Todo lo que debes saber de los spin-off

Hoy en este post en Jobandtalent queremos acercarte a uno de estos términos anglosajones que tanto se escuchan: spin-off.  Su definición exacta hace referencia a los procesos en los cuales surge una empresa a partir de otra entidad ya existente, pero, coloquialmente identificamos un Spin-off como la nueva empresa que resulta. Son muchos los motivos por los que se puede crear un spin- off como por ejemplo la aparición de nuevos nichos de negocios en el mercado, el intento de mejora de la gestión de la empresa o, simplemente la supervivencia empresarial. Diferenciamos así dos tipos de empresas Spin-off:

1.      Las empresariales: la empresa se crea a partir de otra empresa preexistente. A menudo, estas nuevas empresas que aparecen está vinculadas a las start-ups aunque no siempre este emprendimiento y este proceso de creación ha de estar relacionado con la carga tecnológica que tienen las start-ups.

2.      Las académicas: hacen referencia a las empresas que nacen en los centros universitarios, generalmente en los institutos de investigación. Lo que se pretende con la creación de estas spin-off es dar una mayor libertad a un grupo de investigación dándoles la posibilidad de contratar a personal externo y transferir el conocimiento y la investigación científica al mundo empresarial. El nacimiento de estas empresas hace que mejore el posicionamiento de la Universidad además de generar salidas laborales para investigadores que terminan su etapa formativa en la Universidad.

Ambos tipos de spin-off son empresas que se basan en la innovación con capacidad suficiente para adaptarse a los cambios con un objetivo primordial: modernizar las estructuras de la empresa a través de un modelo de negocio sostenible. Para que esto pueda llevarse a cabo es necesario contar con un equipo que esté lo suficientemente motivado. Bien es cierto que, en tiempos de crisis, la creación de una nueva empresa es una decisión arriesgada. El abanico de fuentes de recursos es posible que se limite a las subvenciones y préstamos públicos además de la propia inversión de los promotores del spin-off. Por ello, son cuatro las preguntas que tenemos que hacernos antes de crear la nueva institución:

1.      ¿Podemos llegar a convertir nuestra idea en un producto o servicio que se pueda vender? (viabilidad comercial)

2.      ¿Cuánto llegaremos a vender? (viabilidad comercial)

3.      ¿Cuándo empezaremos a recuperar el dinero que vamos a invertir en la creación de esta empresa? (viabilidad económica)

4.      ¿Tenemos suficiente dinero para cubrir todos los gastos iniciales? (viabilidad financiera)

Si consigues responder con objetividad estas preguntas, ¡adelante! Estás preparado. Si, por el contrario te has dado cuenta de que es un poco precipitado, entra en jobandtalent y descubre las mejores ofertas de empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.