Cómo actuar ante una entrevista de trabajo de presión

En Jobandtalent continuamente estamos haciendo hincapié en la importancia que tiene conocer de antemano todas las situaciones a las que nos podemos enfrentar en un proceso de selección: hemos visto como actuar en una dinámica de grupo, como afrontar una entrevista de trabajo, que tipo de pruebas nos pueden hacer… En definitiva, todo lo que tenga que ver con la búsqueda de empleo.

Sin embargo, aunque estemos informados de todo esto; siempre puede haber situaciones que nos descuadren todo lo que teníamos tan bien preparado.

Puede ocurrir que tú como candidato, hayas hecho tu trabajo: te hayas informado de la actividad de la empresa, del puesto al que aspiras, y te hayas preparado la entrevista; y esto hace que llegues a la entrevista más relajado. Y sin embargo, se puede dar el caso de que te encuentres con que la persona que te va a entrevistar está completamente a la defensiva, y no hace otra cosa más que criticar todo lo que comentas, incluso acerca de tus cualidades personales.

En ese momento toda la tranquilidad que habías conseguido traer de casa se esfuma; empiezas a ponerte nervioso, a irritarte, y a poner de vuelta y media al entrevistador en nuestra cabeza. “Si eso lo pone en mi CV y tan mal le parece… ¿por qué me ha llamado?”.

Incluso llega un punto en el que nos planteamos levantarnos e irnos de la entrevista. Este es el momento en el que nos tenemos que dar cuenta de que lo que está haciendo el entrevistador es adoptar un rol con el objetivo de llevarnos al límite; esto es lo que llamamos una entrevista de tensión.

La entrevista de tensión o de presión es aquella en la que el entrevistador a través de su actitud pretende provocar tensión en el candidato. Las empresas usan esta técnica con el objetivo de ponernos a prueba y ver si somos capaces de trabajar bajo presión. Normalmente se usan para seleccionar a los candidatos que pasarán a cubrir puestos de trabajo en los que hay que soportar mucha presión. Está técnica permite al entrevistador conocerte mejor, y ver si lo que has dicho sobre ti, es cierto o no.

Pueden generar tensión criticando las opiniones e interrumpiéndote constantemente, pero también puede generar esa tensión provocando silencios incómodos. Sin embargo, a pesar de saber que estás ante una entrevista de tensión, y por tanto entiendes que el entrevistador tiene esa actitud hacia ti; puede surgir otro problema, ¿cómo actuar? No puedes ser, ni muy pasivos para no ofender al entrevistador “bueno… en ese momento yo pensaba que estudiar eso me serviría…”; ni adoptar una actitud agresiva, “¿cómo puede decir eso?, a saber la formación que tiene usted”.

La actitud ideal sería mantener el tono con el que empiezas la entrevista, rebatiendo de forma constructiva las afirmaciones que haga el entrevistador y destacando aquello que compartes con él, pero sobre todo manteniendo una postura relajada.

Seguramente la primera vez que te enfrentes a una entrevista de tensión no sepas como afrontarla; y por mucho que te hayas informado, te encuentres con un panorama totalmente diferente al que te esperabas, sin embargo de cada entrevista de trabajo se aprende algo independientemente de que consigas el trabajo o no. Puedes sacar conclusiones acerca de cómo ha ido la entrevista, tienes la oportunidad de conocerte mejor y destacar los puntos que debes mejorar, por eso acudir a una entrevista nunca es tiempo perdido si sabes aprovecharlo.

Ya estás preparado para enfrentarte a una entrevista de presión, así que entra en Jobandtalent y conoce todas las ofertas de empleo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.