como en el último informe del CIS de 2013, las profesiones más valoradas por los españoles eran la de médico y enfermero, siendo también la que más se recomendarían a los hijos. La carga social que conlleva esta profesión sigue situándola en el podio publicación tras publicación, por lo que sigue siendo evidente que se considere como una de las más valoradas. La medicina tiene una fuerte connotación vocacional, que unido a su labor de cara a la sociedad, por ahora, no ha sido destruida por la crisis. En el 2008, España era un país de foto inaugurando algún hospital, mientras que hoy, los recortes en salud son constantes y es por eso por lo que el 10,1% considera a la Sanidad como uno de los mayores problemas. La crisis sí que ha provocado que este perfil haya empezado a emigrar a países como el Reino Unido y Francia, con una fuerte demanda de ofertas en este sector.

Informático y perfiles de Telecomunicaciones es otra de las profesiones que sigue siendo de las más valoradas en éste 2013 y su línea ascendente continuará con total seguridad, los próximos años. Vivimos en una época en la que todos los modelos de negocio empiezan a focalizar su desarrollo a través de la red, e incluso nuestra manera de pasar el día a día, cada vez nos acerca más a esa nueva forma de vida. En jobandtalent, este perfil es quizás el que mayor demanda de ofertas tiene desde hace un año aproximadamente.

Esto también hace que muchos de ellos tengan ofertas de países que tienen una economía con un crecimiento del 7% más o menos, como Alemania, Chile, Argentina, Brasil o Noruega, lugares donde se está apostando fuertemente por este perfil.

La enseñanza, al igual que la medicina, resiste en el ámbito de lo vocacional gracias a la importante carga social que conlleva. Pero como las casualidades no vienen solas, también es otro sector muy marcado por la crisis en el último año. Probablemente, tanto la profesión de médico como de profesor sufra importantes cambios en el barómetro que haga el CIS en dos años, no por su pérdida social, sino que lo vocacional deje lugar a la solvencia de demandas de ofertas de empleo. El reconocimiento y valoración que tienen los países escandinavos en materia de Educación nos hace accesible conocer las diferencias y obtener respuestas claras sobre el deterioro que sufre en España.

Cuando uno de nuestros motores económicos era la burbuja inmobiliaria, y los jóvenes de 16 años preferían empezar a trabajar en vez de terminar sus estudios, no era un problema ese déficit. Hoy están en las listas del paro y sin una cualificación que les permita optar a otros puestos en dónde el único requisito es tener la enseñanza secundaria, por lo que en España es ahora cuando más falta hace recuperar la importancia de esa profesión.

Los ejemplos más claros en cuanto a la pérdida vocacional por culpa de la crisis se dan en la arquitectura y el periodismo. Los arquitectos eran considerados como una profesión valorada y recomendada antes de la crisis, ya que España crecía a gran velocidad. Mi vocación me podía llevar a un sector con un mercado de ofertas abierto y grandes posibilidades, era lógico pensar. Hoy el arquitecto sabe que su nicho está en Brasil, Noruega o Canadá, por ejemplo, con altos índices de crecimiento futuro y una clara demanda de este perfil.

El periodista está en una encrucijada llamativa, ya que presenta una de las peores valoraciones según el CIS, con un 1,7%. Siendo un sector castigado por la crisis, la especialización de este perfil posibilita un futuro más claro de lo que la alarma de emergencia ilumina. El hueco vocacional parece quedar para un recuerdo, ya que la crisis afecta no sólo al empleo de este sector, sino a la propia existencia en su formato primogénito, por lo que sus vocaciones tendrán que especializarse.

Ahora es pronto, pero la vocación también debe evolucionar, y ya adquieren importancia especialistas en posicionamiento en buscadores, gestor de contenidos web, o áreas del marketing online, un sector que en los últimos años está en auge y con un recorrido de crecimiento todavía largo. Según los datos que disponemos en jobandtalent es uno de los sectores que más está creciendo desde que llegó enero al 2013.

El caso de los emprendedores sigue la línea del cambio vocacional que está provocando la crisis. Siempre se ha dicho que este tipo de periodos, a lo largo de la historia, han favorecido el auge de emprendedores y proyectos que luego han tenido éxito, pero lo cierto es que según los datos, en España, en los dos últimos años el número de emprendedores se ha contraído un 2%. Si se reduce el crecimiento de emprendedores, se reducen de manera directa las posibilidades de crear empleo.

Y si la gente con ganas de emprender tiene que salir fuera para poner en marcha sus proyectos, España está dejando escapar uno de los motores de su economía. El camino que le queda a lo vocacional viene marcado por los planes que tiene la crisis, pero lo cierto, es que como ha pasado en otras veces, la destrucción activa nuestro espíritu de supervivencia obligándonos a tener que llevar nuestra vocación a los sectores dónde se cree empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.