Consejos prácticos: cómo hacer un Currículum Vitae.

Descubre la importancia de tu currículum vitae y sácale el máximos partidos con los consejos de jobandtalent:

La primera impresión cuenta
Siempre se ha hablado de la importancia de las primeras impresiones. A la hora de buscar trabajo, un currículum suele equivaler a esta primera impresión.

En él se tiene la oportunidad de destacar las experiencias académicas, profesionales e incluso personales que, en teoría, serán un reflejo de la preparación y la forma de trabajar de una persona.
Es absolutamente determinante que tu currículum esté lo suficientemente bien cuidado como para no cerrarte ninguna puerta. Es muy habitual que en los primeros foros de empleo o presentaciones empieces a comparar tu currículum con el de tus compañeros. La primera reflexión lógica es que todos son muy similares entre sí. Suele ser muy habitual inspirarse en los currícula de los compañeros o de amigos. Pero no tienes que preocuparte en absoluto. Tu currículum no tiene que ser más bonito que el de los demás, ni tener más contenido, ni llamar más la atención. Lo que sí es muy importante es que conozcas para qué le sirve a la empresa tu CV, de modo que puedas adecuarlo todo lo posible y consigas los mejores resultados.

 

Sencillez ante todo
Un CV es una tarjeta de visita, una presentación de quien eres tú. Por eso debe contener toda la información relevante sobre ti. Ahora bien, las empresas manejan cientos y cientos de currícula y deben hacerlo muy rápidamente, por eso, el hecho de que un CV ocupe más de una página suele predisponer negativamente al entrevistador. Por eso, condensa toda la información en una única página, sé muy claro en la colocación de la misma y, sobre todo, destaca especialmente aquellas cuestiones que la empresa pueda considerar relevantes en atención al puesto al que optas.

En tu currículum debes introducir la información de un modo esquemático, para que sea comprensible con un solo golpe de vista y ordenada cronológicamente, para que el entrevistador pueda hacerse una idea de tu trayectoria académica y profesional completa. Por este motivo, presta mucha atención a que los periodos de tiempo que has dedicado a cada cosa queden claramente reflejados.
Además, procura no dejar lapsos porque suele generar dudas en quien lo ve, o por lo menos, si lo haces, asume que lo más probable es que te pregunten durante la entrevista por ese tiempo vacío.

La experiencia profesional en el CV
Cuando cualquier estudiante prepara su primer currículum se pregunta qué pensará la empresa al ver que no tiene ningún tipo de experiencia profesional (o muy poca). Si es tu caso, no te preocupes, los entrevistadores son conscientes de que un universitario no tiene por qué tener experiencia profesional. Además, plantéate si aporta valor que pongas que un verano fuiste camarero o azafata de
congresos. En función de cómo lo plantees y de la relación con el conjunto puede ser una muestra de que tienes una buena predisposición al trabajo o puede ser visto como una forma de ocupar espacio innecesariamente.

Asimismo es muy importante que no te quedes en el titular: describe cuál era tu puesto, tus responsabilidades y lo que aprendiste. Cuando una empresa ficha a un profesional joven no le interesa tanto el puesto que ocupó durante unas prácticas o un trabajo full-time como la formación práctica que recibió en ese tiempo.

Recuerda incluir también una breve reseña sobre la empresa (a qué se dedica, dónde se encuentra, etc.) en caso de que no sea demasiado conocida.

Tus aficiones son muy importantes
No olvides incluir tus aficiones y gustos personales. Para que la empresa sepa si das el perfil para el puesto al que optas debe conocerte como persona. Además, piensa que cómo ocupas tu tiempo libre dice mucho de tu personalidad- por ejemplo, si eres un excelente ajedrecista, es muy posible que seas un candidato idóneo para un trabajo individual y analítico; si juegas a algún deporte colectivo, será más fácil que sepas llevarte bien con tus compañeros al trabajar en equipo; si fuiste el capitán del equipo de voleibol, puede que tengas madera de líder, etc.

Eso sí, recurre al clásico “viajar, el cine y la lectura” sólo si es realmente cierto. Uno de los objetivos del entrevistador es comprobar que dices la verdad en tu CV y no le costará nada pedirte que le comentes el último libro que has leído.

Recuerda

  1. Es imprescindible que cuides la imagen, la redacción y la información de tu currículum vitae.
  2. Máximo una página, sin excepciones.
  3. Si lo mandas por e-mail hazlo siempre en formato pdf e indicando tu nombre en el nombre del archivo.
  4. Si lo vas a entregar en mano o a enviar por correo, que sea el original no una fotocopia y que el papel sea de calidad.
  5. No olvides revisar la ortografía. Cualquier falta o incorrección te dejará directamente fuera de combate.
  6. No hables de objetivos económicos.
  7. El CV debe ser positivo, nada de explicar los fracasos o suspensos.
  8. Usa frases cortas y términos sencillos y concretos.
  9. Somete tu currículum vitae a una revisión: Pasárselo a amigos y familiares puede permitirte depurar errores en los que ni siquiera habías caído.
  10. No mientas ni trates de engordar tu CV. Es el error más fatal y el que se detecta más fácilmente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.